México ras­trea cuen­tas y ca­sas de Emilio Lo­zo­ya en tres paí­ses eu­ro­peos y en EU

In­da­ga­to­ria. La FGR y la UIF de­tec­tan do­mi­ci­lios vin­cu­la­dos al ex di­rec­tor de Pe­mex en Sui­za, Es­pa­ña, Ale­ma­nia y EU; el juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal es­pa­ño­la le dic­ta pri­sión pre­ven­ti­va

Milenio Monterrey - - Portada - R. MOS­SO, J. A. LÓ­PEZ Y S. ARE­LLANO,

Emilio Lo­zo­ya re­cha­zó ayer, fren­te ala Au­dien­cia Na­cio­nal, aco­ger­se ala ex tra­di­ción.

El go­bierno fe­de­ral ras­trea cuen­tas, em­pre­sas y bie­nes de Emilio Lo­zo­ya Aus­tin, ex di­rec­tor de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos (Pe­mex), a fin de te­ner cla­ro a cuán­to as­cien­den y es­ta­ble­cer la es­tra­te­gia pa­ra so­li­ci­tar su re­pa­tria­ción.

La Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (FGR) y la Uni­dad de In­te­li­gen­cia Fi­nan­cie­ra (UIF) de­tec­ta­ron do­mi­ci­lios vin­cu­la­dos al ex fun­cio­na­rio en Sui­za, Es­pa­ña, Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes se con­cen­tran en Eu­ro­pa por ser el des­tino adon­de su­pues­ta­men­te trian­gu­ló re­cur­sos pro­ve­nien­tes de los pre­sun­tos so­bor­nos que re­ci­bió de la constructo­ra Ode­brecht.

En la in­da­ga­to­ria tam­bién des­ta­ca la em­pre­sa Ya­ca­ni SA de CV, de la que su es­po­sa He­le­ne Ec­kes es so­cia, la cual fue iden­ti­fi­ca­da tras las fuer­tes transac­cio­nes a una cuen­ta en Sui­za, co­mo do­cu­men­tó MILENIO el año pa­sa­do.

La FGR ubi­có tres do­mi­ci­lios en Nue­va York, EU, y uno en Gi­ne­bra, Sui­za, pe­ro Lo­zo­ya Aus­tin tam­bién vi­vió en Was­hing­ton DC, Vir­gi­nia, Te­xas y Mia­mi. Ade­más de las propiedade­s de Ale­ma­nia, don­de vi­vió con su es­po­sa por ser ori­gi­na­ria de es­te país eu­ro­peo.

En la tra­ma apa­re­ce la fir­ma To­chos Hol­ding Li­mi­ted, con se­de en las Is­las Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas, por ha­ber si­do uti­li­za­da pa­ra las pre­sun­tas trian­gu­la­cio­nes con Ode­brecht y Al­tos Hor­nos de México, ca­sos que de­ri­va­ron en la or­den de aprehen­sión con­tra el ex di­rec­tor que se eje­cu­tó es­te miér­co­les en Má­la­ga, Es­pa­ña.

Fue de­tec­ta­da por la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción es­pa­ño­la, que aler­tó de la emi­sión de fac­tu­ras sos­pe­cho­sas por 2.4 mi­llo­nes de dó­la­res en­tre 2010 y 2011, y que per­mi­tió a las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas ras­trear­la y vin­cu­lar­la con el ex fun­cio­na­rio.

Aun­que la red de cuen­tas ban­ca­rias, bie­nes y propiedade­s aún no es­tá del todo fi­na­li­za­da, ya que las in­da­ga­to­rias con­ti­núan, el go­bierno me­xi­cano exi­gi­rá la re­cu­pe­ra­ción de es­tos re­cur­sos y las de­pen­den­cias co­rres­pon­dien­tes ya ana­li­zan la vía.

Una de las al­ter­na­ti­vas a las que pue­den re­cu­rrir es la Con­ven­ción de las Naciones Unidas Con­tra la Co­rrup­ción, que tie­ne co­mo dis­po­si­ción que “los es­ta­dos miem­bros de­vuel­van los ac­ti­vos ob­te­ni­dos me­dian­te la co­rrup­ción al país del cual se ro­ba­ron”.

La tam­bién co­no­ci­da co­mo Con­ven­ción de Mé­ri­da, por ha­ber­se fir­ma­do en Yu­ca­tán en di­ciem­bre de 2003, es­tá in­te­gra­da por 184 es­ta­dos. Los ins­tru­ye a que ge­ne­ren los me­ca­nis­mos ne­ce­sa­rios pa­ra que se pue­dan efec­tuar embargos pre­ven­ti­vos o in­cau­ta­ción de bie­nes re­la­cio­na­dos con di­cho de­li­to.

Re­cha­za ex­tra­di­ción

El juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal es­pa­ño­la, Is­mael Mo­reno, acor­dó ayer la pri­sión provisiona­l in­con­di­cio­nal y co­mu­ni­ca­da a Lo­zo­ya Aus­tin, en vir­tud de la or­den de ex­tra­di­ción cur­sa­da por México por ope­ra­cio­nes con re­cur­sos de pro­ce­den­cia ilí­ci­ta, que en Es­pa­ña se co­rres­pon­de con la­va­do de di­ne­ro.

Tras per­ma­ne­cer va­rias horas en los juz­ga­dos de Mar­be­lla, el ex di­rec­tor de Pe­mex fue tras­la­da­do a la pri­sión ma­la­gue­ña de Al­hau­rín de la To­rre. Du­ran­te su com­pa­re­cen­cia, a tra­vés de una vi­deo­con­fe­ren­cia, no acep­tó la ex­tra­di­ción al ser re­cla­ma­do por un frau­de de 280 mi­llo­nes de dó­la­res.

Se in­for­mó que de­cla­ra­ría en la Au­dien­cia Na­cio­nal de Ma­drid, pe­ro al fi­nal los pla­nes cam­bia­ron y lo hi­zo por vi­deo­con­fe­ren­cia. Lle­gó pun­tual a su ci­ta en los juz­ga­dos de Mar­be­lla, tras­la­da­do en un vehícu­lo de la policía sin rótulo.

Arri­bó es­po­sa­do y es­col­ta­do por dos agen­tes, lle­va­ba pues­ta la mis­ma ro­pa de cuan­do fue de­te­ni­do en las afue­ras de un lu­jo­so re­si­den­cial en Má­la­ga. En su auto ju­di­cial, el ma­gis­tra­do ex­pli­có que en es­te ca­so el de­li­to por el que lo re­cla­ma la jus­ti­cia me­xi­ca­na tie­ne una pe­na má­xi­ma de pri­sión de 15 años.

Ade­más, Mo­reno con­si­de­ró que exis­te un fun­da­do ries­go de fu­ga, y pa­ra ello des­ta­có que en el mo­men­to de su de­ten­ción iba en un ta­xi con una li­cen­cia de con­du­cir con su fo­to­gra­fía pe­ro a nom­bre de otra per­so­na, “de lo que se des­pren­de una in­ten­ción de sus­traer­se a la ac­ción de la jus­ti­cia”.

Tam­bién se­ña­ló que Lo­zo­ya Aus­tin no tie­ne arrai­go la­bo­ral ni de do­mi­ci­lio en Es­pa­ña, te­nien­do en cuen­ta que lle­gó a es­te país ha­ce so­lo dos días, se­gún ma­ni­fes­tó él mis­mo, por lo que pro­ce­dió a acor­dar la me­di­da de pri­sión.

Se­gún El País, los agen­tes sos­pe­chan que de­trás del ex di­rec­tor iba un “se­qui­to” de “per­so­na­li­dad de se­gu­ri­dad ru­so”, que le dio co­ber­tu­ra du­ran­te su es­tan­cia en Es­pa­ña. Ade­más, el com­ple­jo La Za­ga­le­ta acla­ró que él “no tie­ne ni ha te­ni­do ja­más vi

“Los que tra­ba­jan en el go­bierno es­tán den­tro de una es­truc­tu­ra je­rár­qui­ca que en­ca­be­za el Pre­si­den­te… no ten­go na­da más que de­cir por­que des­co­noz­co la in­ves­ti­ga­ción”

Clau­dia Ruiz Mas­sieu Ex se­cre­ta­ria de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res

vien­da en pro­pie­dad o al­qui­ler” y que “en los re­gis­tros de se­gu­ri­dad nun­ca apa­re­ció su nom­bre”.

A par­tir de aho­ra México tie­ne 45 días pa­ra so­li­ci­tar y ar­gu­men­tar la ex­tra­di­ción a la au­to­ri­dad es­pa­ño­la y se pre­vé que el pro­ce­so du­re me­ses, in­clu­so has­ta un año. Una vez que re­ci­ba la do­cu­men­ta­ción, la Au­dien­cia Na­cio­nal con­vo­ca­rá una vis­ta pa­ra de­ci­dir si lo en­tre­ga o no.

Ex com­pa­ñe­ros de ga­bi­ne­te

Ex se­cre­ta­rios del ga­bi­ne­te del se­xe­nio pa­sa­do se des­lin­da­ron de Lo­zo­ya Aus­tin y re­cor­da­ron que sus de­ci­sio­nes eran con­sul­ta­das con el pre­si­den­te o a tí­tu­lo per­so­nal, por lo que ca­da uno de­be asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des.

Mi­guel Án­gel Oso­rio Chong, ex se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción y aho­ra senador, di­jo que nun­ca tu­vo co­no­ci­mien­to de los de­li­tos por los que acu­san al ex di­rec­tor de Pe­mex; se­ña­ló que “no te­nía mayor re­la­ción”, so­lo en dos oca­sio­nes pla­ti­có con él y mu­chas ve­ces coin­ci­die­ron en reunio­nes del ga­bi­ne­te, por lo que con­si­de­ró que de­be apli­car­se la ley si lo ame­ri­ta.

“Que se lle­ve el pro­ce­so co­mo se de­be, ape­ga­do al es­ta­do de de­re­cho y, por su­pues­to, todo lo que ten­ga que ser que sal­ga a la luz pú­bli­ca y se cas­ti­gue, si hay lu­gar, con todo el pe­so de la ley”, des­ta­có.

En entrevista el le­gis­la­dor se di­jo dis­pues­to a de­cla­rar si la FGR lo re­quie­re. “Siem­pre ha­bré de es­tar, siem­pre lo he di­cho. No ten­go nin­gún pro­ble­ma. Pe­ro de­jo bien cla­ro desde aho­ra: ni en es­te te­ma, ni en el otro, ab­so­lu­ta­men­te na­da que ver”, ex­pre­só.

So­bre las de­cla­ra­cio­nes del abo­ga­do Ja­vier Coe­llo, de que Lo­zo­ya Aus­tin no se man­da­ba so­lo, Oso­rio Chong in­di­có que le ren­dían cuen­tas al en­ton­ces pre­si­den­te, pe­ro que des­co­no­ce si Pe­ña Nie­to es­ta­ba al tan­to de las de­ci­sio­nes del ex di­rec­tor.

La ex se­cre­ta­ria de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res Clau­dia Ruiz Mas­sieu re­cor­dó que so­lo co­men­ta­ba con el Eje­cu­ti­vo los te­mas que lo ame­ri­ta­ban. “To­dos los que tra­ba­jan en el go­bierno es­tán den­tro de una es­truc­tu­ra je­rár­qui­ca que en­ca­be­za el pre­si­den­te, que nom­bra a los ti­tu­la­res de las de­pen­den­cias; no ten­go na­da más que de­cir por­que des­co­noz­co la in­ves­ti­ga­ción”.

S. Are­llano, A. Mer­ca­do, E. Cas­ti­llo, F. Da­mián, J. Al­ma­zán y P. Domínguez

“No te­nía mayor re­la­ción (con Lo­zo­ya), so­lo en dos oca­sio­nes pla­ti­qué con él y coin­ci­di­mos en reunio­nes de ga­bi­ne­te; que se lle­ve el pro­ce­so co­mo se de­be y se cas­ti­gue si hay lu­gar” Mi­guel A. Oso­rio Chong Ex se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción

DES­LIN­DE

FUEN­TE: MILENIO IN­FOR­MA­CIÓN: Jannet Ló­pez Pon­ce FO­TO­GRA­FÍA: Reuters

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.