¿REAL­MEN­TE ES LA CA­RRE­RA CO­RREC­TA?

La de­ci­sión más im­por­tan­te es sa­ber qué vas a ser de gran­de. De esa elec­ción de­pen­de­rá si tu vi­da la­bo­ral la en­fren­ta­rás con gus­to.

Milenio Puebla - Entre Aulas - - CONTENIDOS - NOR­MA AN­GÉ­LI­CA RODRÍGUEZ OLI­VA­RES

Las ca­rre­ras del fu­tu­ro, 6 con­se­jos pa­ra ele­gir la ca­rre­ra co­rrec­ta con ayu­da on­to­ló­gi­ca, y así, evi­tar ser par­te de la es­ta­dís­ti­ca de no gra­dua­dos o cam­bios de ca­rre­ra.

To­dos co­no­ce­mos a algún adul­to des­em­plea­do e in­con­for­me por haber la­bo­ra­do en tra­ba­jos que nun­ca les gus­ta­ron y que acep­ta­ron por ne­ce­si­dad, por pre­sión, co­mo­di­dad o por­que era lo úni­co que sa­bían ha­cer. Es­to se pue­de pre­ver des­de la ju­ven­tud, cuan­do se op­ta por un ca­mino pro­fe­sio­nal acor­de con la reali­dad la­bo­ral, po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, so­cial y per­so­nal que lle­ve a un des­tino real­men­te exi­to­so y pla­cen­te­ro.

Los jó­ve­nes en for­ma­ción me­dia de­ben ele­gir con ple­na con­cien­cia la pro­fe­sión a la que se de­di­ca­rán ba­sa­dos en múl­ti­ples as­pec­tos que los ale­jen de las es­ta­dís­ti­cas que ase­gu­ran que de ca­da 10 jó­ve­nes que in­gre­san a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM) so­lo dos se gra­dúan, si­mi­la­res a los da­tos de la OCDE que se­ña­lan que so­lo 4% de los es­tu­dian­tes ins­cri­tos a una uni­ver­si­dad ter­mi­nan una ca­rre­ra.

Una de las op­cio­nes que se han en­con­tra­do son los exá­me­nes o la orien­ta­ción vo­ca­cio­nal. En es­te ca­so se ac­túa con ba­se en las ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des del mu­cha­cho; es de­cir, por me­dio de exá­me­nes y el aná­li­sis de sus ca­li­fi­ca­cio­nes en se­cun­da­ria o pre­pa­ra­to­ria se

les ca­na­li­za ha­cia cier­tas áreas en las que se con­cen­tran las ca­rre­ras más afi­nes. El pro­ble­ma de es­ta op­ción es que mu­chas ve­ces se les su­gie­re es­tu­diar en­fer­me­ría, me­di­ci­na, bio­lo­gía, bio­lo­gía ma­ri­na o quí­mi­ca, aun­que nin­gu­na de esas ma­te­rias en la reali­dad sea re­mo­ta­men­te pa­re­ci­da. O qui­zás les su­gie­ra in­cli­nar­se por al­gu­na in­ge­nie­ría por sus fa­ci­li­da­des pa­ra los nú­me­ros y la re­so­lu­ción de pro­ble­mas, cuan­do en reali­dad el jo­ven quie­re re­tar­se con te­mas so­cia­les.

El ob­je­ti­vo es en­con­trar có­mo re­ver­tir la ci­fra de 29% de me­xi­ca­nos con ins­truc­ción pro­fe­sio­nal que se en­cuen­tran des­em­plea­dos en es­te mo­men­to o la­bo­ran­do de ma­ne­ra in­for­mal en te­mas ale­ja­dos a su pro­fe­sión, co­mo re­ve­la la Sub­se­cre­ta­ría de Em­pleo y Pro­duc­ti­vi­dad La­bo­ral.

Cam­bio de ca­rre­ra

Mu­chos se equi­vo­can de ca­rre­ra, se­gún en­cues­tas del INE­GI, en el 2016 a 45% de los jó­ve­nes ins­cri­tos en uni­ver­si­dad les pa­só eso.

Una de las ra­zo­nes es que exis­te un gran des­co­no­ci­mien­to de las ca­rre­ras y se con­fun­den los tér­mi­nos, de ahí que ha­ya gen­te que es­tu­dió co­mu­ni­ca­ción pues que­ría ser ar­tis­ta o in­ge­nie­ros en au­dio frus­tra­dos cre­yen­do que apren­de­rían mú­si­ca.

Esa fal­ta de guía re­sul­ta en uni­ver­si­da­des lle­nas de alum­nos en las ca­rre­ras de siem­pre co­mo Psi­co­lo­gía, Mé­di­co Ci­ru­jano, Pe­da­go­gía, Di­se­ño Gráfico, Co­mu­ni­ca­ción, Tra­ba­jo So­cial, Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les, De­re­cho, Con­ta­du­ría y Ad­mi­nis­tra­ción; mien­tras de­ce­nas de pro­fe­sio­nes tam­bién in­tere­san­tes y qui­zá más ac­tua­les se que­dan con sa­lo­nes va­cíos, tal es el ca­so de In­ge­nie­ría Geo­ló­gi­ca o Geo­fí­si­ca, Geo­má­ti­ca, Cien­cias de la Tie­rra, In­ge­nie­ría de Ener­gías Re­no­va­bles, Geo­cien­cias, Cien­cias Ge­nó­mi­cas, Desa­rro­llo Co­mu­ni­ta­rio pa­ra el En­ve­je­ci­mien­to, Et­no­mu­si­co­lo­gía o Desa­rro­llo y Ges­tión In­ter­cul­tu­ra­les, so­lo por men­cio­nar al­gu­nas.

“Hay ca­rre­ras en ries­go pues la par­ti­ci­pa­ción del hu­mano es me­nor y que tien­den a des­apa­re­cer al ser sus­ti­tui­das por la tec­no­lo­gía, por ejem­plo, hoy en día con una apli­ca­ción pue­des di­se­ñar una ca­sa, lle­var un ca­so ju­rí­di­co sin ne­ce­si­dad de abo­ga­dos o di­se­ñar una re­vis­ta de for­ma in­tui­ti­va. De ahí la ne­ce­si­dad de in­ves­ti­gar las po­si­bi­li­da­des exis­ten­tes pa­ra to­mar la me­jor de­ci­sión”, di­ce Ge­rar­do Ga­llart Ar­ce, ex­per­to en coaching on­to­ló­gi­co pa­ra jó­ve­nes en edad de ele­gir la pro­fe­sión a la que de­di­ca­rán sus vi­das, y quien pro­po­ne otra op­ción pa­ra ayu­dar a los jó­ve­nes a ele­gir: un ta­ller on­to­ló­gi­co.

Ana­li­zar a fon­do lo que desea un chi­co a fu­tu­ro an­tes de to­mar la de­ci­sión por una u otra pro­fe­sión es su ob­je­ti­vo. “Co­mo mer­ca­dó­lo­go, siem­pre he tra­ba­ja­do con mu­cha­chos de pre­pa­ra­to­ria y uni­ver­si­ta­rios pues me gus­ta su ím­pe­tu, crea­ti­vi­dad y ga­nas de ha­cer las co­sas”, di­ce Ga­llart. Aña­de que a tra­vés de los años no­tó que la gran ma­yo­ría de es­tos es­tu­dian­tes se que­ja­ba “de no es­tu­diar lo que real­men­te los ha­cía fe­li­ces o lo que más los mo­ti­va­ba”. De ahí sur­ge en Ga­llart es­te in­te­rés por en­con­trar la for­ma de guiar­los ha­cia un fu­tu­ro más pro­duc­ti­vo y fe­liz, y el

coaching on­to­ló­gi­co ha si­do lo más fun­cio­nal pa­ra ayu­dar­los a de­ci­dir lo me­jor pa­ra su pro­yec­to de vi­da, ex­pli­ca.

Es­te ta­ller se ba­sa en el uso del len­gua­je, de la pa­la­bra. La trans­for­ma­ción que se rea­li­za en la men­ta­li­dad de la gen­te es siem­pre me­dian­te con­ver­sa­cio­nes con pre­gun­tas tác­ti­cas que par­ten de sus mis­mas res­pues­tas, a tra­vés de las cua­les se les lle­va ha­cia la re­fle­xión. Tie­ne mu­cho que ver con ha­bi­li­da­des pe­ro tam­bién con sen­sa­cio­nes, emo­cio­nes, pa­sio­nes, pen­sa­mien­tos y rom­pi­mien­to de pa­ra­dig­mas pa­ra des­cu­brir, en reali­dad, cuál va a ser la pro­fe­sión que de­be es­tu­diar pa­ra lle­gar a la edad adul­ta sa­tis­fe­cho y con to­das las ar­mas pa­ra lo­grar el éxi­to.

En ese te­nor, el jo­ven tie­ne una ar­dua la­bor pues la ofer­ta edu­ca­ti­va en Mé­xi­co au­men­ta ca­da año. Por ejem­plo, la UNAM, la ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca que más op­cio­nes ofre­ce, cuen­ta con 120 ca­rre­ras en las áreas de las Cien­cias Fí­si­co-Ma­te­má­ti­cas y de las In­ge­nie­rías; Cien­cias Bio­ló­gi­cas, Quí­mi­cas y de la Sa­lud; Cien­cias So­cia­les y Hu­ma­ni­da­des y Artes, y con 31 se­des aca­dé­mi­cas, en la Ciu­dad de Mé­xi­co y en el in­te­rior de la Re­pú­bli­ca. En el ca­so de otras uni­ver­si­da­des pri­va­das la ofer­ta tam­bién es am­plia y cre­ce año con año. El UNITEC, tie­ne una ofer­ta aca­dé­mi­ca de 70 ca­rre­ras, el Tec­no­ló­gi­co de Monterrey 55, la Uni­ver­si­dad Anáhuac 51; y así se re­pli­ca en cen­tros uni­ver­si­ta­rios del país de to­dos los ni­ve­les, pre­cios y ca­li­dad.

Por to­do es­to es que re­sul­ta im­por­tan­te rea­li­zar una in­ves­ti­ga­ción pro­fun­da, así co­mo acer­car­se a los de­par­ta­men­tos de Orien­ta­ción Vo­ca­cio­nal y Psi­co­ló­gi­ca de ca­da uni­ver­si­dad o cam­pus, así co­mo a ta­lle­res es­pe­cia­li­za­dos en el te­ma, pa­ra re­ci­bir la ase­so­ría re­que­ri­da y po­der to­mar la de­ci­sión más acer­ta­da.

Ter­mi­na tu ca­rre­ra. No for­mes par­te de la es­ta­dís­ti­ca de no gra­dua­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.