Al­ber­to Arria­ga. De la pan­ta­lla chica a edil de San Pe­dro

Los ex pre­si­den­tes de­ja­rán de re­ci­bir las pen­sio­nes que se les ve­nían en­tre­gan­do y, ade­más, nin­gún ser­vi­dor pú­bli­co per­ci­bi­rá un suel­do su­pe­rior al del pre­si­den­te.

Milenio Puebla - - Portada - JU­LIÁN GER­MÁN MOLINA

CCons­ti­tu­ción on la en­tra­da en vi­gor de la

de 1917 co­mo nor­ma su­pre­ma de Mé­xi­co, se es­ta­ble­ció a un Po­der eje­cu­ti­vo fuer­te y om­ni­po­ten­te, di­fe­ren­te al de la Cons­ti­tu­ción de 1857 con me­nos tin­tes de po­der y au­to­ri­ta­ris­mo. El eje­cu­ti­vo, na­ció mar­ca­do por la supremacía o pre­do­mi­nio cons­ti­tu­cio­nal so­bre los otros po­de­res; más tar­de, mer­ced a di­ver­sas cau­sas, ha ido acre­cen­tan­do su es­fe­ra de com­pe­ten­cia y ha­cien­do ca­da vez más re­le­van­tes sus fun­cio­nes y atri­bu­cio­nes.

Sig­nos evi­den­tes de tal pre­do­mi­nio son, en­tre otros, la am­pli­tud y he­te­ro­ge­nei­dad de sus fa­cul­ta­des, el am­plio de­re­cho de ve­to, la po­tes­tad pa­ra de­sig­nar a los más al­tos fun­cio­na­rios de la Fe­de­ra­ción o el im­por­tan­te ca­tá­lo­go de ac­tos po­lí­ti­cos.

Pe­ro especial men­ción (y enojo de la ciu­da­da­nía), me­re­ce el lla­ma­do “po­der de la bol­sa”, que has­ta aho­ra ha­bían os­ten­ta­do, es­to es, las atri­bu­cio­nes en el as­pec­to fi­nan­cie­ro, que ha­cían del Eje­cu­ti­vo la fi­gu­ra pro­ta­gó­ni­ca en la ley de in­gre­sos, el pre­su­pues­to de egre­sos, los em­prés­ti­tos y la cuen­ta anual.

Es­te abu­so y pri­vi­le­gios los han ex­ten­di­do, aun des­pués de ha­ber ter­mi­na­do su en­co­mien­da pre­si­den­cial y va­lién­do­se del acuer­do nú­me­ro 7637 de fe­cha 25 de no­viem­bre de 1976, el cual asig­na­ba de ma­ne­ra vi­ta­li­cia a ca­da ex pre­si­den­te un to­tal de 78 ele­men­tos de los cua­les 22 per­te­ne­cían a la Ar­ma­da, 11 a la Fuer­za Aé­rea y 45 al Ejér­ci­to. Di­cho do­cu­men­to fue fir­ma­do por los se­cre­ta­rios de la De­fen­sa y Ma­ri­na, pe­ro no por el en­ton­ces pre­si­den­te Eche­ve­rría. Au­na­do a que nun­ca fue pu­bli­ca­do en el DOF pues só­lo fue re­gis­tra­do en la Se­cre­ta­ría de la Pre­si­den­cia.

Asi­mis­mo, el ru­bro de la pen­sión vi­ta­li­cia que­dó es­ti­pu­la­do en el acuer­do Fe­li­pe Cal­de­rón, du­ran­te su man­da­to en 2012.

nú­me­ro 2763 Bis de fe­cha 31 de mar­zo de 1987 con los si­guien­tes li­nea­mien­tos: mon­toe­qui­va­len­teal­sa­la­rio­deu­nSe­cre­ta­rio de Es­ta­do con car­go al era­rio fe­de­ral, se­gu­ro de vi­da y gas­tos mé­di­cos ma­yo­res; en el ca­so de fa­lle­ci­mien­to del ex pre­si­den­te los be­ne­fi­cia­rios se­rán la viu­da y sus hi­jos, por tiem­po li­mi­ta­do y con por­cen­ta­jes es­pe­cí­fi­cos. Ade­más dis­po­nía­laa­sig­na­ció­na­di­cio­nal­de25em­plea­dos de la fe­de­ra­ción, quie­nes es­ta­rían a su ser­vi­cio di­rec­to; en­tre ellos di­rec­to­res ge­ne­ra­les, de área, sub­di­rec­to­res, je­fes de de­par­ta­men­to, se­cre­ta­rias, téc­ni­cos, cho­fe­res y ad­mi­nis­tra­ti­vos. Na­tu­ral­men­te es­te acuer­do tam­po­co fue pu­bli­ca­doe­ne­lDOFy­tam­po­co­con­ta­ba­con­la fir­ma del pre­si­den­te en turno Miguel de la Ma­drid; la úni­ca rú­bri­ca que apa­re­cía era la del ti­tu­lar de Pro­gra­ma­ción y Pre­su­pues­to, Carlos Sa­li­nas de Gor­ta­ri, pe­ro

di­cha “fir­ma” era só­lo un ga­ra­ba­to y no la rú­bri­ca ofi­cial.

Pues to­do ello al fin pa­re­ce ha­ber ter­mi­na­do con la nue­va Ley Fe­de­ral de Re­mu­ne­ra­cio­nes de los Ser­vi­do­res Pú­bli­cos, que re­gla­men­ta los ar­tícu­los 75 y 127 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos y que adi­cio­na el Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral.

Di­cha ley da cum­pli­mien­to a una de las pro­me­sas de cam­pa­ña del pre­si­den­te elec­to y sig­ni­fi­ca, el fin de los pri­vi­le­gios de una élite po­lí­ti­ca que des­pués de ha­ber­se ser­vi­do del po­der, los me­xi­ca­nos te­nía­mos que se­guir man­te­nien­do

_ de por vi­da. Es­pe­re­mos aho­ra que di­cha nor­ma­ti­va se ex­tien­da en los Es­ta­dos a qui­tar los pri­vi­le­gios a ex go­ber­na­do­res que tam­bién tie­nen a su ser­vi­cio a per­so­nal­de­se­gu­ri­dad­de­lEs­ta­doa­su­sór­de­nes pa­ra res­guar­dar su se­gu­ri­dad.

ANDRÉS LOBATO/AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.