Ce­rran­do el año, ¿ce­rran­do ci­clos?

“No ne­ce­si­ta­mos de fe­chas en el ca­len­da­rio, de mo­vi­mien­tos as­tra­les o de ci­clos lu­na­res. Tam­po­co ne­ce­si­ta­mos de gran­des su­mas de dinero (...) El bie­nes­tar y nues­tra sa­lud emo­cio­nal no se re­ini­cian ca­da pri­me­ro de enero”

Milenio Puebla - - Ciudad Y Región - MA­RIE­LA SO­LÍS

Al­go que nos ca­rac­te­ri­za co­mo me­xi­ca­nos (y que no es pre­ci­sa­men­te bueno) es el tí­pi­co “de­jar to­do al úl­ti­mo”. Que­re­mos ve­ri­fi­car el au­to los úl­ti­mos días del pe­rio­do y nos que­ja­mos de las filas. Que­re­mos pa­gar el pre­dial en abril y nos mo­les­tan las mul­tas. Te­ne­mos la ma­la cos­tum­bre de de­jar to­do al fi­nal sin te­ner que su­frir las con­se­cuen­cias. Es­te “des­or­den” lo te­ne­mos no so­lo en nues­tra vi­da “pú­bli­ca” o so­cial; sino que tam­bién se ma­ni­fies­ta en nues­tra vi­da in­ter­na o emo­cio­nal. En nues­tro cuer­po y en nues­tra men­te. Si no, bas­ta ver las pro­mo­cio­nes de los gim­na­sios o los spa para com­pro­bar­lo. Dos me­ses an­tes del ve­rano nos inun­dan con pu­bli­ci­dad que di­ce “ob­tén un cuer­po de ve­rano, aún es­tás a tiem­po”. “Aún es­tás a tiem­po” pa­re­ce ser el lla­ma­do de aten­ción más efec­ti­vo para las mar­cas y em­pre­sas. “No lo de­jes para el úl­ti­mo y apro­ve­cha nues­tra pro­mo­ción” es una fra­se bas­tan­te tri­lla­da, pe­ro bas­tan­te útil para el Buen Fin, el Cy­ber Mon­day o el Black Fri­day. Nos ur­ge no que­dar­nos atrás, pe­ro no nos mo­ti­va ha­cer las co­sas con pla­nea­ción y con tiem­po. Qué de­cir del fin de año, cuan­do in­ten­ta­mos ce­rrar ab­so­lu­ta­men­te to­dos los “ci­clos” u obli­ga­cio­nes per­so­na­les para ini­ciar el año con “bo­rrón y cuen­ta nue­va”, ¿no les sue­na fa­mi­liar?

Pues an­tes de pre­pa­rar los fa­mo­sos ri­tua­les, las com­pras de úl­ti­mo mi­nu­to o apro­ve­char­las pro­mo­cio­nes en­ga­ño­sas, qui­sie­ra que nos fi­já­ra­mos en có­mo va a ce­rrar el año nues­tro in­te­rior. Es de­cir, to­da­vía te­ne­mos al­gu­nas se­ma­nas para po­der po­ner en pers­pec­ti­va qué hi­ci­mos es­te año, con quién te­ne­mos asun­tos pen­dien­tes, qué ne­ce­si­ta­mos emo­cio­nal, men­tal o es­pi­ri­tual­men­te para es­tar bien y –an­tes de que lle­gue enero- HA­CER­LO. No ne­ce­si­ta­mos de fe­chas en el ca­len­da­rio, de mo­vi­mien­tos as­tra­les o de ci­clos lu­na­res. Tam­po­co ne­ce­si­ta­mos de gran­des su­mas de dinero. La vo­lun­tad, la fuer­za de vo­lun­tad, el bie­nes­tar y nues­tra sa­lud emo­cio­nal no se re­ini­cian ca­da pri­me­ro de enero. Es lo bueno y lo ma­lo de los se­res hu­ma­nos. Aun­que te­ne­mos una fe­cha de ca­du­ci­dad, la ig­no­ra­mos por com­ple­to. No sa­be­mos cuán­do lle­ga­rá. En­ton­ces cual­quier mo­men­to es el in­di­ca­do para ce­rrar ci­clos, para ter­mi­nar con aque­llas ac­ti­tu­des que nos ha­cen y ha­cen da­ño. Para echar a la ba­su­ra los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos, los jui­cios que otros ha­cen so­bre no­so­tros. Para ce­rrar las bre­chas y ter­mi­nar con las ma­las re­la­cio­nes.

La vi­da es un in­fi­ni­to abrir y ce­rrar de ci­clos.

Así co­mo hoy es­ta­mos aquí, co­mo us­te­des es­tán le­yen­do es­tas lí­neas, ma­ña­na po­drán es­tar en­con­tran­do el me­jor de los em­pleos, per­dien­do a un ser que­ri­do o mu­dán­do­se de ciudad. La vi­da no se de­tie­ne, pe­ro sí nos es­tá es­pe­ran­do.

De­cir “te quie­ro”, “per­dón”, “ayuda”, “adiós” y to­mar ac­ción son puntos de tras­for­ma­ción de­fi­ni­ti­va para nues­tro pa­so en es­te plano y no re­quie­ren de po­ner­le una fe­cha. La fe­cha es hoy, aho­ra. No el 31 de di­ciem­bre, ni en Na­vi­dad. Tam­po­co los cum­plea­ños o los fi­nes de año fis­cal. Mi­rar­nos y de­cir­nos a no­so­tros mis­mos “te es­ta­ba es­pe­ran­do”, “eres su­fi­cien­te”, “eres mi más gran­de amor” no re­quie­re de es­ce­nas de fi­nal de pe­lí­cu­la, ni de gran­des ges­tos ro­mán­ti­cos. Tu exis­ten­cia es un ges­to ro­mán­ti­co su­fi­cien­te. Que es­tés vi­vo y que seas cons­cien­te de la ma­ra­vi­lla de esa exis­ten­cia es lo úni­co que ne­ce­si­tas para em­pe­zar a trans­for­mar­la. Ten­gas o no las co­sas ma­te­ria­les que ha­bías so­ña­do o pla­nea­do, ten­gas o no a la pa­re­ja que crees ideal: la vi­da siempre se­rá mil ve­ces más her­mo­sa ca­da vez que te des cuen­ta de lo gran­de que es y de to­do lo que pue­des es­tar dis­fru­tán­do­la hoy, en es­te mo­men­to. Ca­da quien cons­trui­mos y des­cons­trui­mos lo que so­mos a ca­da mo­men­to. Ese es nues­tro re­ga­lo di­vino y na­da me gus­ta­ría más que lo dis­fru­tá­ra­mos al má­xi­mo. Re­cuer­da: La vi­da es un in­fi­ni­to abrir y ce­rrar de ci­clos. Nos lee­mos más ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.