La ten­ta­ción mi­li­tar

Milenio Puebla - - Al Frente - HÉC­TOR AGUI­LAR CAMÍN hec­tor.agui­lar­ca­[email protected]

El vi­ra­je más preo­cu­pan­te que ha da­do co­mo presidente Ló­pez Obra­dor es su re­pen­ti­na apues­ta por el Ejér­ci­to en ma­te­ria de se­gu­ri­dad.

Pa­só de la crí­ti­ca fron­tal a las fuer­zas ar­ma­das y la pro­me­sa de re­gre­sar­las a sus cuar­te­les, al di­se­ño de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra crear una Guar­dia Na­cio­nal que equi­va­le a “cons­ti­tu­cio­na­li­zar la mi­li­ta­ri­za­ción” del país, se­gún la pre­ci­sa ex­pre­sión de Pe­dro Sa­la­zar.

MILENIO ha he­cho una ex­tra­or­di­na­ria co­ber­tu­ra en los días pa­sa­dos del re­cha­zo uná­ni­me de ex­per­tos y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les a la fór­mu­la de una Guar­dia Na­cio­nal ra­di­ca­da en la Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa, con man­do mi­li­tar úni­co, que se en­car­gue de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca.

El Presidente aten­dió el cla­mor y con­ce­dió un cam­bio de gran im­por­tan­cia: que el man­do de la Guar­dia sea ci­vil y no mi­li­tar.

No es po­co es­cu­char y hay que re­co­no­cer al man­da­ta­rio su cam­bio de en­fo­que, asu­mi­do lue­go por el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca y por la ban­ca­da de Mo­re­na en la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

No es po­co cam­bio, pe­ro es­tá le­jos de ser su­fi­cien­te pa­ra evi­tar la mi­li­ta­ri­za­ción cons­ti­tu­cio­nal de México.

Si el cuer­po de la Guar­dia si­gue es­tan­do ra­di­ca­da en Se­de­na, y se desa­rro­lla ba­jo un cri­te­rio de dis­ci­pli­na y protocolos mi­li­ta­res, de po­co o na­da ser­vi­rá el man­do ci­vil, se­rá un man­do no­mi­nal.

Lo mis­mo si no se es­ta­ble­cen nor­mas es­tric­tas de trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuentas en ma­te­ria de ejer­ci­cio del pre­su­pues­to, uso de la fuer­za y res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos.

Lo mis­mo si no exis­te un me­ca­nis­mo po­lí­ti­co ci­vil, de­mo­crá­ti­co, que pa­se por el Con­gre­so, pa­ra es­ta­ble­cer la ne­ce­si­dad pú­bli­ca y la tem­po­ra­li­dad de los ope­ra­ti­vos de al­to im­pac­to.

Yo ce­le­bro la dis­po­si­ción y el va­lor del nue­vo go­bierno pa­ra tomar ries­gos en es­ta ma­te­ria y ju­gar­se en ella su ca­pi­tal po­lí­ti­co, al pun­to de ha­ber cam­bia­do su pro­yec­to, qui­zá por­que, ya vis­ta de cer­ca, la si­tua­ción es más gra­ve de lo que se pen­sa­ba.

Pe­ro en­tre­gar­le la se­gu­ri­dad al Ejér­ci­to, o a una po­li­cía mi­li­tar ra­di­ca­da en el Ejér­ci­to, es pro­ba­ble­men­te la peor de­ci­sión que pue­da tomar es­te o cual­quier otro go­bierno.

No hay más que ha­cer un po­co de me­mo­ria. Mañana: un po­co de his­to­ria.

En­tre­gar la se­gu­ri­dad al Ejér­ci­to, la peor de­ci­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.