“Lo que ocu­rrió con Jo­sé Jo­sé fue trá­gi­co e in­jus­to pa­ra sus hi­jos ma­yo­res, pe­ro real”

Milenio Puebla - - Portada - Su­sa­na Mos­ca­tel

La his­to­ria real de Jo­sé Jo­sé aún no ter­mi­na­ba cuan­do las re­des so­cia­les ya es­ta­ban “ma­tan­do” a Cha­be­lo. Y tris­te­men­te co­mo to­do ahora, la verdad y la men­ti­ra em­pie­zan con un tuit cual­quie­ra, la mo­vi­li­za­ció­nal­re­de­dor­dee­lloy­la­ne­ce­si­dad­de­da­run­des­men­ti­do res­pec­to a una fuen­te anó­ni­ma y cla­ra­men­te mal in­ten­cio­na­da que co­men­zó a cre­cer, co­mo una es­pe­cie de pá­ni­co si­len­cio­so en­tre los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que por un la­do no quie­ren per­der la no­ta, pe­ro que por el otro, en de­ma­sia­dos ca­sos, sa­ben que el ra­ting ya­ce es­tos días en la in­cer­ti­dum­bre.

Enel­mor­bo­tam­bié­nel­per­so­na­je­prin­ci­pa­len­to­do es­to, por su­pues­to, de no ser así es­tas men­ti­ras no co­rre­rían­co­mo­la­pól­vo­ra.Pe­ro­dar­le­cre­di­bi­li­da­da­cual­quie­rru­mo­ra­la­pri­me­ra,alahis­te­ria­co­lec­ti­vaa­mo­do de en­tre­te­ni­mien­to que es­to pro­vo­ca, en el me­jor de los ca­sos nos vuel­ve es­cla­vos del eterno des­men­ti­do in­ne­ce­sa­rio y en el peor, par­ti­ci­pes de lo que real­men­te­co­no­cía­mos­co­mo­fa­ke­new­san­tes­de­queT­rum­pse apo­de­ra­ra del tér­mino pa­ra ata­car a sus crí­ti­cos. Mu­chas­ve­ce­ses­tos­ru­mo­res­sa­len­deu­nu­sua­rio­cual­quie­ra de las re­des, a quien po­dría pa­re­cer­le muy chis­to­so ha­cer­co­sas­co­mo“ma­ta­raCha­be­lo”mien­tra­sel­mun­do si­gue bus­can­do des­pe­dir a Jo­sé Jo­sé.

Po­dría ser al­guien que no co­nec­ta con la idea de que es­tas son per­so­nas reales, con fa­mi­lias y gen­te que los ama, pe­ro con una muy bue­na idea de­lo­que­cau­sa­rá­re­vue­lo.Pu­ra di­ver­sión ver a los re­por­te­ros des­min­tien­do al­go has­ta que vie­ne la si­guien­te men­ti­ra. Y pa­ra cuan­do una de es­tas tris­tes no­tas es ver­da­de­ra, la sen­si­bi­li­dad de to­dos ya es­tá más que de­rrui­da.

Pe­ro ese, có­mo les di­go, es en el me­jor de los ca­sos. Han pa­sa­do mu­chas co­sas im­por­tan­tes a la par del te­ma Jo­sé Jo­sé de las que no se ha­bla­ba más que en los círcu­los po­lí­ti­cos, por­que no era el show prin­ci­pal de la na­ción. Y los que ma­ni­pu­lan eso lo sa­ben.

Por eso, más se­gui­do que no, no es ca­sua­li­dad que apli­quen la na­da sim­pá­ti­ca ‘gra­cia’ de or­ga­ni­za­da­men­te­plan­ta­run­ru­mor­fal­so,co­moés­te,ypro­mo­ver­lo cuan­do la aten­ción de tan­to co­mien­za a re­gre­sar a la reali­dad (los ta­xis­tas nos obli­ga­ron a ello en la Ciu­dad de Mé­xi­co). Cuan­do el te­ma del que se ha­bla en las es­té­ti­cas, en el sú­per, en los ban­cos, en la vi­da, em­pie­za a fla­quear es el mo­men­to en el que siem­pre, inevi­ta­ble­men­te, pa­sa al­go así. Ha­cen que pa­se

Y es­to con un fin muy es­pe­cí­fi­co: dis­traer la aten­ción de te­mas co­mo po­lí­ti­cos co­rrup­tos, ol­vi­dar des­ma­nes en la ca­lle, lo que quie­ran, es­tas téc­ni­cas de dis­trac­ción­ma­si­va­ses­tá­na­la­ven­ta.Yno,noe­su­na­teo­ría de­la­cons­pi­ra­ción.En­lo­per­so­nal­yohe­co­no­ci­doa­tres jó­ve­nes­que­se­ren­tan­pa­ra­tra­fi­car­con­lain­for­ma­ción que sea, no im­por­ta si se tra­ta de or­ga­ni­zar una cam­pa­ña de odio con­tra al­guien o sim­ple­men­te dar por muer­tos a per­so­na­jes que to­dos co­no­cen. Hay agen­cias muy bien or­ga­ni­za­das que pres­tan es­te ser­vi­cio a la par que mu­chos otros di­gi­ta­les. Hay cria­tu­ras aún más si­nies­tras y obs­cu­ras que no te­men con crear una ava­lan­cha de ame­na­zas e imá­ge­nes ate­rra­do­ras con­tra­al­gu­na­per­so­na,con­tal­de­lo­grar­des­viar­laa­ten­ción de to­dos a otro la­do. Y so­mos mi­llo­nes de con­su­mi­do­res­de­to­does­to­que­lo­to­ma­mos,por­que­to­dos­cae­mos tar­de o tem­prano.

Y eso con un fun muy es­pe­cí­fi­co, dis­traer la aten­ción de te­mas co­mo po­lí­ti­cos o co­rrup­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.