Cam­bio: sa­le Cris­tiano, en­tra Mbap­pé

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - OPINIÓN - • Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez Gu­tié­rrez de Que­ve­do jo­sefgq@gmail.com

El mis­mo día que la se­lec­ción fran­ce­sa lle­gó a la Fi­nal de la Co­pa del Mun­do con un mu­cha­cho de 19 años co­mo má­xi­ma fi­gu­ra, el Real Ma­drid des­pe­día al ata­can­te más de­ter­mi­nan­te de la úl­ti­ma dé­ca­da: sa­le Cris­tiano, en­tra Mbap­pé. La na­tu­ra­le­za del fut­bol tie­ne ci­clos vi­ta­les que so­lo se ex­pli­can si lo ob­ser­va­mos co­mo un or­ga­nis­mo en cons­tan­te evo­lu­ción. Mbap­pé no re­em­pla­za a Cris­tiano, to­da­vía, pe­ro se con­vier­te en el can­di­da­to per­fec­to, en el mo­men­to exac­to, pa­ra ocu­par su pues­to. Ru­sia 2018 de­ja una pri­me­ra dis­cu­sión: el Mun­dial dio a luz al sus­ti­tu­to de Cris­tiano; no al de Mes­si, que no ha na­ci­do to­da­vía, es­pe­ra­re­mos a Qa­tar. La se­gun­da dis­cu­sión, con me­nos re­ce­lo, es Fran­cia; un equi­po con pro­me­dio de edad sor­pren­den­te pa­ra la ma­du­rez de su fut­bol ha do­mi­na­do el cam­peo­na­to con sol­tu­ra y ri­gor: ju­gó la pe­lo­ta con des­ca­ro pe­ro ga­nó par­ti­dos con sen- sa­tez. A pe­sar de su ju­ven­tud, fue una se­lec­ción ca­paz de en­ten­der que du­ran­te el Mun­dial hay mo­men­tos pa­ra dis­fru­tar y otros pa­ra tra­ba­jar. Ese equi­li­brio tan di­fí­cil de en­con­trar en un cua­dro re­ple­to de ta­len­to, obli­gan ver­lo co­mo el más com­ple­to de to­dos. Pa­ra mues­tra el gol que los lle­va a la fi­nal: re­ma­te de ca­be­za jus­to y re­cio de un cen­tral, 1- 0; así de du­ro, así de cruel, así de efi­caz. Da la im­pre­sión que Fran­cia aún no ex­plo­ta arri­ba, que se guar­da al­go, que vie­ne lo me­jor. Pa­re­ce que esa pru­den­cia con la que do­mi­na a sus ri­va­les, es la mis­ma que uti­li­za pa­ra go­ber­nar el ins­tin­to de sus ju­ga­do­res que acu­den a la ima­gi­na­ción por re­bel­día, y en la si­guien­te ju­ga­da, ape­lan a la ra­zón por se­rie­dad. El com­por­ta­mien­to de una se­lec­ción cam­peo­na se des­cu­bre fa­se por fa­se, Fran­cia tie­ne ese ca­rác­ter ju­ve­nil y re­fle­xi­vo que la hi­zo cre­cer en ca­da par­ti­do: ma­du­ró con el Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.