Per­so­nal de man­te­ni­mien­to

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - OPINIÓN - jo­sefgq@gmail.com • Jo­sé Ramón Fer­nán­dez Gu­tié­rrez de Que­ve­do

Mo­dric y Ra­ki­tic en­gra­sa­ron du­ran­te los úl­ti­mos años las lo­co­mo­to­ras que ti­ran del ne­go­cio del fut­bol in­ter­na­cio­nal. Des­de el me­dio cam­po de Real Ma­drid y Bar­ce­lo­na, fue­ron me­cá­ni­cos de los equi­pos más poderosos del mundo. Su tra­ba­jo, vi­si­ble y bri­llan­te con su se­lec­ción en el Mun­dial, ha­bía si­do in­vi­si­ble pa­ra mu­chos se­gui­do­res que a pe­sar de la es­ti­ma que les te­nían por su ge­ne­ro­sa en­tre­ga, les con­si­de­ra­ban fi­gu­ras opa­cas fren­te a la res­plan­de­cien­te son­ri­sa de los gran­des cracks. Mes­si, Cris­tiano, Inies­ta, Luis Suá­rez o Ney­mar, se­du­cían a las au­dien­cias, ven­dían ca­mi­se­tas, fi rma­ban los au­tó­gra­fos y con­ven­cían a los spon­sors; mien­tras es­tos pe­que­ños croa­tas que no pa­sa­ron por el odon­tó­lo­go, ni se blan­quea­ron la den­ta­du­ra pa­ra la fo­to; apre­ta­ban la man­dí­bu­la y sa­lían to­dos los días por la puer­ta del per­so­nal de man­te­ni­mien­to. Mo­dric y Ra­ki­tic, han guar­da­do un es­can­da­lo­so si­len­cio en el mo­derno en­torno de los clu­bes: son, ca­si, un par de mon­jes de clau­su­ra. Su trán­si­to por Ru­sia 2018 re­pre­sen­ta el ca­mino hu­mil­de y per­se­ve­ran­te que Croa­cia ha re­co­rri­do pa­ra lle­gar a lo más al­to del fut­bol mun­dial. To­dos los equi­pos de­be­rían te­ner un croa­ta, se re­co­mien­dan pa­ra ase­gu­rar las la­bo­res de vi­gi­lan­cia y con­ser­va­ción so­bre los asun­tos del fut­bol que re­sul­tan nor­ma­les, pe­ro cuan­do de­jan de tra­ba­jar­se, se vuel­ven de­ter­mi­nan­tes: co­rrer, pa­sar, pre­sio­nar, or­ga­ni­zar, su­dar y vol­ver a em­pe­zar ca­da par­ti­do. Ju­ga­do­res de un per­fi l so­li­da­rio y ho­ga­re­ño, la se­lec­ción de Croa­cia ha sa­bi­do de­vol­ver­le al jue­go ese as­pec­to ci­vil, te­rre­nal y fa­mi­liar. Nun­ca ve­re­mos a sus fut­bo­lis­tas en los anaque­les, ni en­ca­be­zan­do las por­ta­das; los dis­fru­ta­re­mos, eso sí, en las es­cri­tu­ras del jue­go que ex­pli­can es­te deporte co­mo una se­rie de de­re­chos y obli­ga­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.