Ya no so­mos pro­ta­go­nis­tas

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - FUTBOL - • Ro­mán Re­vuel­tas Re­tes re­vuel­tas@mac.com

Es­ta­ba mi­ran­do las re­cien­tes cla­si­fi­ca­cio­nes que la FIFA hi­zo de las se­lec­cio­nes na­cio­na­les de las co­mar­cas fut­bo­lís­ti­cas de es­te pla­ne­ta y no pue­do me­nos que sen­tir­me ava­sa­lla­do, en mi con­di­ción de afi­cio­na­do au­tóc­tono, por la aplas­tan­te su­pe­rio­ri­dad de los eu­ro­peos: en­tre los diez me­jo­res re­pre­sen­tan­tes del ba­lom­pié mun­dial fi­gu­ran ape­nas dos equi­pos de nues­tro sub­con­ti­nen­te: Bra­sil, en la ter­ce­ra po­si­ción, y los bron­cos uru­gua­yos, en el sex­to lu­gar.

Has­ta ahí, el ho­nor fut­bo­lís­ti­co de La­ti­noa­mé­ri­ca, se­ño­ras y se­ño­res. Los otros ocho equi­pos res­tan­tes son to­dos del Vie­jo Con­ti­nen­te. Y me per­mi­to, con per­dón, pre­sen­tar­les a us­te­des la ta­bla de cla­si­fi­ca­ción: en pri­me­rí­si­mo lu­gar, un cen­té­si­mo de pun­to arri­ba de Fran­cia —na­da, va­mos, pe­ro los se­ño­res en­car­ga­dos de la es­ta­dís­ti­ca en la Fé­dé­ra­tion In­ter­na­tio­na­le de Foot­ball As­so­cia­tion así lo han de­ter­mi­na­do y su jui­cio es tan la­pi­da­rio co­mo in­con­tes­ta­ble—, el Reino de Bél­gi­ca.

Los bel­gas fue­ron siem­pre mi equi­po fa­vo­ri­to pa­ra lle­var­se el tro­feo del pa­sa­do Mun­dial pe­ro —así es el fút­bol de im­pre­de­ci­ble, apar­te de fun­da­men­tal­men­te in­jus­to, y ahí es­tá pre­ci­sa­men­te su ma­gia— Fran­cia les pa­só (ape­nas) por en­ci­ma en una fi­nal an­ti­ci­pa­da de­bi­da, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, a que el equi­po de Bél­gi­ca ter­mi­nó en pri­mer lu­gar en la fa­se de gru­pos.

En el se­gun­do pues­to de la men­ta­da cla­si­fi­ca­ción de do­ña FIFA fi­gu­ra, co­mo he­mos di­cho, la na­ción ga­la y, a de­cir ver­dad, su co­ro­na­ción en la pa­sa­da jus­ta mun­dia­lis­ta fue bien me­re­ci­da (aun­que un tan­to ex­tra­ña por­que no­so­tros, los afi­cio­na­dos, creía­mos que el ca­te­nac­cio era una es­tra­te­gia ya sin vi­gen­cia al­gu­na en el fút­bol mo­derno). Bra­sil, re­cu­pe­ra­do de la hu­mi­llan­te de­rro­ta que le pro­pi­na­ron los teu­to­nes en la edi­ción an­te­rior del men­ta­do Mun­dial, fi­gu­ra en el ter­cer lu­gar, co­mo se­ña­la­mos en las lí­neas an­te­rio­res. Si­guen Croa­cia, un mi­núscu­lo país que, por eso mis­mo, no de­bie­ra fi­gu­rar si­quie­ra en la ta­bla pe­ro cu­yas por­ten­to­sas in­di­vi­dua­li­da­des lo han lle­va­do a los pri­me­ros lu­ga­res, In­gla­te­rra (muy digno pa­pel de es­tos jó­ve­nes en la pa­sa­da jus­ta), los ague­rri­dos uru­gua­yos y, a par­tir de ahí, otros cua­tro paí­ses eu­ro­peos pa­ra com­ple­tar la lis­ta: a sa­ber, Por­tu­gal, Sui­za, Es­pa­ña y Di­na­mar­ca.

Los es­pa­ño­les de­ben sen­tir­se muy mal de ocu­par el no­veno pues­to de es­ta im­pla­ca­ble lis­ta pe­ro, co­mo les de­cía, quie­nes peor pa­ra­dos que­da­mos glo­bal­men­te so­mos los la­ti­noa­me­ri­ca­nos. La Ar­gen­ti­na no fi­gu­ra, mi­ren us­te­des, en esos pri­me­ros hon­ro­sos diez pri­me­ros lu­ga­res. Es más, la pre­ce­de Co­lom­bia, en el dé­ci­mo pri­mer pues­to. Y, bueno, no­so­tros, los es­ta­dou­ni­me­xi­ca­nos es­ta­mos en la po­si­ción 16, lo cual no es­tá bien, ni mal, sino to­do lo con­tra­rio, co­mo lle­gó a mas­cu­llar uno de los pró­ce­res que lo­gra­ron au­par­se a la si­lla pre­si­den­cial de es­ta su­fri­da na­ción.

Al­go pa­sa, pues, con el fút­bol de es­ta par­te del mun­do. Al­go no es­tá fun­cio­nan­do. Es, si lo pien­sas, una muy ma­la no­ti­cia. Va­ya que sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.