EN PLE­NA MI­SA DE CA­TE­DRAL LE RO­BAN SU BOL­SA CON $1,800

Mu­jer de 60 años es víc­ti­ma de la de­lin­cuen­cia don­de me­nos se ima­gi­nó; el res­pon­sa­ble hu­yó

Milenio Tamaulipas - - Estado Y Región - POR JOAQUÍN LÓ­PEZ FO­TO­GRA­FÍA JOAQUÍN LÓ­PEZ

Do­ña Isa­bel Mon­tan­te Gue­rre­ro acu­dió a mi­sa a las 9 de la ma­ña­na en la Ca­te­dral de Tam­pi­co es­te vier­nes, y ahí, en la ca­sa del crea­dor, fue víc­ti­ma de la de­lin­cuen­cia.

Aca­ba­ba de sa­lir de tra­ba­jar, ella tie­ne 60 años de edad, ha­bía acu­di­do al ca­je­ro au­to­má­ti­co a re­ti­rar mil 800 pe­sos, el pa­go de su quin­ce­na, por lo que de­ci­dió acu­dir al tem­plo a agra­de­cer.

No lo es­pe­ra­ba, no no­tó na­da ex­tra­ño, en­tró al prin­ci­pal cen­tro ca­tó­li­co de Tam­pi­co y se sen­tó. Con to­tal con­fian­za de­jó su bol­sa a un cos­ta­do su­yo, en la ban­ca.

“Qué voy a es­pe­rar que al­guien me fue­ra a ro­bar aquí”, di­ce des­con­so­la­da, con lá­gri­mas y voz en­tre­cor­ta­da, do­li­da por la pér­di­da de su cre­den­cial de elec­tor, tar­je­ta de la ter­ce­ra edad y do­cu­men­tos de su tra­ba­jo, ade­más de su di­ne­ro.

A to­da pri­sa sa­lió a tra­tar de bus­car al su­je­to que le ha­bía ro­ba­do. Tes­ti­gos que la no­ta­ron al­te­ra­da tra­ta­ron de lo­ca­li­zar a la Po­li­cía, a los po­cos mi­nu­tos lle­ga­ron ele­men­tos de res­pues­ta in­me­dia­ta.

“¿Có­mo an­da­ba ves­ti­do?”, pre­gun­ta un ofi­cial den­tro de la pa­tru­lla a un tes­ti­go; “no sé, pe­ro sa­lió co­rrien­do rum­bo a la ca­lle Al­ta­mi­ra”, le res­pon­de. Ac­to se­gui­do, en­cien­de la si­re­na y se echa de re­ver­sa a to­da pri­sa so­bre la ca­lle Ca­rran­za, has­ta un au­to que iba atrás tam­bién tu­vo que re­tro­ce­der.

Otro ele­men­to co­rrió pa­ra tra­tar de ubi­car por otro la­do de la ca­lle, pe­ro fue en vano. Los cu­rio­sos, en su ma­yo­ría em­plea­dos de co­mer­cios, sa­lie­ron de los lo­ca­les pa­ra ver lo que pa­sa­ba.

A los po­cos mi­nu­tos la pa­tru­lla re­gre­só a la Ca­te­dral a tra­tar de ob­te­ner más ele­men­tos y dar con el res­pon­sa­ble, pe­ro na­da. Tal pa­re­ce que fue un fan­tas­ma.

Pa­ra eso do­ña Isa­bel se­guía den­tro de la Igle­sia, cons­ter­na­da, pa­ra des­pués sa­lir y tra­tar de es­pe­rar a los po­li­cías. Ago­ta­da, con do­lor de ca­be­za y sin es­pe­ran­zas, de­ci­de que era me­jor ir­se.

“La pa­tru­lla se­gún lo per­si­guió pe­ro has­ta aho­ri­ta ya no han ve­ni­do, yo creo que no en­con­tra­ron na­da”, di­ce tam­bién con al­go de co­ra­je e im­po­ten­cia por la si­tua­ción, “no me di­je­ron na­da, se­gún es­toy es­pe­ran­do a los de la pa­tru­lla pe­ro creo que me voy a ir, no voy a es­tar es­pe­ran­do has­ta que ellos vuel­van, voy a ver si aca­so en­cuen­tro la bol­sa ti­ra­da con lo de­más, aun­que no es­té mi di­ne­ro”.

Cuen­ta que no tie­ne di­ne­ro ni pa­ra el pa­sa­je, “aun­que aho­ri­ta me die­ron 20 pe­sos pa­ra el ca­mión, lo cual agra­dez­co”, pues de plano no te­nía for­ma de lo­ca­li­zar a al­gún pa­rien­te; ella vi­ve en la co­lo­nia Eche­ve­rría.

“Es­ta­mos muy mal, uno sa­le y se da cuen­ta, se es­cu­cha en la Igle­sia, ano­che tam­bién hu­bo una ba­la­ce­ra, iba pa­ra el tra­ba­jo y hu­bo una ba­la­ce­ra por Ejér­ci­to Me­xi­cano, y Al­ta­ma, yo aca­ba­ba de pa­sar, es­ta­mos muy mal con la vi­gi­lan­cia”.

Lo pri­me­ro que hi­zo, con to­do y cons­ter­na­ción, fue can­ce­lar su tar­je­ta ban­ca­ria don­de le de­po­si­tan su quin­ce­na, “pues pa­ra que lo que de­jé ahí no lo usen, tan­to que he ba­ta­lla­do pa­ra aho­rrar mi quin­ce­na pa­ra que me pa­se es­to”.

Y ahí es­pe­ró do­ña Isa­bel, en el cen­tro de Tam­pi­co, don­de in­clu­so hay vi­gi­lan­cia por par­te de po­li­cías en bi­ci­cle­ta.

Los po­li­cías aten­die­ron el lla­ma­do, pe­ro no lo­gra­ron de­te­ner al la­drón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.