Impu­tan a la pa­re­ja el car­go de fe­mi­ni­ci­dio

Milenio Tamaulipas - - México - He­ri­ber­to San­tos y Ale­jan­dra Gu­di­ño/Mé­xi­co

la se­gun­da au­dien­cia, la que más lla­mó la aten­ción fue una de Pa­tri­cia, quien afirmó que la car­ne de una de sus víc­ti­mas la co­mie­ron en po­zo­le atri­cia “N” es­tá im­per­tur­ba­ble. Tie­ne la mi­ra­da fi­ja en el cris­tal que es­tá fren­te a ella. So­lo la sa­ca de su mo­men­to de re­trac­ción la voz de la juez, quien le otor­ga la pa­la­bra pa­ra sa­ber si tie­ne al­go que de­cla­rar.

Juan Carlos “N” es­tá jun­to a ella, a su la­do de­re­cho, co­mo des­de ha­ce 10 años que de­ci­die­ron ha­cer una vi­da jun­tos. Él es­tá in­quie­to, de mo­men­tos echa el cuer­po ha­cia atrás en la si­lla de acu­sa­dos, se cu­bre el ros­tro, se ras­ca su bar­ba de can­da­do, se to­ma la sien. Pe­ro no pa­re­ce preo­cu­pa­do, ni arre­pen­ti­do de los 20 ase­si­na­tos de mu­je­res que ju­ra ha­ber co­me­ti­do. No. Pa­re­ce im­pa­cien­te, co­mo quien es­tá sen­ta­do jun­to a una me­sa de un ca­fé es­pe­ran­do a que lle­gue al­guien.

Es la sa­la uno de los juz­ga­dos del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio y de re­in­ser­ción so­cial de Ecatepec, don­de jun­to con los fa­mi­lia­res de sus víc­ti­mas es­cu­cha de la voz de un fis­cal del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co del Es­ta­do de Mé­xi­co có­mo ma­tó, ex­tra­jo el co­ra­zón, di­sec­cio­nó y arro­jó a un lo­te bal­dío a su úl­ti­ma víc­ti­ma.

El fun­cio­na­rio na­rra que Juan Carlos “N” con­fe­só que te­nía una me­ta: ma­tar a 100 mu­je­res. A de­cir de él, lle­va­ba más de 20 ase­si­na­das, ci­fra que con­si­de­ra­ba era “muy po­qui­to pa­ra su pro­pó­si­to”.

En la au­dien­cia de for­mu­la­ción por el de­li­to de fe­mi­ni­ci­dio se re­ve­lan sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes en las que se de­ta­llan su mo­dus ope­ran­di, sus pa­sio­nes y per­ver­sio­nes.

Su mu­jer, Pa­tri­cia “N”, era in­dis­pen­sa­ble pa­ra enganchar a sus víc­ti­mas, las atraía con bi­su­te­ría, ro­pa, con su na­tu­ral ca­ris­ma pa­ra ha­cer ami­gas. So­lía lle­var­las a su ca­sa, don­de siem­pre es­ta­ba Juan Carlos “N” de­bi­do a que no tra­ba­ja­ba.

Así ocu­rrió el pa­sa­do 6 de sep­tiem­bre con su úl­ti­ma víc­ti­ma. Su con­cu­bi­na fue quien la in­vi­tó pa­ra ven­der­le unos pan­ta­lo­nes de mez­cli­lla, ella pen­sa­ba que el trá­mi­te se­ría rá­pi­do por lo que fue con su hi­ja de dos me­ses de edad.

Ig­no­ra­ba que el es­po­so de su ven­de­do­ra es­ta­ría ahí. Lo vio has­ta que sa­lió de su ha­bi­ta­ción, mien­tras Pa­tri­cia “N” ce­rra­ba la puer­ta con lla­ve, y tam­bién con la vi­da de es­ta mu­jer de 28 años.

Juan Carlos se le acer­có de ma­ne­ra vio­len­ta, el ric­tus le cam­bió, la lan­zó al si­llón mien­tras le ha­cía “su lla­ve fa­vo­ri­ta”, la chi­na. La as­fi­xió y le su­su­rró una men­ti­ra: “tu es­po­so me man­dó a ma­tar­te”. Ella de­ci­dió se­pa­rar­se del pa­dre de sus dos hi­jas ape­nas un año an­tes.

En ese mo­men­to to­mó el ce­lu­lar de su víc­ti­ma y lla­mó a una pa­re­ja, a los tam­bién de­te­ni­dos Adrián “N” y Lau­ra “N” pa­ra ofre­cer­les a la hi­ja de su víc­ti­ma.

Se­gún la de­cla­ra­ción de Pa­tri­cia “N”, Juan Carlos vio­ló en vi­da a la mu­jer; él di­ce que no por el “odio” que le te­nía a las mu­je­res, lo que sí acep­ta es que le ex­tra­jo el co­ra­zón, mis­mo que su­mer­gió en un fras­co con To­na­ya, lo ce­rró y lo co­lo­có en su al­tar a la San­ta Muer­te jun­to con otros dos co­ra­zo­nes de mu­je­res a los que les hi­zo el mis­mo pro­ce­di­mien­to. En ese al­tar tam­bién ha­bía jo­yas y ob­je­tos per­so­na­les de las víc­ti­mas. Una ofren­da a la muer­te.

Mien­tras es­ta na­rra­ción ocu­rría, los so­llo­zos de las ma­dres y los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas co­men­za­ron a inundar la sa­la. Juan Carlos “N” so­lo ce­rró los ojos, co­mo si re­cor­da­ra, pe­ro en su ros­tro no se re­gis­tra­ba ni una emo­ción. Su es­po­sa se­guía im­per­tur­ba­ble. Más tar­de el fis­cal le­yó una de­cla­ra­ción de Pa­tri­cia “N” en la que na­rra­ba qué par­tes del cuer­po de esa mu­jer fue­ron la car­ne de un “po­zo­le” que co­mie­ron al otro día.

La té­tri­ca de­cla­ra­ción le­van­tó a la ma­dre de es­ta ase­si­na­da mien­tras so­llo­za­ba “¡No!, ¡No!, ¡No!”. Blan­ca, con ayu­da de dos mu­je­res pa­ra ca­mi­nar, con las pier­nas dé­bi­les, tem­blan­do co­mo quien no so­por­ta la reali­dad del mun­do aban­do­nó la sa­la. Juan Carlos “N” y Pa­tri­cia “N” ape­nas di­ri­gie­ron su mi­ra­da y si­guie­ron en su mun­do.

Así pa­sa­ron ca­si cin­co ho­ras de au­dien­cia con la in­di­fe­ren­cia de los ase­si­nos es­cu­chan­do sus fe­cho­rías, y con la im­po­ten­cia de los fa­mi­lia­res que quie­ren la ver­dad, pe­ro cuan­do la tie­nen en­fren­te no la so­por­tan.D

La Fis­ca­lía del Es­ta­do de Mé­xi­co acu­só de fe­mi­ni­ci­dio a Juan Carlos “N” y Pa­tri­cia “N”, sos­pe­cho­sos de al me­nos 10 ase­si­na­tos de mu­je­res en Ecatepec.

En la se­gun­da au­dien­cia en el pe­nal de Chi­co­nautla, don­de la pa­re­ja se en­cuen­tra re­clui­da, el re­pre­sen­tan­te so­cial reali­zó la pri­me­ra impu­tación por el de­li­to de fe­mi­ni­ci­dio, de 10 po­si­bles.

La au­to­ri­dad ju­di­cial, tras es­cu­char el in­for­me pre­sen­ta­do por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, acep­tó la impu­tación y con­fir­mó la me­di­da cau­te­lar con­sis­ten­te en la pri­sión pre­ven­ti­va.

La de­fen­sa de los acu­sa­do so­li­ci­tó la du­pli­ci­dad del tér­mino de 144 ho­ras, por lo que se­rá el pró­xi­mo 16 de oc­tu­bre cuan­do se re­suel­va si son vin­cu­la­dos a pro­ce­so por es­te de­li­to.

Un día an­tes, Juan Carlos y Pa­tri­cia fue­ron vin­cu­la­dos a pro­ce­so por de­li­tos con­tra el res­pe­to a los muer­tos y vio­la­ción a las le­yes de in­hu­ma­ción y ex­hu­ma­ción.

Asi­mis­mo, la jue­za de con­trol del Cen­tro de Readap­ta­ción So­cial de Chi­co­nautla vin­cu­ló a pro­ce­so a Adrián “N” y a Ro­sa Lau­ra “N” por tra­ta de per­so­nas, lue­go de que fue­ron acu­sa­dos de com­prar una be­bé a la pa­re­ja de fe­mi­ni­ci­das.

En la au­dien­cia, que se ini­ció po­co des­pués de las 13:00 ho­ras, los cua­tro impu­tados es­tu­vie­ron jun­tos y es­cu­cha­ron la ex­po­si­ción del agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co que na­rró có­mo fue que se co­no­cie­ron y có­mo en mar­zo pa­sa­do los pre­sun­tos fe­mi­ni­ci­das les ofre­cie­ron a su be­bé, pe­ro des­pués se arre­pin­tie­ron. Di­je­ron: “No se las va­mos a ven­der por­que ya nos en­ca­ri­ña­mos con él”.

L UIS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.