Xa­vier Ve­las­co El mer­ca­do so­mos to­dos, pe­ro sin co­ra­zón

El mer­ca­do, el di­ne­ro, la gra­ve­dad, el cli­ma: nin­guno de ellos tie­ne co­ra­zón, ni es po­si­ble im­po­ner­les nues­tras re­glas

Milenio Tamaulipas - - Portada - XA­VIER VE­LAS­CO

Al­gu­na vez, un ami­go in­ge­nio­so con­ci­bió cier­ta idea des­ca­be­lla­da, que no obs­tan­te le pa­re­ció un ha­llaz­go. Prue­ba de ello, se di­jo, eran las ri­so­ta­das que arran­ca­ba en­tre quie­nes le oí­mos men­cio­nar­la. Se apre­su­ró, por tan­to, a re­gis­trar la mar­ca, y man­dó ha­cer el lo­go de la que vino a ser su pri­me­ra y úl­ti­ma ta­que­ría. “Ten­go muy ma­la suer­te...”, se que­ja­ría unos me­ses más tar­de, que­bra­do ya el ne­go­cio por fal­ta de clien­te­la, to­da­vía sor­pren­di­do de que su gran pro­yec­to fra­ca­sa­ra de mo­do tan es­tre­pi­to­so. ¿Có­mo iba él a pre­ver que sus po­si­bles clien­tes vie­ran con ma­los ojos un nue­vo res­tau­ran­te lla­ma­do El

ta­co chino? ¿Se­ría que nin­guno en­ten­dió el chis­te?

Son le­gión los pa­cien­tes que lle­gan al psi­quia­tra des­po­tri­can­do por su ma­la suer­te. Dan cuen­ta, ac­to se­gui­do, de sus pa­sos ca­mino al ob­je­ti­vo, y sin que­rer ex­po­nen las ra­zo­nes de­trás del in­for­tu­nio, pues re­sul­ta que han he­cho justo lo ne­ce­sa­rio pa­ra fra­ca­sar. Si los ta­cos que ofre­cía mi ami­go eran más sa­lu­da­bles que los de sus cer­ca­nos com­pe­ti­do­res, ¿có­mo era que la gen­te pre­fe­ría se­guir co­mien­do por­que­rías? De po­co ha­bría ser­vi­do con­fe­sar­le que yo tam­po­co me amar­chan­ta­ría en un lu­gar que des­de el nom­bre mis­mo se de­cla­ra in­sa­lu­bre, si de cual­quier ma­ne­ra él ya ha­bía de­ci­di­do que el re­vés era cul­pa del pér­fi­do mer­ca­do.

El mer­ca­do so­mos to­dos, mas no se es­pe­ra que ten­ga­mos co­ra­zón. Com­pra­mos ca­da vez aque­llo que en­con­tra­mos pre­fe­ri­ble, por mo­ti­vos de pron­to ca­pri­cho­sos. Ele­gi­mos la mer­can­cía que, se­gún cree­mos, re­sol­ve­rá me­jor nues­tras ne­ce­si­da­des. En sín­te­sis, la más com­pe­ti­ti­va. Apre­cia­mos, por tan­to, que quie­nes la fa­bri­can, dis­tri­bu­yen y ven­den se en­tre­ten­gan pen­san­do en sa­tis­fa­cer­nos. Si no es tiem­po de llu­vias, di­fí­cil­men­te com­pra­ré un pa­ra­guas, por más que el ven­de­dor sea un ti­pa­zo. Tam­po­co es de es­pe­rar­se que re­gre­se a una tien­da cu­yos em­plea­dos me tra­ta­ron mal. Y me­nos to­da­vía si me sien­to es­ta­fa­do o en­cuen­tro que hay me­jo­res op­cio­nes dis­po­ni­bles. De he­cho, an­tes de com­prar cier­tos pro­duc­tos acos­tum­bro in­for­mar­me en in­ter­net. ¿Eso me ha­ce un ca­na­lla, co­mo par­te que soy del pér­fi­do mer­ca­do?

Aho­ra, si me per­mi­ten, voy a cam­biar de ban­do. No me gus­tan los ban­cos. El mío, cuan­do me­nos, me pa­re­ce an­ti­pá­ti­co y en­tro­me­ti­do. Bas­ta con que me pa­se al­gu­nas ho­ras del lí­mi­te de pa­go de la tar­je­ta de cré­di­to pa­ra que un achi­chintle con acento de au­tó­ma­ta lla­me a mi ce­lu­lar de ma­dru­ga­da y me abru­me con du­das in­so­len­tes. ¿Por qué me re­tra­sé? ¿Cuán­do pien­so pa­gar? ¿A tra­vés de qué me­dio? Lo más sen­ci­llo es man­dar­los al dia­blo, pe­ro igual se lo to­man co­mo un desafío y des­pués ya no pa­ran de jo­der. Los muy me­ta­li­za­dos, ¿no es ver­dad? Ellos, no obs­tan­te, ale­gan que yo fir­mé un con­tra­to, y si in­sis­to en vol­ver­les la es­pal­da no só­lo aca­ba­rán co­brán­do­se a lo chino, sino que en­ci­ma me ha­rán ma­la fa­ma. Una vez sal­pi­ca­do mi his­to­rial cre­di­ti­cio, lo pro­ba­ble es que pa­se un lar­go ra­to sin que na­die me vuel­va a pres­tar un cen­ta­vo.

Por su­pues­to que el ban­co no es mi ami­go, pe­ro aun si lo fue­ra: ¿quién es esa al­ma bue­na que per­sis­te en con­fiar en los ami­gos que le pi­den pres­ta­do, no le pa­gan y pa­ra col­mo le res­pon­den con in­sul­tos? ¿No ocu­rre que en­tre to­das sus amis­ta­des ter­mi­na uno que­dán­do­se con las con­fia­bles, por sim­pá­ti­cas que fue­ran las otras? Na­die lo ha pues­to así, pe­ro has­ta co­mo cón­yu­ge ne­ce­si­ta uno ser com­pe­ti­ti­vo, si es que no se ha pro­pues­to aca­bar so­lo.

El mer­ca­do, el di­ne­ro, la gra­ve­dad, el cli­ma: nin­guno de ellos tie­ne co­ra­zón – va­mos, ros­tro tam­po­co–, ni es po­si­ble im­po­ner­les nues­tras re­glas, ni las su­yas han de ser siem­pre jus­tas, por mu­cha ra­bia que es­to pue­da cau­sar­nos. Mal so­por­ta el Ca­lí­gu­la de Al­bert Ca­mus la in­jus­ti­cia de no po­seer la Lu­na, pe­ro na­da hay que pue­da re­sar­cir­lo. Co­mo no sea ha­cer una nue­va ra­bie­ta y de­cir­se: ¡Ca­ray, qué ma­la suer­te!

Apre­cia­mos que los fa­bri­can­tes y ven­de­do­res se en­tre­ten­gan pen­san­do en sa­tis­fa­cer­nos

JORGE GON­ZÁ­LEZ

Ele­gi­mos co­sas que se­gún re­sol­ve­rán nues­tras ne­ce­si­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.