Ve­ró­ni­ca Ma­za Los ju­gue­tes se­xua­les en la ac­tua­li­dad

La his­to­ria de los dis­po­si­ti­vos pa­ra el pla­cer co­mien­za en la prehis­to­ria y en el tiem­po se ha ido adap­tan­do a las nue­vas po­si­bi­li­da­des re­la­cio­na­das con la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

Milenio Tamaulipas - - Portada - VE­RÓ­NI­CA MA­ZA BUS­TA­MAN­TE el­se­xo­dro­mo@hot­mail.com @dra­ve­ro­ti­ka FB: La Doc­to­ra Ve­ró­ti­ka

Los pri­me­ros vi­bra­do­res eléc­tri­cos pa­ra el pla­cer fe­me­nino fue­ron crea­dos en el si­glo XIX pa­ra cu­rar lo que los mé­di­cos ca­ta­lo­ga­ban co­mo “his­te­ria”, queno era más que ese mal hu­mor que a ve­ces da cuan­do no se ex­pe­ri­men­ta pla­cer en la vi­da. No obs­tan­te, los ju­gue­tes se­xua­les han acom­pa­ña­do al ser hu­mano des­de la prehis­to­ria.

Ar­queó­lo­gos de di­ver­sos paí­ses han des­cu­bier­to ar­ti­lu­gios con to­da la pin­ta de ha­ber si­do crea­dos pa­ra el gus­to sen­sual, co­mo el fa­lo de pie­dra que fue ha­lla­do en la cue­va de Hoh­le Fels, Ale­ma­nia, en 2005 y mi­de 20 cen­tí­me­tros de lar­go, es­tá pu­li­do y tie­ne un glan­de bien ta­lla­do. Se cal­cu­la que tie­ne 28 mil años de an­ti­güe­dad.

Pe­ro no to­do eran dil­dos: en Chi­na crea­ron las bo­las Ben Wa en el año 500 d.C., las cua­les se in­tro­du­cen en la va­gi­na y sir­ven pa­ra for­ta­le­cer el sue­lo pél­vi­co, ade­más de ge­ne­rar sen­sa­cio­nes muy agra­da­bles. Pa­ra los hom­bres, los chi­nos ha­cían ani­llos pa­ra el pe­ne en el 1200 a.C, con pár­pa­dos de ca­bra que te­nían sus lar­gas pes­ta­ñas in­tac­tas, con lo que ade­más de apre­tar, aca­ri­cia­ban la vul­va de sus pa­re­jas,

A par­tir del si­glo XX se em­pe­za­ron a co­mer­cia­li­zar los ob­je­tos que fun­cio­na­ban con elec­tri­ci­dad, prin­ci­pal­men­te di­ri­gi­dos a las mu­je­res, pe­ro pron­to se di­se­ña­ron tam­bién pro­duc­tos pa­ra la sa­tis­fac­ción mas­cu­li­na. Ac­tual­men­te, el ca­tá­lo­go es tan am­plio pa­ra un se­xo co­mo pa­ra el otro, pe­ro se es­tá pa­san­do a una nue­va era en los ju­gue­tes eró­ti­cos, apo­ya­dos aho­ra por una tec­no­lo­gía su­pe­rior y por la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Un ejem­plo de ello es el Au­to­blow AI, un sis­te­ma pre­sen­ta­do re­cien­te­men­te que imi­ta los mo­vi­mien­tos de una bo­ca al reacer. li­zar se­xo oral a un pe­ne, lo­gran­do in­tuir lo que más le gus­ta al usua­rio pa­ra ir crean­do un ca­tá­lo­go de los mo­vi­mien­tos y suc­cio­nes que más le ex­ci­tan.

Brian Sloan, al fren­te de un gru­po de in­ge­nie­ros y ex­per­tos en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial em­plea­ron al­go­rit­mos pa­ra ar­mar pa­tro­nes de suc­ción que sean im­pre­de­ci­bles, co­mo su­ce­de­ría en la reali­dad. Aún no es­tá a la ven­ta, pe­ro les ha ido muy bien en un fon­deo que hi­cie­ron pa­ra lan­zar­lo al mer­ca­do.

Al­gu­nas mu­je­res se han que­ja­do, exi­gien­do que se ha­ga lo pro­pio pa­ra su pla- Ob­via­men­te se re­que­ri­ría una in­ves­ti­ga­ción to­tal­men­te di­fe­ren­te pa­ra lo­grar un apa­ra­to se­me­jan­te, pe­ro no du­do que pron­to se lle­ve a ca­bo el pro­to­co­lo de in­ves­ti­ga­ción.

Step­hany Allys, je­fa de la Ofi­ci­na del Pla­cer y co­fun­da­do­ra de la em­pre­sa in­gle­sa Mys­tery Vi­be, ex­pli­ca que ellos in­ven­tan, di­se­ñan, ma­nu­fac­tu­ran y ven­den ju­gue­tes no­ve­do­sos que bus­can adap­tar­se a la ex­pe­rien­cia in­di­vi­dual de ca­da usua­ria.

Ya de­tec­ta­ron que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de mu­je­res no bus­can pro­duc­tos que emu­len el pe­ne. La for­ma no les in­tere­sa tan­to co­mo las sen­sa­cio­nes. Eso abre un nue­vo pa­no­ra­ma pues las crea­cio­nes pue­den ser in­fi­ni­tas, in­clu­yen­do tam­bién las vir­tu­des de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Un ejem­plo de ello es el Au­to­blow AI, un sis­te­ma que imi­ta los mo­vi­mien­tos de una bo­ca al rea­li­zar se­xo oral

ESPECIAL

El es­ti­mu­la­dor de Brian Sloan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.