Mi­ra­dor

Milenio Tamaulipas - - Ciudad Y Región -

La vi­da, la ge­ne­ro­sa vi­da, me ha he­cho mu­chos re­ga­los. Pa­ra con­tar mis ben­di­cio­nes ne­ce­si­ta­ría la compu­tado­ra de la NA­SA, pues los do­nes que he re­ci­bi­do y si­go re­ci­bien­do tie­nen la in­fi­ni­tud del uni­ver­so.

En­tre esas ben­di­cio­nes es­tá la de te­ner ami­gos bue­nos. Dos de ellos ce­le­bran hoy sus bo­das de oro de ca­sa­dos. Él se lla­ma Xa­vier, así, con equis. El nom­bre de ella es Zaha­ru­la, que sig­ni­fi­ca al­go así co­mo azu­ca­ri­ta.

Xa­vier Chá­za­ro, mi ami­go, co­no­ce a fon­do el ar­te y la cien­cia de la vi­da. Sa­be del buen vino y de la me­sa bue­na. Gus­ta de la can­ción; dis­fru­ta la le­tra y la can­ción del mun­do. Bohe­mio de al­ma, cuan­do can­ta con su re­cia voz se sa­cu­den los ci­mien­tos de la ca­sa. Dio­si­to le dio cuer­po ro­bus­to pa­ra que en él cu­pie­ra su no­ble co­ra­zón. Pa­ra to­dos tie­ne la ge­ne­ro­si­dad del hom­bre bueno.

Zaha­ru­la es dul­ce, dul­cí­si­ma. Es un dul­ce, co­mo su nom­bre di­ce. Ha­ce un ca­fé a cu­yo la­do el de los tur­cos es agua­do, y des­pués de que be­bes esa sa­bro­su­ra te lee en los res­tos de la ta­za tu fu­tu­ra suer­te. En ella alien­ta to­da la bon­dad de Dios. Por don­de va lle­va con­si­go los fru­tos de la fe, de la es­pe­ran­za y del amor. Su vi­da ha si­do siem­pre una be­lla obra de bien.

De­seo hoy a mis ami­gos to­da la fe­li­ci­dad del mun­do. Ellos nos han da­do siem­pre to­do un mun­do de fe­li­ci­dad.

¡Has­ta ma­ña­na!...

¿Qué ten­drá don Cor­nu­lio? Sus com­pa­ñe­ros de la ofi­ci­na le pre­gun­ta­ron: “¿Te pa­sa al­go?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.