El PAN y sus es­pe­ran­zas

Milenio Tamaulipas - - México -

La úni­ca for­ma de so­bre­vi­vir pa­ra el PAN es apro­ve­char lo que mu­chos de sus mi­li­tan­tes con­si­de­ran inevi­ta­ble: la de­cep­ción ciu­da­da­na an­te el go­bierno de Ló­pez Obra­dor. Los dos as­pi­ran­tes a la pre­si­den­cia na­cio­nal de su par­ti­do, Mar­ko Cor­tés Men­do­za y Ma­nuel Gó­mez Mo­rín, pien­san que en ade­lan­te la ta­rea pa­nis­ta se­rá ir re­co­gien­do el ti­ra­de­ro que inevi­ta­ble­men­te ha­rá el nue­vo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca: des­de ya lo con­si­de­ran “po­pu­lis­ta e irres­pon­sa­ble”.

“De­be­mos re­pre­sen­tar a los mi­les de me­xi­ca­nos que es­ta­rán de­cep­cio­na­dos de es­te nue­vo go­bierno”, ha di­cho Cor­tés. El pro­ble­ma es que la de­silu­sión ya pa­só an­tes por en­ci­ma del PAN.

Pa­ra al­gu­nos pa­nis­tas (y op­ti­mis­tas) su par­ti­do, por más en­fer­mo y dé­bil que es­té, es la úni­ca opo­si­ción po­si­ble en el se­xe­nio que es­tá por ini­ciar­se. No so­lo por­que re­pre­sen­ta la se­gun­da fuer­za po­lí­ti­ca en el país, aun­que muy dis­tan­te de la pri­me­ra, sino por­que la cons­truc­ción y la de­fen­sa de las ins­ti­tu­cio­nes ha per­ma­ne­ci­do co­mo uno de los gran­des mo­ti­vos de su exis­ten­cia. Y justo aho­ra en­cuen­tran una ame­na­za ha­cia ellas.

Es lo que ven ellos y lo que pre­go­nan ca­da uno de los as­pi­ran­tes a di­ri­gir­los. Lo creen po­si­ble no por­que el PAN se en­cuen­tre en bue­na sa­lud, sino por lo mal que se ha­llan los otros par­ti­dos per­de­do­res. Y pue­de ayu­dar­les la vin­cu­la­ción con un nú­me­ro de em­pre­sa­rios que ya co­mien­zan a to­mar dis­tan­cia an­te Ló­pez Obra­dor y Mo­re­na. No pa­re­ce ha­ber otro par­ti­do con el que pue­dan tra­ba­jar.

Pe­ro el pro­ce­so de de­bi­li­ta­mien­to del PAN no ha ter­mi­na­do aún. Si ma­ña­na las en­cues­tas no re­sul­tan men­ti­ro­sas, a Cor­tés le to­ca­rá em­pe­zar su di­ri­gen­cia ad­mi­nis­tran­do un cis­ma que agra­va­rá aún más la sa­lud de su par­ti­do.

El ex pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón ha di­cho que si no ga­na Ma­nuel Gó­mez Mo­rín, él se va y se lan­za a la aven­tu­ra de fun­dar otro par­ti­do, tal vez pa­ra im­pul­sar a Mar­ga­ri­ta Zavala, su es­po­sa.

A los ojos de Cal­de­rón, Mar­ko Cor­tés re­pre­sen­ta, más allá de su dis­cur­so de la úni­ca opo­si­ción po­si­ble, el PAN de las ne­go­cia­cio­nes y el PAN de los mo­ches. Y es el par­ti­do de Ri­car­do Ana­ya, que lo­gró la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial sal­tán­do­se la vo­lun­tad de los pa­nis­tas y que fi­nal­men­te que­dó ais­la­do y en­fren­ta­do con to­dos: con los pa­nis­tas, con los otros par­ti­dos y con el mis­mo Ló­pez Obra­dor.

Y to­do in­di­ca que Cal­de­rón se irá: Mar­ko Cor­tés no so­lo es pun­te­ro en las en­cues­tas, sino que cuen­ta con las es­truc­tu­ras par­ti­da­rias que de­jó Ana­ya en ca­si to­dos los es­ta­dos.

¿Y qué re­pre­sen­ta Gó­mez Mo­rín en to­do es­to? Soy de los opi­nan que es so­lo una mar­ca. Y, en to­do ca­so, pa­ra mu­chos pa­nis­tas un me­ro “no” a la otra op­ción.

Su even­tual triun­fo no le da­rá la ex­pe­rien­cia pa­ra ser el con­tra­pe­so desea­do. Pe­sa el nom­bre de su abue­lo,es­cier­to,pe­roes­ta­mos­ha­blan­do­deu­na­per­so­na­que no­tie­ne­tra­yec­to­ria­par­ti­dis­ta.Quien­po­día­ser­lí­der­de­lPAN sin ex­pe­rien­cia en el par­ti­do era su abue­lo, por­que lo fun­dó.

La de ma­ña­na es una elec­ción sin­gu­lar en es­te vie­jo par­ti­do. Se­gún el dis­cur­so de los con­ten­dien­tes, tie­ne fren­te a sí la po­si­bi­li­dad de re­cons­truir­se co­mo opo­si­ción y de re­cu­pe­rar al­gu­nas de sus vie­jas re­la­cio­nes, al­gu­nos de sus ob­je­ti­vos ini­cia­les y sus sim­pa­tías de ori­gen. Pe­ro la reali­dad se lo ha co­mi­do y no tie­ne ya tan­to pe­so.

A los ojos de Cal­de­rón, Mar­ko Cor­tés re­pre­sen­ta el par­ti­do de los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.