Ca­da lo­co con su te­ma... mu­si­cal

Ali­via­que­no­se­com­ba­ta­co­mo el­del­hua­chi­co­lel­ro­bo­dee­ner­gíae­nel­ten­di­doe­léc­tri­co.

Milenio Tamaulipas - - Portada - CAR­LOS MA­RÍN

En­tre las tra­ve­su­ras que me jue­ga el in­cons­cien­te fi­gu­ra con­tar los tra­gos de agua o re­fres­co (de cin­co en cin­co y múl­ti­plos de cin­co), bus­car que la plan­ta de los pies re­gis­tren la mis­ma sen­sa­ción si uno pi­sa al­gu­na cuar­tea­du­ra o pie­dre­ci­lla, o traer en la ca­be­za música de fon­do. Y des­de la se­ma­na pa­sa­da, su­pon­go que por el asun­to del hua­chi­col, car­go con la le­tra de la pe­ga­jo­sa “Por las ca­lles de Mé­xi­co”, que en los años 60 lan­zó "la úni­ca, la inigua­la­ble, la in­ter­na­cio­nal" Sonora San­ta­ne­ra. Es­to úl­ti­mo se lo co­men­té el vier­nes a mi que­ri­do me­ló­mano Ci­ro Gó­mez Ley­va, quien se la re­pi­tió va­rias ve­ces en su no­ti­cia­rio de Radio Fór­mu­la pa­ra ha­cer más lle­va­de­ro el acia­go desabasto de com­bus­ti­bles.

Aun­que la le­tra se re­fie­re a la pér­di­da y bús­que­da de un amor (No me ex­pli­co to­da­vía/ El por­que te has ale­ja­do/ Si bien sa­bes vi­da mía/ Que eres tú mi ado­ra­ción), lo que vie­ne a la me­di­da del pro­ble­ma que se vi­ve en va­rias en­ti­da­des pe­ro en par­ti­cu­lar a la ca­pi­tal del país es­tá en los ver­sos: To­do Mé­xi­co me ha vis­to/ Ca­lle arri­ba y ca­lle aba­jo/ Por do­quie­ra te he buscado/ En mi de­ses­pe­ra­ción. Y en la par­te más mo­vi­da: Ca­mino por Nar­var­te, Po­lan­co y Co­yoa­can/ Mi an­he­lo de en­con­trar­te/ Me lle­va al Pe­dre­gal/ Y bus­co por Gue­rre­ro, La Vi­lla, y Ti­za­pán/ Por la co­lo­nia Obre­ra/ Y no te pue­do ha­llar/ No me ex­pli­co to­da­vía...

Y es que pa­ra mu­cha gen­te si­gue sien­do inex­pli­ca­ble que un pro­pó­si­to tan loa­ble co­mo aca­bar con el ro­bo de com­bus­ti­bles re­per­cu­ta en lar­gas fi­las de to­do ti­po de vehícu­los pa­ra abas­ta­cer­se de die­sel o ga­so­li­nas, y es­pe­rar por ho­ras, co­mo un ta­xis­ta que a las 11 de la no­che del sá­ba­do me co­men­tó que es­ta­ba for­ma­do (a 50 me­tros de una ga­so­li­ne­ra de en Ana­xá­go­ras To­rres Ada­lid, Nar­var­te Po­nien­te), des­de las cin­co de la tar­de, es­pe­ran­do la pi­pa que, le di­je­ron, lle­ga­ría co­mo a las tres de la ma­ña­na, y que con­fia­ba en po­der lle­nar el tan­que con Mag­na o Pre­mium por­que ig­no­ra­ba de cuál le sur­ti­rían.

El cie­rre de los duc­tos ha­bi­tua­les del sa­queo no ha im­pe­di­do la ven­ta de hua­chi­col en ca­rre­te­ras y ciu­da­des, con los de­lin­cuen­tes ofre­cién­do­lo de ma­ne­ra des­ca­ra­da, u ofre­cién­do­lo por in­ter­net con en­tre­gas a do­mi­ci­lio.

Los re­pro­ches ge­ne­ra­li­za­dos de con­su­mi­do­res y or­ga­nis­mos em­pre­sa­ria­les a la es­tra­te­gia del pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, sin em­bar­go, con­tras­tan con el abier­to res­pal­do ex­pre­sa­do por el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y por el ex se­cre­ta­rio del Tra­ba­jo y de Go­ber­na­ción del go­bierno pe­ña­nie­tis­ta, Al­fon­so Na­va­rre­te Pri­da. Ob­vio: ter­mi­nar con el sa­queo me­re­ce to­do el apo­yo.

Con­fie­mos en que es­ta ines­pe­ra­da épo­ca de se­cas aca­be an­tes de con­ver­tir­se en una pie­dra en el za­pa­to, que sim­ple­men­te se aco­mo­da y nos acos­tum­bre­mos al desabasto y el ra­cio­na­mien­to. Y aun así no bas­ta­rá: fal­ta se in­for­me con pre­ci­sión de los pe­ces gor­dos y fla­cos que han so­cia­li­za­do en in­con­ta­bles mu­ni­ci­pios la in­dus­tria de la ra­pi­ña...

Ce­rrar los duc­tos ha­bi­tua­les del sa­queo no ha im­pe­di­do la ven­ta de hua­chi­col

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.