Res­pal­do, co­mu­ni­ca­ción e in­su­fi­cien­cia

Milenio Tamaulipas - - México - GI­BRÁN RA­MÍ­REZ RE­YES @gi­branrr

En al­gu­nas ciu­da­des, el cue­llo de bo­te­lla en el abas­to de ga­so­li­na ha cum­pli­do ya dos se­ma­nas. Tie­ne sen­ti­do pre­gun­tar­se por qué no ha ha­bi­do movilización so­cial y pro­tes­ta a gran es­ca­la. Lo ob­vio es que la hu­bie­ra, por­que los pro­ble­mas con el com­bus­ti­ble siem­pre son mo­ti­vo pa­ra la movilización de las cla­ses me­dias —que son pre­ci­sa­men­te las que más se mo­vi­li­zan, por sus con­di­cio­nes ma­te­ria­les. Lo han si­do, por ejem­plo, en Fran­cia o Ve­ne­zue­la. Aun­que no des­car­to que esa movilización ini­cie des­pués, so­bre to­do en si­tios don­de coin­ci­dan una tra­di­ción de movilización de las cla­ses me­dias y la inexis­ten­cia de op­cio­nes al­ter­nas de mo­vi­li­dad y trans­por­te— sorprende que la opo­si­ción des­de la de­re­cha no ha­ya si­do ca­paz de ar­ti­cu­lar ese des­con­ten­to.

Pe­ro es­to no bas­ta pa­ra ex­pli­car. ¿Qué es lo que ha­ce que las cla­ses me­dias ur­ba­nas sean me­nos da­das a la pro­tes­ta en es­ta co­yun­tu­ra? Hay dos res­pues­tas ten­ta­ti­vas. La pri­me­ra es que son aga­cho­nas, in­ca­pa­ces de po­li­ti­zar su enojo. Y no lo son. Es­ta res­pues­ta, que ade­más im­pli­ca­ría asu­mir que se pre­fie­re con des­fa­cha­tez la op­ción in­mo­ral de ga­ran­ti­zar el su­mi­nis­tro cons­tan­te aun a pe­sar del ro­bo, cae por su pro­pio pe­so. Ade­más, Re­for­ma ha do­cu­men­ta­do muy bien el res­pal­do po­pu­lar a la es­tra­te­gia: 73 por cien­to de quie­nes res­pon­die­ron una encuesta na­cio­nal di­je­ron pre­fe­rir que se aca­ba­ra con el ro­bo de com­bus­ti­ble, aun­que es­to im­pli­ca­ra que no ha­bría ga­so­li­na por un tiem­po y la ma­yo­ría de las per­so­nas atri­bu­yen la es­ca­sez al fi­na­li­za­do go­bierno de Peña Nie­to.

El abul­ta­do res­pal­do pa­re­ce de­pen­der de la lo­ca­li­za­ción del pro­ble­ma en al­gu­nas ciu­da­des del país, aun­que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha­yan cons­trui­do un men­sa­je di­fe­ren­te (se­gún la mis­ma encuesta, 91 por cien­to de los au­to­mo­vi­lis­tas en­tre­vis­ta­dos en es­ta­dos con desabasto di­jo ha­ber car­ga­do ga­so­li­na la se­ma­na pa­sa­da, 70 por cien­to del cual lo hi­zo don­de nor­mal­men­te lo acos­tum­bra; in­clu­so, 41 por cien­to de los en­tre­vis­ta­dos pien­sa que es­ca­sez es un ru­mor).

Aun así, 30 por cien­to de au­to­mo­vi­lis­tas afec­ta­dos en las ciu­da­des con es­ca­sez no ha pro­tes­ta­do sis­te­má­ti­ca­men­te. Es­to so­lo pue­de de­jar lu­gar a la se­gun­da de las ex­pli­ca­cio­nes po­si­bles, es­to es que la co­mu­ni­ca­ción del go­bierno mexicano y su ba­se so­cial den­tro y fue­ra de Morena ha si­do efi­caz y con­vin­cen­te, por aho­ra.

Sin em­bar­go, es cla­ro que ni la le­gi­ti­mi­dad pre­si­den­cial ni la efec­ti­vi­dad de la co­mu­ni­ca­ción del go­bierno en­tre las cla­ses me­dias ur­ba­nas bas­ta­rán pa­ra evi­tar cual­quier po­ten­cial crisis. En la que se vi­ve aho­ra, el res­pal­do so­lo des­con­cier­ta si se ig­no­ra que el pro­ble­ma mis­mo es me­nor de lo que apa­ren­ta en me­dios. Si se quie­re com­ba­tir en­tra­ma­dos ma­fio­sos más arrai­ga­dos en el te­rri­to­rio ha­rá fal­ta al­go más: más di­dác­ti­ca de la po­lí­ti­ca que per­mi­ta a co­mu­ni­ca­do­res y po­bla­ción en ge­ne­ral apre­ciar las co­sas en su jus­ta di­men­sión. La le­gi­ti­mi­dad so­la no al­can­za­rá si el des­con­ten­to es más gran­de y emer­ge en re­gio­nes con mayor tra­di­ción de movilización po­lí­ti­ca a la de­re­cha — más al nor­te, por ejem­plo.

La le­gi­ti­mi­dad no al­can­za­rá si el des­con­ten­to es más gran­de y emer­ge en re­gio­nes de de­re­cha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.