Alfredo Cam­pos Vi­lle­da

Milenio Tamaulipas - - Portada - - P. 2

“Ca­so In­grid: la li­ber­tad de ex­pre­sión no es un de­re­cho ab­so­lu­to”

Aries­go de pa­re­cer un des­pro­pó­si­to o una po­si­ción con­tra na­tu­ra pa­ra un pe­rio­dis­ta, hoy más que nun­ca es opor­tuno ra­ti­fi­car que la li­ber­tad de ex­pre­sión no es un de­re­cho ab­so­lu­to y sus li­mi­tan­tes es­tán con­te­ni­das en la ley y en los con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les a los que Mé­xi­co es­tá sus­cri­to. La in­dig­na­ción por un cri­men ri­va­li­za hoy con la que ge­ne­ra el es­pec­tácu­lo des­com­pues­to de co­le­gas que izan la ban­de­ra del ar­tícu­lo sex­to cons­ti­tu­cio­nal en las re­des so­cia­les pa­ra ce­rrar fi­las con me­dios que an­te­po­nen la au­dien­cia del mor­bo a la dig­ni­dad, la in­te­gri­dad, la igual­dad y la no dis­cri­mi­na­ción.

El hilo de pi­fias que aca­ba en la portada de un pe­rió­di­co, sin em­bar­go, co­mien­za en la es­ce­na del cri­men, don­de no es ra­ro que lle­guen pri­me­ro re­por­te­ros jun­to con po­li­cías, con­ta­mi­nan­do even­tua­les prue­bas e in­di­cios, y des­pués el equi­po fo­ren­se fa­cul­ta­do, en­tre otras co­sas, pa­ra to­mar fo­to­gra­fías y vi­deo­gra­ba­cio­nes. ¿Qué ha­cían los agen­tes to­man­do fo­tos y vi­deos re­la­cio­na­dos con el cri­men de la jo­ven In­grid? ¿Cómo pue­de la po­li­cía ca­pi­ta­li­na es­cu­dar­se en que ese ma­te­rial no es de su pro­pie­dad, en lu­gar de en­de­re­zar de in­me­dia­to una in­ves­ti­ga­ción a los su­yos?

Esa fa­lli­da ca­de­na de cus­to­dia desem­bo­ca inevi­ta­ble­men­te en las re­des so­cia­les y se con­vier­te en un man­jar pa­ra el pe­rio­dis­mo ama­ri­llis­ta, el que vi­ve no so­lo de la no­ta ro­ja, sino de su ex­plo­ta­ción en los tér­mi­nos más vi­les y aje­nos a to­da éti­ca, siem­pre con el sub­ter­fu­gio de que los am­pa­ra la Cons­ti­tu­ción, aun­que es­tos ex­ce­sos ten­gan es­pa­cios tam­bién en otra pren­sa que con el dis­cur­so de que no tie­ne por qué aten­der re­co­men­da­cio­nes del go­bierno, ex­hi­bió por ejem­plo las imá­ge­nes del me­nor que ase­si­nó a su maes­tra en To­rreón.

De­be te­ner­se en cuen­ta que los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, la Cons­ti­tu­ción y las le­yes na­cio­na­les con­si­de­ran tá­ci­ta­men­te las li­ber­ta­des de ex­pre­sión e in­for­ma­ción co­mo re­la­ti­vas, li­mi­tán­do­las fren­te a otros de­re­chos. La éti­ca del pe­rio­dis­ta pa­sa por el res­pe­to a la le­ga­li­dad y a los de­re­chos hu­ma­nos cu­yo cen­tro es la dig­ni­dad y todo có­di­go ac­tual, eu­ro­peo o ame­ri­cano, pa­sa por pro­te­ger a ni­ños y víc­ti­mas. Aho­ra el go­bierno fe­de­ral ha anun­cia­do que ha­rá una “va­lo­ra­ción” del ca­so In­grid, que no aca­ba­rá en al­go di­fe­ren­te a un ex­hor­to, pues el com­pro­mi­so éti­co siem­pre se asu­me de for­ma vo­lun­ta­ria.

La fa­lli­da ca­de­na de cus­to­dia es man­jar pa­ra el ama­ri­llis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.