LA NI­ÑEZ Y LOS ES­TE­REO­TI­POS

Milenio - Todas - - Carta Editorial -

El ser hu­mano, des­de su concepción, se en­fren­ta a ex­pe­rien­cias que le per­mi­ten apren­der pa­ra desa­rro­llar­se de una me­jor ma­ne­ra an­te el mun­do que le ro­dea. Apren­der es un pro­ce­so que ini­cia en el vien­tre de la ma­dre, con los pri­me­ros es­tí­mu­los que re­ci­be del mun­do ex­te­rior; al na­cer ni­ño o ni­ña de­pen­dien­te de su en­torno fa­mi­liar, pa­dre, ma­dre o quien va a cui­dar de su cre­ci­mien­to, mar­ca­rá su per­so­na­li­dad.

Es­ta pa­re­ce una cer­te­za científica fun­da­men­tal. En To­das de abril, ha­blar de la ni­ñez nos obli­ga a con­si­de­rar es­te prin­ci­pio pa­ra ex­pli­car­nos el ori­gen de la for­ma­ción ge­né­ri­ca que mar­ca­rá di­fe­ren­cias y de­sigual­da­des en­tre hom­bres y mu­je­res a lo lar­go de su vi­da.

He­mos que­ri­do ho­me­na­jear a ni­ñas y ni­ños, mi­ran­do al ho­ri­zon­te. Su pri­me­ra in­fan­cia, en la que un plan o un pro­gra­ma de es­ti­mu­la­ción tem­pra­na des­de la pers­pec­ti­va fe­mi­nis­ta, po­dría ha­cer la di­fe­ren­cia.

La es­ti­mu­la­ción tem­pra­na jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te en los pri­me­ros años de vi­da, por­que en es­ta eta­pa se de­sa­rro­llan y ma­du­ran ca­pa­ci­da­des esen­cia­les en las áreas del len­gua­je, la sen­so­rial, la fí­si­ca y la psi­co­ló­gi­ca, pro­ce­so que po­dría ini­ciar­se des­de los 45 días des­pués del na­ci­mien­to.

En Mé­xi­co en los úl­ti­mos años, se pu­so en mar­cha La Agen­da de la In­fan­cia y la Ado­les­cen­cia, fun­da­men­ta­da en el Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo 2013-2018 y en la Ley Ge­ne­ral de los De­re­chos de Ni­ñas y Ni­ños y Ado­les­cen­tes que, es­pe­cial­men­te en su ar­tícu­lo cuar­to di­ce: “Pa­ra los efec­tos de es­ta Ley, se en­ten­de­rá por: Ac­cio­nes Afir­ma­ti­vas, Ac­cio­nes de ca­rác­ter tem­po­ral, de po­lí­ti­cas y prác­ti­cas de ín­do­le le­gis­la­ti­va, ad­mi­nis­tra­ti­va y ju­ris­dic­cio­nal que son co­rrec­ti­vas, com­pen­sa­to­rias y de pro­mo­ción, en­ca­mi­na­das a ace­le­rar la igual­dad sus­tan­ti­va en­tre ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes”.

Es con ese es­pí­ri­tu que con­vo­ca­mos a es­cri­to­res y es­cri­to­ras a dar­nos una mi­ra­da so­bre có­mo, des­de la in­fan­cia, la fa­mi­lia ¬ del ti­po que se tra­te ¬ , es­cue­la y me­dios de co­mu­ni­ca­ción son ejes cen­tra­les pa­ra cons­truir en las ni­ñas otros ho­ri­zon­tes, otras for­mas de ser y cre­cer; des­ta­can­do el pa­pel de la do­cen­cia y los efec­tos in­de­sea­bles que aún pro­pa­gan los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Des­de In­mu­je­res tra­ba­ja­mos pa­ra que las ni­ñas y los ni­ños se desa­rro­llen en igual­dad, con apo­yos de edu­ca­ción y apren­di­za­je que las y los va­lo­re y, oja­lá, con ejem­plos en su en­torno, for­men me­jo­res ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.