NI­ÑAS RE­BEL­DES PA­RA ROM­PER ES­TE­REO­TI­POS

De­be­mos ha­cer a un la­do los ro­les de gé­ne­ro tra­di­cio­na­les se­xis­tas, me­dian­te la ayu­da de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Milenio - Todas - - Academia - EL­VI­RA HER­NÁN­DEZ CAR­BA­LLI­DO Pro­fe­so­ra In­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Hidalgo. El­vi­ra Her­nán­dez Car­ba­lli­do,

Soy Car­lo­ta, la úl­ti­ma prin­ce­sa rosa. Des­de que na­cí, siem­pre ha­bía ves­ti­do de rosa, mi ar­ma­rio es­ta­ba lleno de ro­pa rosa, las sá­ba­nas y la al­moha­da de mi ca­ma eran ro­sas… To­do a mi al­re­de­dor era del mis­mo co­lor y yo me pre­gun­ta­ba si ha­bía al­go más abu­rri­do que ser una prin­ce­sa rosa. To­das las prin­ce­sas que co­no­cía eran cur­sis y se pa­sa­ban el día be­san­do sa­pos pa­ra ver si alguno se con­ver­tía en prín­ci­pe azul. Pe­ro yo era di­fe­ren­te. Que­ría sur­car los ma­res, via­jar, res­ca­tar prín­ci­pes, ser as­tró­no­ma o co­ci­ne­ra…”

Co­mo nun­ca te­ne­mos la cer­te­za de rom­per con los ro­les de gé­ne­ro des­de la in­fan­cia, Raquel Díaz Requena es­cri­bió es­te cuen­to pa­ra que las ni­ñas deseen y sue­ñen ser, no lo que les ha­cen creer que de­ben ser. Pe­se a es­fuer­zos co­mo es­ta his­to­ria, los men­sa­jes que cir­cu­lan re­pro­du­cen es­te­reo­ti­pos se­xis­tas. Mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes lo con­fir­man: un es­tu­dio so­bre pu­bli­ci­dad ( 1979) ad­vir­tió: “Los for­ma­tos de los anun­cios son di­fe­ren­tes pa­ra ni­ños y pa­ra ni­ñas. El for­ma­to de co­mer­cia­les mues­tra a las ni­ñas más sua­ves, más dé­bi­les y más pa­si­vas con una mú­si­ca de fon­do más sua­ve, cam­bios de imá­ge­nes más len­tas e imá­ge­nes más de­co­lo­ra­das y di­fu­sas”.

En 1990, Ma­rion Young lla­mó “inep­ti­tud” fe­me­ni­na en los de­por­tes a la idea di­fun­di­da de que a las ni­ñas no se les es­ti­mu­la tan­to co­mo a ellos pa­ra desa­rro­llar ha­bi­li­da­des cor­po­ra­les es­pe­cí­fi­cas. Los jue­gos de ni­ñas se mues­tran co­mo más se­den­ta­rios y en­ce­rra­dos que los jue­gos de ni­ños. Siem­pre cir­cu­lan men­sa­jes que lo­gran per­sua­dir a los pú­bli­cos in­fan­ti­les fe­me­ni­nos.

“La ni­ñi­ta ad­quie­re mu­chos há­bi­tos su­ti­les de com­por­ta­mien­to cor­po­ral femenino, apren­de ac­ti­va­men­te a en­tor­pe­cer sus mo­vi­mien­tos. Se le di­ce que de­be ser cui­da­do­sa pa­ra no las­ti­mar­se, no en­su­ciar­se, no des­ga­rrar­se la ro­pa; se le di­ce que las co­sas que de­sea ha­cer son pe­li­gro­sas pa­ra ella... Cuan­to más asu­me una ni­ña su es­ta­tus co­mo femenino, más se to­ma a sí mis­ma co­mo al­guien frá­gil e in­mó­vil, y po­ne en acción ac­ti­va­men­te su pro­pia in­hi­bi­ción cor­po­ral”.

En 2014, ana­li­zan­do los con­te­ni­dos de las te­le­no­ve­las vis­tas por ni­ños y ni­ñas, una es­pe­cia­lis­ta ad­vir­tió: “Lo que pa­sa con las te­le­no­ve­las es que mues­tran una reali­dad distorsionada, pe­ro los ni­ños no lo per­ci­ben así y es­to pue­de im­pli­car que, des­de muy pe­que­ñas, las ni­ñas por ejem­plo, em­pie­cen a te­ner as­pi­ra­cio­nes co­mo ca­sar­se con un hom­bre ri­co pa­ra sa­lir de po­bre de una ma­ne­ra má­gi­ca, li­te­ral­men­te. En tan­to, un ni­ño que ve te­le­no­ve­las tam­bién es­tá ex­pues­to a es­tí­mu­los eró­ti­cos que no al­can­za a en­ten­der y que dis­tor­sio­nan el en­ten­di­mien­to de la se­xua­li­dad”.

En 2015, Isabel Gar­cía Monge pro­pu­so có­mo de­tec­tar el se­xis­mo en el ci­ne in­fan­til. La téc­ni­ca pro­pues­ta fue el “Test Bech­del” prue­ba con tres ca­te­go­rías: 1) que en la película sal­gan dos o más per­so­na­jes fe­me­ni­nos con nom­bre; 2) que exis­ta con­ver­sa­ción en­tre ellas; y 3) que su con­ver­sa­ción no es­té re­la­cio­na­da con un per­so­na­je mas­cu­lino. Los re­sul­ta­dos fue­ron:

“…úni­ca­men­te 20% del gru­po de pe­lí­cu­las ana­li­za­das tie­ne co­mo per­so­na­je prin­ci­pal a una mu­jer o ni­ña. El res­to, 80%, tienen pro­ta­go­nis­ta mas­cu­lino. Nin­gu­na de las car­te­le­ras de es­tos fil­mes pre­sen­ta úni­ca­men­te el re­tra­to de una mu­jer, 60% de ellas en­mar­ca la fi­gu­ra masculina pro­ta­go­nis­ta y 40% res­tan­te tie­ne car­te­le­ra mix­ta, es de­cir, ofre­cen la ima­gen de per­so­na­jes mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos. Y, por úl­ti­mo, es im­por­tan­te re­mar­car que so­la­men­te 20% aprue­ba el Test de Bech­del…”

Des­de ha­ce años, es­tu­dios de la co­mu­ni­ca­ción ase­gu­ran que los me­dios no se han trans­for­ma­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, por lo que con­ti­núan re­pro­du­cien­do ro­les de gé­ne­ro en el pú­bli­co in­fan­til. La de­sigual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res se di­fun­de co­mo al­go “nor­mal”. Gar­cía Monge se­ña­la “… el ám­bi­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co, al igual que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, aún no se ha su­ma­do al pro­ce­so de cam­bio, cu­yo fin es lo­grar una so­cie­dad equi­ta­ti­va. Pues si hay al­gún fac­tor vi­tal que pue­da pro­mo­ver ese cam­bio, son ellos, los me­dios”.

Los es­fuer­zos van ga­nan­do es­pa­cios, pe­ro no al rit­mo desea­do por quie­nes pro­po­ne­mos, des­de la más tier­na in­fan­cia, que ni­ñas y ni­ños no crean ya ja­más que su gé­ne­ro es una li­mi­ta­ción.

Los es­fuer­zos van ga­nan­do es­pa­cios, pe­ro no al rit­mo desea­do por quie­nes pro­po­ne­mos, des­de la más tier­na in­fan­cia, que ni­ñas y ni­ños no crean ya ja­más que su gé­ne­ro es una li­mi­ta­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.