ELI­MI­NAR LOS ES­TE­REO­TI­POS EN LAS ES­CUE­LAS

Va­lo­rar la di­ver­si­dad, prom pro­mo­ver la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca, la ac­ti­tud éti­ca, la ciud ciu­da­da­nía, la con­fian­za y la so­lu­ción de con­flic­to con­flic­tos: son las ta­reas que tienen las es­cue­las pú­bli­cas y pri­va­das en Mé­xi­co.

Milenio - Todas - - Reportaje -

Las mu­je­res son más de­li­ca­das que los hom­bres y por eso re­ci­ben tra­to dis­tin­to”, “los hom­bres y las mu­je­res no son igua­les”, “los hom­bres son más fuer­tes que las mu­je­res”, “los ni­ños son más agre­si­vos y tra­vie­sos, ¿cuán­tas per­so­nas aún con­ser­van es­tos es­te­reo­ti­pos?, ¿cuán­tas ¿c de es­tas frases son re­pe­ti­das por las ni ni­ñas y ni­ños?

Ejemp Ejem­plo de lo an­te­rior ocu­rre en el Co­le­gio Anton S. Ma­ka­ren­ko, ubicado en Coa­pa, Ciu­dad de M Mé­xi­co. Dul­ce Ma­ría Mo­ra­les Rou­ra, di­rec­to­ra del plan­tel, des­ta­ca que en­tre sus alum­nos ha es­cu­cha­do las ex­pre­sio­nes “tú no pue­des po por­que eres ni­ña”, “esos son jue­gos pa­ra ni­ños”, “c “cá­lla­me cuan­do me man­ten­gas”.

Los es­te­reo­ti­po­sest en el am­biam­bien­te es­co­lar

En el In­for­me In­fo na­cio­nal so­bre vio­len­cia de gé­ne­ro en la Edu­ca­ción Bá­si­ca en Mé­xi­co, edi­ta­do por el Fon­do Fo de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia (UNI­CEF), ( se des­ta­ca que los di­rec­to­res de los cen­tros edu­ca­ti­vos re­co­no­cen que los in­ci­den­tes in­ci­den­te de vio­len­cia de gé­ne­ro se ex­pre­san por me­dio de agre­sio­nes ver­ba­les, dis­cri­mi­na­ción y agre­si­vi­dad agre­si­vi de ni­ños ha­cia ni­ñas; por ejem­plo, con gri­tos y gol­pes, des­pre­cio y hu­mi­lla­cio­nes, así co­mo re­bel­día y ma­chis­mo.

Más de d una quin­ta par­te de los alum­nos de 4º y 5º de pri­ma­ria re­fie­ren que en su es­cue­la ha su­ce­di su­ce­di­do que du­ran­te la ho­ra de la sa­li­da, un gru­po de ni­ños mo­les­ta a otro com­pa­ñe­ro que nun­ca se me­te con na­die y a quien tam­po­co le gus­ta ju­gar ju­ga fut­bol ni a las lu­chas. Otro ejem­plo e se­ña­la­do es de si­tua­cio­nes en que com­pa­ñe­ros co y com­pa­ñe­ras mo­les­tan y cri­ti­can cri­tic a un ni­ño que, al ha­blar en pú­bli­co, mues­tra mue ade­ma­nes de­li­ca­dos has­ta el pun­to de ha­cer­lo llo­rar.

Al­go Al si­mi­lar ocu­rre en el ca­so de las ni­ñas, ya que ca­si una cuar­ta par­te de los es­tu­dian­tes tu­dian­te men­cio­na­ron que, en su es­cue­la, ha pa­sa­do que qu una ni­ña pe­lee ca­si a gol­pes con otras

com­pa­ñe­ras quie­nes le di­cen que pa­re­ce hom­bre por la ma­ne­ra en có­mo se mue­ve y ha­bla.

“Es­tas prác­ti­cas de­ri­van en agre­sio­nes por una pre­sun­ta orien­ta­ción se­xual, se ori­gi­nan en la idea de que los hom­bres de­ben com­por­tar­se de cier­ta for­ma y las mu­je­res de ma­ne­ra dis­tin­ta. Se tra­ta de una cons­truc­ción de gé­ne­ro cla­ra­men­te ex­clu­yen­te que no so­la­men­te im­pli­ca de­sigual­da­des pa­ra las mu­je­res, sino que san­cio­na abier­ta­men­te la posibilidad de que unos y otras elijan com­por­ta­mien­tos o prác­ti­cas tra­di­cio­nal­men­te asig­na­dos al se­xo opues­to”, se lee en el In­for­me.

Ta­rea de pro­fe­so­res

En los tex­tos de For­ma­ción Cí­vi­ca y Éti­ca, la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca (SEP) con­tem­pla lec­tu­ras alu­si­vas al te­ma de in­clu­sión e igual­dad; sin em­bar­go, “con­si­de­ro que la iniciativa de­be par­tir del maes­tro y lo que él en­tien­de por el con­cep­to de gé­ne­ro e igual­dad, pues co­mo lo en­tien­da lo trans­mi­ti­rá a su gru­po. Por ejem­plo, si se tie­ne un pen­sa­mien­to ma­chis­ta ha­bría li­mi­ta­cio­nes en la in­clu­sión. Aun­que la SEP desa­rro­lle pro­gra­mas, si el do­cen­te no es­tá cons­cien­te, no servirán de mu­cho”, des­ta­ca Dul­ce Ma­ría Mo­ra­les.

De acuer­do con el In­for­me del UNI­CEF, los pro­fe­so­res fo­men­tan en gran me­di­da los es­te­reo­ti­pos. 40.5% de alum­nos de 4º y 5º de pri­ma­ria, re­por­tan si­tua­cio­nes en las que las y los maes­tros re­ga­ñan de ma­ne­ra más du­ra a los hom­bres que a las mu­je­res, in­clu­so cuan­do el motivo pa­ra el re­ga­ño sea exac­ta­men­te el mis­mo.

“Es­ta ac­ti­tud del per­so­nal do­cen­te no con­tri­bu­ye a for­ta­le­cer el tra­to igua­li­ta­rio en­tre hom­bres y mu­je­res, pues pa­re­ce orien­tar­se por el es­te­reo­ti­po de que los hom­bres son más fuer­tes que las mu­je­res y, por ello, pue­den en­fren­tar re­ga­ños más du­ros”, des­ta­ca el In­for­me.

Por su par­te, en­tre alum­nos de se­cun­da­ria, la per­cep­ción acer­ca de las di­fe­ren­cias de tra­to ha­cia alum­nos o alum­nas se da de acuer­do con el se­xo del do­cen­te. La quin­ta par­te tan­to de ni­ños co­mo de ni­ñas, co­men­tan que sus maes­tros y maes­tras dan tra­tos dis­tin­tos por el se­xo al que per­te­ne­cen. El 15.9% los es­tu­dian­tes ex­pli­can es­ta si­tua­ción con la fra­se “las mu­je­res y los hom­bres no son igua­les”.

“El pro­gra­ma de edu­ca­ción prees­co­lar y pri­ma­ria de la SEP in­clu­yen el te­ma de equi­dad de gé­ne­ro. To­dos los pro­gra­mas es­tán en­fo­ca­dos a erra­di­car los es­te­reo­ti­pos y dan una bue­na orien­ta­ción pa­ra que se abran po­si­bi­li­da­des y los ni­ños pue­dan rom­per con los ro­les de gé­ne­ro. Sí se es­tán ha­cien­do co­sas des­de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra ter­mi­nar con es­tos pa­tro­nes pe­ro en la prác­ti­ca to­da­vía hay mu­chas co­sas que no se ha­cen. Una co­sa es la prác­ti­ca y otra la eje­cu­ción del pro­gra­ma”, ex­pli­ca Ai­ta­na Farré, psi­có­lo­ga por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM) y fun­da­do­ra de Ar­ti­lu­gio.

Ar­ti­lu­gio es una pro­pues­ta te­ra­péu­ti­ca que bus­ca me­dian­te el jue­go y el ar­te pro­mo­ver pro­ce­sos cog­ni­ti­vos, afec­ti­vos y so­cia­les, que per­mi­tan desa­rro­llar y for­ta­le­cer com­pe­ten­cias pa­ra la con­vi­ven­cia, el au­to­co­no­ci­mien­to y la acep­ta­ción pro­pia de las ni­ñas y los ni­ños.

Ai­ta­na Farré, quien tra­ba­ja con 10 es­cue­las de la Ciu­dad de Mé­xi­co, des­ta­ca que las creen­cias de los pro­fe­so­res in­flu­yen en la for­ma de ma­ne­jar los con­te­ni­dos en­fo­ca­dos a la equi­dad de gé­ne­ro y rom­per es­te­reo­ti­pos.

Por eso, pro­po­ne “ca­pa­ci­tar pro­fe­so­res a tra­vés de ta­lle­res vi­ven­cia­les cons­tan­tes, don­de se abra la op­ción del diá­lo­go y la re­fle­xión pa­ra de­cons­truir to­das es­tas creen­cias que ya es­tán muy arrai­ga­das de lo que sig­ni­fi­ca ser un hom­bre y ser una mu­jer”.

“Y có­mo ha si­do su pro­pio pro­ce­so den­tro de la cons­truc­ción de iden­ti­dad y de los ro­les de gé­ne­ro, qué efec­to ha te­ni­do en ellos y có­mo pue­den pro­mo­ver la equi­dad. En la prác­ti­ca, ellos re­pi­ten la for­ma en que fue­ron edu­ca­dos y sus pro­pias vi­ven­cias, aun­que ten­gan la teo­ría de que de­ben fo­men­tar la equi­dad”.

Edu­car des­de di­fe­ren­tes án­gu­los

La di­rec­to­ra del Co­le­gio Anton S. Ma­ka­ren­ko re­co­mien­da “pro­mo­ver los re­creos di­ver­ti­dos, el avan­zar pri­me­ro las fi­las de ni­ños y ni­ñas en un día y otro, no ha­cer di­fe­ren­cias de gé­ne­ro en cuan­to a cier­tas ac­ti­vi­da­des, co­mo lim­piar so­lo las ni­ñas y car­gar las ban­cas so­lo los ni­ños”; ade­más, Mo­ra­les Rou­ra aña­de la im­por­tan­cia de erra­di­car co­men­ta­rios don­de se con­ci­be a la mu­jer co­mo al­guien frá­gil.

“El in­ven­tar jue­gos don­de las ni­ñas ten­gan otro ti­po de ro­les y no siem­pre que jue­guen a la ma­má o a la co­mi­di­ta”. Fi­nal­men­te, se de­be “in­cen­ti­var el tra­ba­jo mix­to en las au­las”, des­ta­ca Dul­ce Ma­ría Mo­ra­les.

Otra área es des­de la psi­co­lo­gía, “con­for­me más com­pe­ten­cias psi­co­so­cia­les desa­rro­lla­das ten­gan los ni­ños, exis­ti­rán me­nos es­te­reo­ti­pos; es de­cir, que sean ni­ños a quie­nes se les per­mi­te te­ner opciones y po­si­bi­li­da­des pa­ra ser crea­ti­vos, que ten­gan un pen­sa­mien­to más fle­xi­ble, que en­tien­dan que no so­lo lo que ellos pien­san es­tá bien, sino que tam­bién nos en­ri­que­ce co­no­cer lo que otras per­so­nas opi­nan”, ex­pli­ca Ai­ta­na Farré.

Es im­por­tan­te “fo­men­tar la au­to­es­ti­ma y la se­gu­ri­dad individual. Los ni­ños de­ben en­ten­der que no im­por­ta si son ni­ñas o ni­ños, de igual for­ma de­ben sen­tir­se sa­tis­fe­chos con ellos mis­mos. Ser ni­ña no es­tá mal, no sig­ni­fi­ca va­ler me­nos. Por­que si se sien­ten se­gu­ros de sí mis­mos, no ten­drán ne­ce­si­dad de cri­ti­car al otro”, de­ta­lla la fun­da­do­ra de Ar­ti­lu­gio.

Ade­más, aña­de que des­de ca­sa es im­por­tan­te que las ni­ñas y los ni­ños vean que ma­má y pa­pá pue­den lle­var a ca­bo ro­les que so­cial­men­te es­tán mar­ca­dos pa­ra es­pe­cí­fi­ca­men­te hom­bres o pa­ra mu­je­res; por ejem­plo, “que la ma­má tra­ba­ja, que el pa­pá la­va tras­tes o que tam­bién se vis­te de rosa, que la ma­má no siem­pre tie­ne que usar fal­da. Que no so­lo se ha­ce lo que di­ce el pa­pá, sino que hay un acuer­do mu­tuo en­tre los dos. Y mu­cho re­for­zar el que ellos pue­dan ele­gir los ju­gue­tes y los jue­gos, y no por ele­gir un jue­go es­pe­cí­fi­co se les mar­que es­to de por­que eres ni­ña no pue­des te­ner un ba­lón y tú por ni­ño no pue­des te­ner una co­ci­na o una mu­ñe­ca. Hay que fa­vo­re­cer las po­si­bi­li­da­des”.

“Si lo que que­re­mos es lo­grar que el mun­do sea me­jor, de­be­mos em­pe­zar des­de los ni­ños. Ayu­dar­los a que sean ni­ños se­gu­ros de sí mis­mos, que res­pe­ten al otro. Hay que fo­men­tar tam­bién en­tre los maes­tros com­pe­ten­cias psi­co­so­cia­les pa­ra que no se de­di­quen a per­pe­tuar es­tos ro­les de gé­ne­ro que al fi­nal lo que pro­vo­can es vio­len­cia”, con­clu­ye la es­pe­cia­lis­ta.

16

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.