LOS RE­TOS EDU­CA­TI­VOS PA­RA LA IGUAL­DAD

Los mo­de­los edu­ca­ti­vos im­pe­ran­tes no cuen­tan con un ade­cua­do eje for­ma­ti­vo en ma­te­ria de gé­ne­ro.

Milenio - Todas - - Consejo Consultivo - ROSA ROJAS PA­RE­DES Rosa Rojas Pa­re­des, Dra. en Coope­ra­ción y Bie­nes­tar So­cial, in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra y del Ins­ti­tu­to de Ges­tión y Li­de­raz­go So­cial pa­ra el Fu­tu­ro, A.C.

El de­ba­te so­bre los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro y sus consecuencias lle­va dé­ca­das en la pa­les­tra. Di­ver­sos ac­to­res so­cia­les di­fun­den di­fe­ren­tes es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro, ori­gi­nan­do, en no po­cas oca­sio­nes, efec­tos da­ñi­nos en los ni­ños, ni­ñas y jó­ve­nes en for­ma­ción; di­ver­sos es­tu­dios es­ta­ble­cen que los es­te­reo­ti­pos se afian­zan de ma­ne­ra no­ci­va al­re­de­dor de los 10 años, en el inicio de la ado­les­cen­cia. A ni­vel glo­bal ob­ser­va­mos có­mo, des­de las so­cie­da­des más con­ser­va­do­ras a las li­be­ra­les, de las más ri­cas a las más po­bres “in­terio­ri­zan muy pron­to el mi­to de que las ni­ñas son vul­ne­ra­bles y los chi­cos son fuer­tes e in­de­pen­dien­tes” (OMS, 2017). Fren­te a ello, la es­cue­la si­gue sien­do cru­cial pa­ra edu­car des­de una pers­pec­ti­va de igual­dad en­tre los gé­ne­ros. La edu­ca­ción si­gue sien­do una de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes so­cia­li­za­do­ras de va­lo­res y ac­ti­tu­des; sin em­bar­go, los mo­de­los edu­ca­ti­vos im­pe­ran­tes no cuen­tan con un ade­cua­do eje for­ma­ti­vo en ma­te­ria de gé­ne­ro. Mu­chas vo­ces de aca­dé­mi­cos y ciu­da­da­nos de­man­dan una edu­ca­ción ba­sa­da en la igual­dad don­de los di­ver­sos ac­to­res so­cia­les ac­túen con res­pon­sa­bi­li­dad y vi­sión de gé­ne­ro.

La su­pera­ción de los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro en la edu­ca­ción y en la so­cie­dad no so­lo be­ne­fi­cia en el plano individual y en el ejer­ci­cio de una nue­va ciu­da­da­nía, sino que con­tri­bui­rá a un desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co más in­clu­si­vo, di­ver­so y jus­to, co­mo lo se­ña­la el es­tu­dio men­cio­na­do “Li­ber­tad, au­to­no­mía e igual­dad son las cla­ves del dis­cur­so de los/ as adul­tos/as en re­la­ción con el fu­tu­ro pro­fe­sio­nal de ni­ños y ni­ñas. Sin em­bar­go, per­sis­ten es­te­reo­ti­pos y ses­gos de gé­ne­ro que con­di­cio­nan es­te an­he­lo” ( Bon­der: 22).

La edu­ca­ción en cual­quier ám­bi­to dis­ci­pli­na­rio de­be pro­cu­rar tam­bién la igual­dad en­tre los se­res hu­ma­nos. La pers­pec­ti­va de gé­ne­ro es trans­ver­sal y se pue­de fo­men­tar des­de cual­quier dis­ci­pli­na y pro­gra­ma aca­dé­mi­co. La for­ma­ción de una nue­va ciu­da­da­nía en ni­ños, ni­ñas y jó­ve­nes tie­ne que ver con va­lo­res de res­pe­to a las di­fe­ren­tes ma­ne­ras de ver el mun­do, in­clu­yen­do los di­ver­sos enfoques fi­lo­só­fi­cos y cien­tí­fi­cos, des­de los di­fe­ren­tes pa­ra­dig­mas y la com­ple­ji­dad de los te­mas de es­tu­dio; edu­car en la to­le­ran­cia y apre­cio a lo di­fe­ren­te en­ri­que­ce a los alum­nos, in­de­pen­dien­te­men­te de su cre­do, ori­gen ét­ni­co o na­cio­na­li­dad y po­dría con­tri­buir a des­te­rrar con­duc­tas y sen­ti­mien­tos xe­nó­fo­bos, en con­se­cuen­cia, edu­car pa­ra la igual­dad de gé­ne­ro con­lle­va edu­car pa­ra la vi­gen­cia de los de­re­chos hu­ma­nos.

Si, ade­más, edu­ca­mos en el diá­lo­go in­ter­cul­tu­ral y el res­pe­to al me­dio am­bien­te, es­pe­cial­men­te, a la na­tu­ra­le­za, es­ta­re­mos edu­can­do de ma­ne­ra in­te­gral y de­mo­crá­ti­ca a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras y ac­tua­les.

Los maes­tros de­be­rían po­ner en jue­go su crea­ti­vi­dad. El do­cen­te de cual­quier ni­vel edu­ca­ti­vo se­lec­cio­na y ela­bo­ra sus re­cur­sos di­dác­ti­cos, eli­ge con­te­ni­dos y las lec­tu­ras apro­pia­das. Aún con li­bros de tex­to in­com­ple­tos y par­cia­les en ma­te­ria de gé­ne­ro, pue­den te­ner una ac­ti­tud in­no­va­do­ra y des­de el au­la ir crean­do una men­ta­li­dad ale­ja­da de las pau­tas pa­triar­ca­les y es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro.

Si bien en Mé­xi­co mu­chas co­sas es­tán cam­bian­do y te­ne­mos avan­ces im­por­tan­tes en de­re­chos, po­lí­ti­cas pú­bli­cas y pro­gra­mas gu­ber­na­men­ta­les que pro­mue­ven la igual­dad de gé­ne­ro, le­jos es­ta­mos de lo­grar la igual­dad sus­tan­ti­va pa­ra las me­xi­ca­nas de to­das las eda­des.

Las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro pue­den cam­biar, se­ría un pro­ce­so más rá­pi­do y pro­fun­do si las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas se preo­cu­pa­ran de que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo me­xi­cano con­ta­ra con un mo­de­lo edu­ca­ti­vo ba­sa­do en la igual­dad de gé­ne­ro, el res­pe­to al me­dio am­bien­te y el diá­lo­go cul­tu­ral.

Mu­chas vo­ces de aca­dé­mi­cos y ciu­da­da­nos de­man­dan una edu­ca­ción ba­sa­da en la igual­dad don­de los di­ver­sos ac­to­res so­cia­les ac­túen con res­pon­sa­bi­li­dad y vi­sión de gé­ne­ro

RE­FE­REN­CIAS: Bon­der, G. (2017). In­fan­cia, Cien­cia y Tec­no­lo­gía: una análisis de gé­ne­ro des­de el en­torno fa­mi­liar, edu­ca­ti­vo y cul­tu­ral. (C. U. Ar­gen­ti­na., Ed.) Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na. OMS. (2017). Glo­bal Early Ado­les­cent Study. Edi­ción elec­tró­ni­ca. (OMS/ GEAS, Ed.) Bos­ton, EU: OMS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.