Es­pe­cia­lis­ta de Gé­ne­ro en Edu­ca­ción

Milenio - Todas - - Carta Editorial - ROSA MA­RÍA GON­ZÁ­LEZ JI­MÉ­NEZ Rosa Ma­ría Gon­zá­lez Ji­mé­nez, Es­pe­cia­lis­ta de Gé­ne­ro en Edu­ca­ción, Uni­ver­si­dad Pe­da­gó­gi­ca Na­cio­nal.

Des­de que una mu­jer sa­be que es­tá em­ba­ra­za­da y de­sea te­ner al be­bé, hay una se­rie de fan­ta­sías que se jue­gan en torno a su fu­tu­ro: que sea el me­jor fut­bo­lis­ta o un gran cien­tí­fi­co, o bien, si es ni­ña, que sea fe­liz y le to­que un buen ma­ri­do. Son las coor­de­na­das de su fu­tu­ro.

La ma­dre y/o el pa­dre –o am­bos pa­dres o am­bas ma­dres, de­pen­dien­do del ti­po de fa­mi­lia–, se­rán quie­nes fi­jen las nor­mas (no siem­pre ex­plí­ci­tas) de cuál es la ac­tua­ción “nor­mal” pa­ra una ni­ña o un ni­ño; ellos mis­mos, en su tiem­po y en­torno cul­tu­ral, apren­die­ron las pau­tas a se­guir.

Es­tas pri­me­ras orien­ta­cio­nes fre­cuen­te­men­te se re­fuer­zan en la es­cue­la no por ma­la in­ten­ción del pro­fe­so­ra­do; sim­ple­men­te apren­die­ron en los li­bros de Bio­lo­gía o de Psi­co­lo­gía In­fan­til que el mun­do se di­vi­de en dos y que en el mun­do ideal las ni­ñas y mu­je­res “na­tu­ral­men­te” son fe­me­ni­nas y ellos “na­tu­ral­men­te” mas­cu­li­nos.

Si bien las hor­mo­nas con­di­cio­nan, en al­gu­na me­di­da, la voz o la for­ma del cuer­po, de ello no ne­ce­sa­ria­men­te se de­ri­va que la ac­tua­ción sea ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te.

Son es­tos li­bros de Bio­lo­gía los que en la es­cue­la re­pe­ti­rán que hay dos y so­lo dos for­mas de ser hu­mano: mu­jer u hom­bre, lo que re­fuer­za eso que los psi­có­lo­gos lla­ma­ban ro­les se­xua­les. Lo cu­rio­so de es­te he­cho pre­sen­ta­do co­mo uni­ver­sal, es que ca­da ge­ne­ra­ción im­pri­me su se­llo par­ti­cu­lar en torno al ideal de qué ac­ti­vi­da­des rea­li­zar en ca­sa y fue­ra, có­mo ves­tir, qué es­tu­diar y en qué tra­ba­jar.

Por lo de­más, no pue­de sos­la­yar­se el pe­so que la in­dus­tria cul­tu­ral tie­ne en la con­for­ma­ción de iden­ti­da­des di­co­tó­mi­cas. Des­de el na­ci­mien­to has- ta la muer­te anun­cian ro­pa, ju­gue­tes, in­su­mos y tec­no­lo­gías di­fe­ren­cia­das por se­xo.

Ade­más, si la ima­gen de ser “mu­jer u hom­bre” pro­vie­ne de mo­de­los ex­tran­je­ros ( Bri­git­te Bar­dot-Angelina Jolie o Ro­bert Red­for­dLeo­nar­do DiCa­prio) siem­pre es­ta­re­mos in­ten­tan­do imi­tar­los, con frus­tra­ción por ha­ber­se cons­ti­tui­do un mo­de­lo de be­lle­za que no co­rres­pon­de al me­xi­cano.

Co­ti­dia­na­men­te, na­die cum­ple a ca­ba­li­dad las nor­mas y mo­de­los fi­ja­dos pa­ra la fe­mi­ni­dad o la mas­cu­li­ni­dad –ti­pos idea­les, pe­ro no la reali­dad–. Ade­más de pre­sen­tar­los co­mo su­je­tos in­va­rian­tes –siem­pre los mis­mos– cuan­do a ra­tos po­de­mos ser dul­ces y ca­ri­ño­sos, y en otros mo­men­tos agre­si­vas y des­con­si­de­ra­das.

La me­jor me­di­ci­na pa­ra una bue­na edu­ca­ción es apren­der a mi­rar­nos des­de nues­tra pro­pia ge­nea­lo­gía, nues­tras ma­dres y abue­las, pa­dres y abue­los, y co­piar lo me­jor que ellos nos han le­ga­do y dis­cul­par – co­mo ca­si siem­pre lo ha­ce­mos– aque­llos mo­men­tos que no ac­tua­ron co­mo es­pe­rá­ba­mos.

Sa­be­mos de ma­te­ria­les y for­ma­ción que el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res y la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca im­pul­san pa­ra erra­di­car com­por­ta­mien­tos se­xis­tas. No po­de­mos res­pon­sa­bi­li­zar so­la­men­te a los agen­tes edu­ca­ti­vos de lo que no ocu­rre fue­ra de sus mu­ros, ya que si bien, se­gu­ra­men­te in­ci­di­rán al­gu­nos de ellas y ellos pa­ra erra­di­car el se­xis­mo y la vio­len­cia con­tra las mu­je­res, por sí mis­ma la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va no pue­de trans­for­mar un mun­do ca­da vez más vio­len­to. Es mo­men­to de llamar tam­bién a cuen­tas a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y em­pre­sas co­mer­cia­les.

No pue­de sos­la­yar­se el pe­so que la in­dus­tria cul­tu­ral tie­ne en la con­for­ma­ción de iden­ti­da­des di­co­tó­mi­cas. Des­de el na­ci­mien­to has­ta la muer­te anun­cian ro­pa, ju­gue­tes, in­su­mos y tec­no­lo­gías di­fe­ren­cia­das por se­xo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.