Lic. en De­re­cho

Cuan­do ini­cia el pro­ce­so de so­cia­li­za­ción en la pri­me­ra in­fan­cia, se crea una di­fe­ren­cia­ción de los ro­les de gé­ne­ro y los ni­ños y las ni­ñas que­dan su­je­tos a las nor­mas que de­fi­nen lo “mas­cu­lino” y lo “femenino”.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - GUS­TA­VO GA­MA­LIEL MARTÍNEZ PA­CHE­CO Li­cen­cia­do en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co. DIF CDMX. Gus­ta­vo Ga­ma­liel Martínez Pa­che­co,

La igual­dad de las per­so­nas en dig­ni­dad y de­re­chos sin dis­tin­ción al­gu­na es el fun­da­men­to prin­ci­pal de la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos (1948). La Ley Ge­ne­ral de De­re­chos de las Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes es­ta­ble­ce el De­re­cho a la Igual­dad Sus­tan­ti­va, es­to sig­ni­fi­ca que to­das las per­so­nas me­no­res de edad tienen de­re­cho al mis­mo tra­to y opor­tu­ni­da­des pa­ra el go­ce de sus de­re­chos.

Sin em­bar­go, es­te de­re­cho se ve vul­ne­ra­do, de­bi­do a que aún an­tes del na­ci­mien­to, du­ran­te el pro­ce­so de ges­ta­ción, se ge­ne­ran ex­pec­ta­ti­vas so­bre las for­mas de con­du­cir­se y ac­tuar de acuer­do con el se­xo del be­bé; por ejem­plo, se asig­nan co­lo­res es­pe­cí­fi­cos pa­ra la ves­ti­men­ta, se­gún los or­de­na­mien­tos so­cia­les, una vez que se co­no­ce si se­rá hom­bre o mu­jer.

Quie­nes ro­dean a la mu­jer em­ba­ra­za­da co­mien­zan a juz­gar el va­lor de los hom­bres res­pec­to de las mu­je­res. Esas ideas es­te­reo­ti­pa­das se re­fuer­zan en ni­ños y ni­ñas con­for­me van cre­cien­do, de­bi­do a que los fa­mi­lia­res, el per­so­nal do­cen­te y la so­cie­dad en ge­ne­ral tienen ex­pec­ta­ti­vas dis­tin­tas pa­ra los ni­ños que pa­ra las ni­ñas.

Una vez que ini­cia el pro­ce­so de so­cia­li­za­ción du­ran­te la pri­me­ra in­fan­cia, hay una di­fe­ren­cia­ción de los ro­les de gé­ne­ro a par­tir de los es­te­reo­ti­pos de lo que sig­ni­fi­ca ser hom­bre y ser mu­jer en nues­tra so­cie­dad.

Es­to su­ce­de en to­dos los ám­bi­tos de desa­rro­llo de la in­fan­cia, prin­ci­pal­men­te en la fa­mi­lia y la es­cue­la. Los ni­ños y las ni­ñas que­dan su­je­tos des­de muy tem­pra­na edad a las nor­mas que de­fi­nen lo “mas­cu­lino” y lo “femenino”. A los ni­ños se les di­ce que no de­ben llo­rar, que no de­ben sen­tir te­mor, que no de­ben per­do­nar y que de­ben ser enér­gi­cos y fuer­tes. A las ni­ñas, por otro la­do, se les re­quie­re que no sean exi­gen­tes, que perdonen, que sean com­pla­cien­tes, ser­vi­cia­les y que se “com­por­ten co­mo da­mas”.

Esos pa­pe­les que se asig­nan a los ni­ños y las ni­ñas en fun­ción del sis­te­ma se­xo-gé­ne­ro y las ex­pec­ta­ti­vas que se ci­fran en ellos y ellas crean pro­fun­das de­sigual­da­des y bre­chas so­cia­les que se ven re­fle­ja­das des­de la in­fan­cia y has­ta la vi­da adul­ta. Uno de los ejem­plos más evi­den­tes de es­ta di­fe­ren­cia­ción es el jue­go. Exis­ten jue­gos y ju­gue­tes que per­pe­túan ro­les y es­te­reo­ti­pos, asig­nán­do­le a las ni­ñas las la­bo­res de cui­da­do, crian­za, cues­tio­nes de be­lle­za y cui­da­do per­so­nal; en­vian­do men­sa­jes acer­ca de su com­por­ta­mien­to; de­ben ser sen­si­bles, ho­ga­re­ñas, maternales y su­mi­sas. Mien­tras que en­tre los ni­ños se pro­mue­ven jue­gos pa­ra el desa­rro­llo fí­si­co, cien­tí­fi­co y ju­gue­tes que in­ci­tan a la agre­sión y re­so­lu­ción vio­len­ta de con­flic­tos; es­pe­ran­do que sean ac­ti­vos, do­mi­nan­tes, au­to­ri­ta­rios, in­de­pen­dien­tes y com­pe­ti­ti­vos.

Es­tas con­duc­tas re­for­za­das y apren­di­das des­de una tem­pra­na edad van ge­ne­ran­do una nor­ma­li­za­ción de la vio­len­cia de gé­ne­ro. Jus­ti­fi­can­do, de for­ma erró­nea, que los hom­bres sean vio­len­tos de­bi­do a la creen­cia fal­sa de que son na­tu­ral­men­te agre­si­vos. Y obli­gan­do a las mu­je­res a acep­tar un pa­pel de su­mi­sión y acep­ta­ción de es­ta vio­len­cia.

Es im­por­tan­te que co­men­ce­mos a to­mar me­di­das que im­pac­ten di­rec­ta­men­te a es­ta di­fe­ren­cia­ción en­tre ni­ños y ni­ñas. Ne­ce­si­ta­mos pro­mo­ver jue­gos y ju­gue­tes in­clu­si­vos, que fo­men­ten otros ti­pos de ha­bi­li­da­des a los ro­les clá­si­cos de gé­ne­ro, de­jar de asig­nar có­di­gos de ves­ti­do y arre­glo per­so­nal de acuer­do con el se­xo, co­mo que las ni­ñas lle­ven fal­da en el uni­for­me es­co­lar y los ni­ños el ca­be­llo cor­to.

En es­te sen­ti­do, una ma­ne­ra de ga­ran­ti­zar el de­re­cho a la igual­dad sus­tan­ti­va es impulsar ac­cio­nes que in­ci­dan en la trans­for­ma­ción de los ro­les y es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro, de ma­ne­ra que ni­ños y ni­ñas pue­dan ele­gir li­bre­men­te so­bre su iden­ti­dad.

Esos pa­pe­les que se asig­nan a los ni­ños y las ni­ñas en fun­ción del sis­te­ma se­xo-gé­ne­ro y esas ex­pec­ta­ti­vas que se ci­fran en ellos, crean pro­fun­das de­sigual­da­des y bre­chas so­cia­les que se re­fle­jan en la in­fan­cia y la vi­da adul­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.