SÉ LA MU­JER QUE TE DÉ LA GA­NA DE SER

Milenio - Todas - - Consejo Social - Co­mu­ni­có­lo­ga. RAQUEL ARELY TO­RRES MIRANDA Raquel Arely To­rres Miranda,

Des­de an­tes de na­cer, las ni­ñas es­ta­mos ro­dea­das de es­te­reo­ti­pos que nos van in­di­can­do có­mo sí y có­mo no de­be­mos ser se­gún las exi­gen­cias so­cio­cul­tu­ra­les de la épo­ca en que vi­vi­mos. Es increíble que aún exis­tan en nues­tros días, mi­les de pre­jui­cios en con­tra de las ni­ñas. Co­mo mues­tra, hay mi­les de ejem­plos, co­mo el prio­ri­zar el na­ci­mien­to de un va­rón con ra­zo­nes tan dis­cri­mi­na­to­rias co­mo “se va a per­der el ape­lli­do”, “hay que per­pe­tuar la fa­mi­lia”, “las vie­jas (sic) so­lo vie­nen a su­frir”, “pa­ra que gas­to en ella, si fi­nal­men­te se va a ca­sar y la van a man­te­ner”, “las ni­ñas son un es­tu­che pa­ra ca­ba­lle­ros” y una lis­ta tris­te­men­te in­ter­mi­na­ble de di­chos y frases populares que nos re­fle­jan el odio ha­cia las mu­je­res, des­de que so­mos ni­ñas. No es co­sa fá­cil edu­car a las ni­ñas ba­jo un es­que­ma de igual­dad cuan­do te­ne­mos to­do un con­tex­to que nos ha ven­di­do por si­glos la idea de que las mu­je­res y, en especial, las ni­ñas, tienen me­nos de­re­chos por el sim­ple he­cho de ser­lo.

Pe­ro, ¿có­mo es la si­tua­ción de las ni­ñas en el mun­do? A pe­sar de to­dos los es­fuer­zos y los va­lio­sí­si­mos avan­ces, nos si­gue fal­tan­do mu­cho por ha­cer. Por ejem­plo: • 70 mi­llo­nes de ni­ñas fue­ron víc­ti­mas de vio­len­cia fí­si­ca an­tes de los 15 años. • 64 mi­llo­nes de ni­ñas en to­do el mun­do es­tán ca­sa­das. • 120 mi­llo­nes de ni­ñas han si­do víc­ti­mas de re­la­cio­nes se­xua­les for­za­das

(vio­la­cio­nes) y otras agre­sio­nes. • 126 mi­llo­nes de ni­ñas y ado­les­cen­tes pien­san que a ve­ces se jus­ti­fi­ca que

un hom­bre gol­pee a su es­po­sa. • 11% de las ni­ñas con­traen ma­tri­mo­nio an­tes de cum­plir 15 años. • 3 de ca­da 10 adul­tos creen que hay que re­cu­rrir al cas­ti­go fí­si­co pa­ra edu­car y so­lo 36 na­cio­nes en el mun­do brin­dan pro­tec­ción ju­rí­di­ca a me­no­res con­tra to­da for­ma de cas­ti­go. • 84 mi­llo­nes de ado­les­cen­tes de 15 a 19 años han su­fri­do al­gún ti­po de

vio­len­cia por par­te de sus pa­re­jas (es­po­sos o no­vios). • 92 mi­llo­nes de ni­ñas de 10 años o más han su­fri­do mu­ti­la­ción ge­ni­tal en Áfri­ca.

En Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, ca­si 20% de los par­tos son de ma­dres ado­les­cen­tes y en Mé­xi­co, hay 19.3 mi­llo­nes de ni­ñas de 0 a 18 años, es de­cir, son 36.2% de las mu­je­res me­xi­ca­nas, de las cua­les, 204,000 ado­les­cen­tes de 15 a 17 años y 11,682 ni­ñas de 10 a 14 años ya son ma­más, lo cual, co­mo ha si­do de­mos­tra­da en in­fi­ni­dad de in­ves­ti­ga­cio­nes, la ma­yo­ría de es­tas ni­ñas no ter­mi­na­rá sus es­tu­dios lo cual, ca­si ine­vi­ta­ble­men­te, las con­de­na­rá a te­ner una me­nor ca­li­dad de em­pleo y muy se­gu­ra­men­te, re­ci­bi­rán un suel­do mu­cho me­nor a lo que de­be­rían ga­nar pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas.

Tam­bién es sa­bi­do que un año ex­tra de pri­ma­ria en las ni­ñas, ele­va su even­tual sa­la­rio en 10-20% y, con­for­me au­men­ta su es­co­la­ri­dad, las mu­je­res tienen más po­si­bi­li­da­des de un sa­la­rio ma­yor.

Se­gún da­tos de la En­cues­ta In­ter­cen­sal 2015, en Mé­xi­co, 63.3% de ni­ñas de 3 a 5 años de edad cuen­ta con al­gún gra­do de prees­co­lar, re­fle­jan­do es­to que 1,146,359 no asis­ten a la es­cue­la. Cuan­do las ni­ñas es­tán en el ran­go de 6 a 11 años, de ca­da 100 ni­ñas, dos no asis­ten a la es­cue­la y el por­cen­ta­je de ni­ñas que no tienen ha­bi­li­dad de lec­toes­cri­tu­ra es has­ta de 16.2% en al­gu­nas po­bla­cio­nes.

Sin du­da, se han he­cho gran­des es­fuer­zos por impulsar el ac­ce­so de las ni­ñas a las au­las, sin em­bar­go, eso es so­lo el prin­ci­pio del gran re­to que se tie­ne en­fren­te. Se de­be tam­bién ga­ran­ti­zar que la edu­ca­ción que re­ci­ban es­té li­bre de ses­gos se­xis­tas que abo­nen a los es­te­reo­ti­pos que co­mún­men­te las ro­dean en las di­fe­ren­tes es­fe­ras de su vi­da.

Hay di­ver­sos es­tu­dios que ha­blan so­bre es­te­reo­ti­pos y ha­cen evi­den­te el im­pac­to que és­tos tienen en la vi­da de las per­so­nas. Ro­bert W. Blum, Kris­tin Mma­ri, y Ca­ro­li­ne Mo­reau pu­bli­ca­ron un es­tu­dio en el Jour­nal of Ado­les­cent Health don­de de­mues­tran que a la edad de 10 años los ni­ños y las ni­ñas tienen de­fi­ni­das mu­chas de las ha­bi­li­da­des, des­tre­zas o im­po­si­bi­li­da­des de hom­bres o mu­je­res, se­gún lo que la so­cie­dad les ha di­cho o mos­tra­do de lo que pue­de o no ha­cer ca­da per­so­na se­gún su se­xo.

Es­ta in­ves­ti­ga­ción en con­cre­to se ba­sa en el pe­rio­do de la preado­les­cen­cia y se lle­vó a ca­bo en 15 paí­ses di­fe­ren­tes: Ecua­dor, Bo­li­via, Bél­gi­ca, Es­co­cia, Es­ta­dos Uni­dos, Su­dá­fri­ca, Ma­la­wi, Ken­ya, Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, Bur­ki­na Fa­so, Nigeria, Egip­to, Viet­nam, Chi­na e In­dia.

A pe­sar de las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les, es­te es­tu­dio mues­tra las gran­des similitudes que se dan cuan­do se ha­bla de es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro, de­ci­dien­do agru­par las consecuencias de és­tos en los si­guien­tes cin­co pun­tos: 1. El mi­to he­ge­mó­ni­co. Es­te mi­to ha­ce alu­sión a la idea de que las ni­ñas son vul­ne­ra­bles mien­tras que los chi­cos son fuer­tes e in­de­pen­dien­tes. In­clu­so en los ca­sos don­de los pa­dres re­co­no­cían la vul­ne­ra­bi­li­dad co­mo un de­re­cho de sus hi­jos se­guían pro­te­gien­do más a sus hi­jas. 2. La pu­ber­tad pa­ra las chi­cas co­mo la re­pre­sen­ta­ción de la se­xua­li­dad y el se­xo. Mien­tras que la pu­ber­tad en los chi­cos se en­tien­de co­mo un pa­so a la ma­du­rez, y a con­ver­tir­se en “un hom­bre”. Pa­ra las chi­cas co­mien­za una épo­ca de ocul­tar­se, de no mos­trar, de no in­si­nuar, de es­con­der su cuer­po y de en­ten­der su se­xua­li­dad co­mo al­go su­cio; pe­ro que hay que pre­ser­var a to­da cos­ta. 3. Me­nor mo­vi­li­dad en las chi­cas. Pa­ra ellas tam­bién su­po­ne te­ner cui­da­do de an­dar por de­ter­mi­na­dos si­tios o ha­cer­lo a de­ter­mi­na­das ho­ras. Pa­ra ellos es­ta res­tric­ción de mo­vi­mien­to no tie­ne lu­gar. 4. Los chi­cos son un pro­ble­ma: el men­sa­je que les lle­ga a las chi­cas es que se ale­jen de ellos. Has­ta aho­ra no ha­bía ha­bi­do nin­gún pro­ble­ma en par­ti­ci­par jun­tos en ac­ti­vi­da­des o afi­cio­nes. Pe­ro la nue­va eta­pa mar­ca un an­tes y un des­pués en el con­cep­to so­bre los chi­cos. Aho­ra se pre­sen­tan co­mo un pe­li­gro pa­ra ellas. 5. Si al­guien se sa­le de la ca­ji­ta azul o rosa es se­ve­ra­men­te re­pren­di­do. Tan­to chi­cos co­mo chi­cas son cons­cien­tes de lo que se con­si­de­ra ade­cua­do se­gún su se­xo en cuan­to a ex­pre­sión de gé­ne­ro, se­xua­li­dad, iden­ti­dad de gé­ne­ro o bio­lo­gía. To­do lo que no se en­tien­da co­mo “nor­mal” o “co­mún” es­tá en gra­ve ries­go de pa­de­cer bull­ying. El com­pro­mi­so de­be con­ti­nuar, las ni­ñas me­re­cen un fu­tu­ro me­jor, con to­do un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des en el que ellas pue­dan ele­gir, ser la mu­jer que les dé la ga­na de ser.

Se de­be ga­ran­ti­zar que la edu­ca­ción que re­ci­ban es­té li­bre de ses­gos se­xis­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.