UNA DIS­CA­PA­CI­DAD NO ES UNA LI­MI­TAN­TE

Nely Mi­ran­da, la me­da­llis­ta pa­ra­lím­pi­ca que ha pues­to en al­to el nom­bre de Mé­xi­co, pi­de que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad re­ci­ban las mis­mas opor­tu­ni­da­des que los demás.

Milenio - Todas - - Entrevista -

Cuan­do con­cur­sa­ba pa­ra ser se­ño­ri­ta Puer­to de Ve­ra­cruz la en­tre­vis­ta­ron, y una de las pre­gun­tas fue ¿cuál es tu ma­yor mie­do en el mun­do? Ella res­pon­dió que “me mo­ri­ría si me que­da­ba en si­lla de rue­das”, cuen­ta Nely Mi­ran­da. Años des­pués, mien­tras tra­ba­ja­ba en un ban­co, Nely ca­yó por las es­ca­le­ras, lo que le pro­vo­có pér­di­da de me­mo­ria tem­po­ral y cua­dri­ple­jia, la mis­ma dis­ca­pa­ci­dad que la lle­vó a con­ver­tir­se en cam­peo­na pa­ra­lím­pi­ca, pa­ra­pa­na­me­ri­ca­na y mun­dial.

“Cuan­do pa­só to­do y re­cu­pe­ré la me­mo­ria, mi ma­má me en­se­ñó el re­cor­te de aque­lla en­tre­vis­ta, en­ton­ces en­ten­dí que na­die mue­re por una ad­ver­si­dad, sino to­do lo con­tra­rio, es una opor­tu­ni­dad de vi­da que Dios nos da y nos po­ne a prue­ba pa­ra sa­car lo me­jor de no­so­tros. El ri­val más fuer­te a ven­cer, tan­to en una com­pe­ten­cia co­mo en la vi­da co­ti­dia­na, siem­pre va a ser uno mis­mo”, di­ce la atle­ta.

Pri­me­ra zam­bu­lli­da

“Tres años des­pués de mi ac­ci­den­te co­men­cé a re­cu­pe­rar­me, en 2004 tu­ve una re­caí­da, una hi­po­xia de apro­xi­ma­da­men­te cin­co mi­nu­tos, y eso me de­jó cua­dri­plé­ji­ca otra vez. Los mé­di­cos di­je­ron que no po­dían ha­cer na­da por mí, pe­ro es­te pro­nós­ti­co mé­di­co me hi­zo afe­rrar­me a la vi­da”, cuen­ta Nely.

A los 29 años co­men­zó a ir a te­ra­pia, y se dio cuen­ta de que el agua era el úni­co lu­gar don­de po­día sen­tir­se li­ge­ra. Cuan­do no­ta­ron que po­día mo­ver los bra­zos, los es­pe­cia­lis­tas le di­je­ron que si con­ti­nua­ba tra­ba­jan­do así, po­dría ser cam­peo­na pa­ra­lím­pi­ca na­cio­nal.

En­ton­ces lle­gó su pri­me­ra com­pe­ten­cia de na­ta­ción en Morelia, en 2007. Ese día ga­nó cin­co me­da­llas; tres de oro y dos de pla­ta.

De es­ta for­ma, Nely co­men­zó su ca­mino pro­fe­sio­nal. Te­me­ro­sa por al­go nue­vo, pe­ro se­gu­ra de que el es­fuer­zo ren­di­ría fru­tos.

Des­de en­ton­ces, su ca­rre­ra ha es­ta­do lle­na de éxi­tos: ga­nó dos me­da­llas de oro en los Jue­gos Pa­ra­lím­pi­cos de Bei­jing 2008; cua­tro pre­seas de oro y dos de pla­ta en los Pa­ra­pa­na­me­ri­ca­nos de To­ron­to 2015, así co­mo el bron­ce en los Pa­ra­lím­pi­cos de Río 2016.

El pa­pel de la fa­mi­lia

“No so­lo tú ad­quie­res la dis­ca­pa­ci­dad, sino la gen­te que es­tá a tu al­re­de­dor; tu fa­mi­lia, tus hi­jos, tu pa­re­ja. Mi ma­má ac­tua­ba co­mo si no hu­bie­ra pa­sa­do na­da, me tra­ta­ba co­mo al­guien nor­mal y no con una dis­ca­pa­ci­dad; eso me ayu­dó mu­chí­si­mo. Ella siem­pre bus­có la ma­ne­ra de que na­da fue­ra un obs­tácu­lo y que nos fué­ra­mos adap­tan­do”, di­ce Nely.

Su hi­jo es otro de sus mo­to­res. “Cuan­do platicamos de com­pe­ten­cias, lo úni­co que me di­ce es que sien­te ma­ri­po­sas en el es­tó­ma­go, que es­tá or­gu­llo­so de mí y que a ve­ces qui­sie­ra es­tar ahí pa­ra ja­lar­me y que pue­da lle­gar más rá­pi­do a la me­ta”, cuen­ta Nely en­tre ri­sas.

A su hi­jo le ha in­cul­ca­do la idea de que to­do en la vi­da se pue­de lo­grar, a pe­sar de las ad­ver­si­da­des.

Los re­tos

Des­de los Jue­gos de Río 2016, Nely ha su­fri­do cri­sis es­pás­ti­cas y con­vul­sio­nes, que la ale­ja­ron del agua es­te año.

“Hoy por hoy, lo que me to­ca es te­ner tran­qui­li­dad y es­pe­rar la re­so­lu­ción de los mé­di­cos so­bre mi re­in­cor­po­ra­ción; te­ner pa­cien­cia y sa­bi­du­ría pa­ra en­fren­tar lo que ven­ga”, men­cio­na la de­por­tis­ta.

Co­men­ta que su me­jor te­ra­pia es ima­gi­nar­se den­tro del agua. “Mi men­te so­lo pien­sa en eso: es­toy den­tro del agua, es­toy bra­cean­do, na­dan­do en crol, en dor­so. Eso me ayu­da, mi men­te pien­sa que mi cuer­po es­tá ac­ti­vo, aun­que real­men­te no es­tá al 100%”.

A Nely tam­bién le gus­ta­ría crear una fun­da­ción. “Quie­ro ayu­dar a jó­ve­nes in­tere­sa­dos en ser de­por­tis­tas; dar lo me­jor a las per­so­nas que se acer­can bus­can­do el apo­yo que uno no tu­vo cuan­do ini­ció, y que ellos ne­ce­si­tan pa­ra sa­lir ade­lan­te y sen­tir­se or­gu­llo­sos”.

La me­da­llis­ta pa­ra­lím­pi­ca ex­pli­ca que dos gran­des desafíos que en­fren­tan los de­por­tis­tas son los tras­la­dos a los en­tre­na­mien­tos y la fal­ta de pa­tro­ci­nios, pues es­to im­pi­de que ten­gan un buen desem­pe­ño. “Es ra­ro que ten­ga­mos pa­tro­ci­nios, tan­to en ro­pa co­mo en tras­la­dos, lo que afec­ta ca­si to­do”.

Aña­de que “las be­cas no al­can­zan pa­ra el tras­la­do; en oca­sio­nes a ni­vel es­ta­tal no son pa­ga­das en tiem­po y for­ma. Es­to per­ju­di­ca a los atle­tas, ya que se ve in­te­rrum­pi­da su pre­pa­ra­ción pa­ra un even­to im­por­tan­te”.

No obs­tan­te, ella lo­gró sa­lir ade­lan­te. Incluso ter­mi­nó una li­cen­cia­tu­ra en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas y fue dipu­tada fe­de­ral por Ve­ra­cruz en­tre 2010 y 2013.

“Si­go pen­san­do que la dis­ca­pa­ci­dad o te­ner me­da­llas no me ha­ce más ni me­nos que na­die, no pier­do el pi­so, por­que lo úni­co que me se­pa­ra de él son las llan­tas. De ahí en fue­ra, si­go sien­do la mis­ma de siem­pre”, fi­na­li­za Nely.

Las be­cas no al­can­zan pa­ra el tras­la­do, y no son pa­ga­das en tiem­po y for­ma, lo que per­ju­di­ca a los atle­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.