CON ME­NOS OPOR­TU­NI­DA­DES

Las mu­je­res y ni­ñas con dis­ca­pa­ci­dad vi­ven los efec­tos de la po­bre­za y en­fren­tan múl­ti­ples formas de dis­cri­mi­na­ción.

Milenio - Todas - - Conadis - MER­CE­DES JUAN LÓ­PEZ Di­rec­to­ra Ge­ne­ral del Con­se­jo Na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo y la In­clu­sión de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad. Mer­ce­des Juan Ló­pez,

De acuer­do con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INE­GI), 6% de nues­tra po­bla­ción vi­ve con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad; 7.1 mi­llo­nes de per­so­nas que dia­ria­men­te en­fren­tan re­tos adi­cio­na­les pa­ra al­can­zar una vi­da ple­na, tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­ce­der a es­pa­cios y ser­vi­cios pú­bli­cos, es­tu­diar u ob­te­ner un em­pleo que les per­mi­ta rea­li­zar­se. Mien­tras que 53.5% son mu­je­res, de las que 27.2% tie­ne 60 años o más y 3.8% son ni­ñas me­no­res de 14 años; es­to nos in­di­ca que la pre­va­len­cia de la dis­ca­pa­ci­dad es­tá au­men­tan­do con la lon­ge­vi­dad.

Es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar que, pa­ra 2050, 26.5% de la po­bla­ción me­xi­ca­na ten­drá más de 60 años, lo que con­du­ce a un in­cre­men­to pro­gre­si­vo de la dis­ca­pa­ci­dad ori­gi­na­da por caí­das, de­te­rio­ro vi­sual o au­di­ti­vo o en­fer­me­da­des crónicas no trans­mi­si­bles. La Organización Mun­dial de la Salud re­fie­re que, de­bi­do al au­men­to en la es­pe­ran­za de vi­da en el mun­do, ca­da uno de no­so­tros vi­vi­rá, cuan­do me­nos, sie­te años con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad.

En nues­tro país, el ti­po de dis­ca­pa­ci­dad más fre­cuen­te en las mu­je­res es la mo­triz, des­pués la vi­sual, y la cau­sa prin­ci­pal es la en­fer­me­dad, se­gui­da por la edad avan­za­da.

Las mu­je­res y las ni­ñas con dis­ca­pa­ci­dad vi­ven des­pro­por­cio­na­da­men­te los efec­tos de la po­bre­za a ni­vel mun­dial al en­fren­tar múl­ti­ples formas de dis­cri­mi­na­ción y que­dar ex­clui­das de las mis­mas opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo e in­clu­sión en la so­cie­dad; por lo mis­mo, du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción del Pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nieto se adop­ta­ron di­ver­sas me­di­das con el objetivo de con­tar con le­yes y po­lí­ti­cas que pro­te­jan los derechos de las mu­je­res y las ni­ñas con dis­ca­pa­ci­dad, así co­mo bue­nas prác­ti­cas pa­ra re­du­cir las de­sigual­da­des que les afec­tan, co­mo el Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo 2013-2018, que es­ta­ble­ce la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro co­mo es­tra­te­gia trans­ver­sal obli­ga­to­ria e in­clu­ye la con­si­de­ra­ción de pre­su­pues­to es­pe­cí­fi­co.

Con las le­yes en ma­te­ria de dis­ca­pa­ci­dad, in­fan­cia y ado­les­cen­cia e igual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres, se adop­tan me­di­das pa­ra ase­gu­rar los derechos hu­ma­nos y las li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les de mu­je­res y ni­ñas con dis­ca­pa­ci­dad, se re­gu­lan y ga­ran­ti­zan la igual­dad de opor­tu­ni­da­des y de tra­to, y se pro­mue­ven su em­po­de­ra­mien­to y la lu­cha con­tra to­da dis­cri­mi­na­ción ba­sa­da en el se­xo o con­di­ción.

El Con­se­jo Na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo y la In­clu­sión de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad, crea­do en 2011, es­ta­ble­ce la po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, pro­mue­ve sus derechos, in­clu­sión y par­ti­ci­pa­ción. Pa­ra ello, ela­bo­ró el Pro­gra­ma Na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo y la In­clu­sión de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad 2014-2018, que con­si­de­ra ac­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra la atención de mu­je­res y ni­ñas con dis­ca­pa­ci­dad.

Tres de sus ob­je­ti­vos son eva­lua­dos ca­da dos años por el Con­se­jo Na­cio­nal de Eva­lua­ción de la Po­lí­ti­ca de Desa­rro­llo So­cial (CONEVAL). Des­ta­co de 2016, avan­ces en la dis­mi­nu­ción del re­za­go en ac­ce­so a los ser­vi­cios de salud, que en 2014 era de 16.4% y en 2016 de 12%; el re­za­go al ac­ce­so a la edu­ca­ción, que en 2014 era de 51.1% y en 2016 de 48.7%; el avan­ce en el ac­ce­so al tra­ba­jo, con 32.5% en 2014 y, pa­ra 2016 de 39.04%.

Con los pro­gra­mas pa­ra la igual­dad de opor­tu­ni­da­des y no dis­cri­mi­na­ción, y pa­ra pre­ve­nir y erradicar la vio­len­cia con­tra las mu­je­res, se ga­ran­ti­za la igual­dad de gé­ne­ro y se erra­di­can to­das las formas de vio­len­cia con­tra las mu­je­res, con­si­de­ran­do de ma­ne­ra es­pe­cial su edad y su con­di­ción de dis­ca­pa­ci­dad. Du­ran­te la pre­sen­te ad­mi­nis­tra­ción se ha da­do apo­yo a 710 mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad, víc­ti­mas de vio­len­cia.

Con­ta­mos con el Mo­de­lo de atención y cui­da­do in­clu­si­vo pa­ra ni­ños y ni­ñas con dis­ca­pa­ci­dad en las 9,300 Es­tan­cias In­fan­ti­les pa­ra Apo­yar a Ma­dres Tra­ba­ja­do­ras, be­ne­fi­cian­do a 6,000 me­no­res con dis­ca­pa­ci­dad, de los cua­les po­co más de la mi­tad son ni­ñas.

Re­co­no­ce­mos que te­ne­mos re­tos y desafíos co­mo, por ejem­plo, pro­veer a las mu­je­res y ni­ñas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual y psi­co­so­cial; re­for­zar la atención de las mu­je­res y ni­ñas in­dí­ge­nas con dis­ca­pa­ci­dad, que pue­den ser ob­je­to de formas múl­ti­ples e in­ter­re­la­cio­na­das de dis­cri­mi­na­ción y ex­clu­sión so­cial; así co­mo, por el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, el in­cre­men­to pro­gre­si­vo de mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad que re­quie­ren atención es­pe­cia­li­za­da y de pre­ven­ción.

En Mé­xi­co, el ti­po de dis­ca­pa­ci­dad más fre­cuen­te en las mu­je­res es la mo­triz, se­gui­da de la vi­sual, y la cau­sa prin­ci­pal de dis­ca­pa­ci­dad es la en­fer­me­dad, se­gui­da por la edad avan­za­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.