SO­LU­CIO­NES ARMÓNICAS

La de­mo­cra­cia es el me­ca­nis­mo pa­ra aba­tir la de­sigual­dad y la dis­cri­mi­na­ción de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

Milenio - Todas - - Coparmex - CLAU­DIA ISE­LA GUZ­MÁN GON­ZÁ­LEZ @ClauGu­zG Clau­dia Ise­la Guz­mán Gon­zá­lez,

Con­se­je­ra Na­cio­nal de la CO­PAR­MEX. Pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Desa­rro­llo De­mo­crá­ti­co CO­PAR­MEX CDMX.

La de­mo­cra­cia va más allá de los as­pec­tos re­la­cio­na­dos con las elec­cio­nes, se tra­ta del ré­gi­men de prin­ci­pios por los cua­les es po­si­ble es­ta­ble­cer con­di­cio­nes de acuer­dos, so­lu­cio­nes que per­mi­tan la ar­mó­ni­ca con­vi­ven­cia y el res­pe­to a las ga­ran­tías. Exis­ten di­fe­ren­tes ám­bi­tos de la de­mo­cra­cia, uno de ellos es el que se con­ci­be co­mo: de­mo­cra­cia so­cial, de­fi­ni­da por Sar­to­ri co­mo “…la igual­dad, en don­de los miem­bros de la so­cie­dad se vean y se tra­ten co­mo igua­les”.

Es­ta de­mo­cra­cia pro­mue­ve la efec­ti­vi­dad de derechos so­cia­les y la dis­mi­nu­ción de las de­sigual­da­des so­cia­les pa­ra to­da la po­bla­ción. Por ello, se re­la­cio­na con con­cep­tos po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les.

Aho­ra bien, ¿cuál es la re­la­ción de la de­mo­cra­cia con la igual­dad, el desa­rro­llo y la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro? Pues que en to­do ello es po­si­ble sos­te­ner po­lí­ti­cas pú­bli­cas que ayu­den a de­fen­der el res­pe­to a los acuer­dos de las ma­yo­rías, a los derechos de las mi­no­rías y so­lu­cio­nes an­te la dis­cri­mi­na­ción.

En es­te mar­co, es ne­ce­sa­rio vi­si­bi­li­zar que en Mé­xi­co exis­te una po­bla­ción que su­fre una do­ble dis­cri­mi­na­ción, so­cial y eco­nó­mi­ca, y son las mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad. Se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INE­GI, 2010) las mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad re­pre­sen­tan 51.1%, de los 7.7 mi­llo­nes de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en Mé­xi­co. Es­tas mu­je­res su­fren de me­no­res opor­tu­ni­da­des pa­ra la in­clu­sión la­bo­ral y esa es una ver­da­de­ra li­mi­tan­te que se ex­pre­sa en la fal­ta de ca­pa­ci­dad pa­ra ga­ran­ti­zar su au­to­no­mía fi­nan­cie­ra, ya sea por las nu­las o es­ca­sas con­di­cio­nes de ac­ce­si­bi­li­dad o por­que las em­pre­sas, sim­ple­men­te, no cuen­tan con pro­gra­mas o fuen­tes de em­pleo que con­si­de­ren su ta­len­to co­mo re­cur­so hu­mano.

In­cen­ti­var el em­pren­di­mien­to pue­de con­si­de­rar­se co­mo un ins­tru­men­to pa­ra aba­tir la de­sigual­dad, pues se con­vier­te en un me­ca­nis­mo por el cual se ad­quie­re la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar sus pro­pios in­gre­sos, al tiem­po que es po­si­ble ad­qui­rir nue­vas com­pe­ten­cias ha­cia la in­clu­sión al mer­ca­do for­mal del au­to­em­pleo o la em­pre­sa.

El con­tex­to de­mo­crá­ti­co se­ña­la que los hom­bres y las mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad tie­nen derecho al sus­ten­to me­dian­te un tra­ba­jo li­bre­men­te ele­gi­do o acep­ta­do en un mer­ca­do y un en­torno la­bo­ral que sean abier­tos, in­clu­si­vos y ac­ce­si­bles, co­mo re­co­no­ce la Con­ven­ción so­bre los Derechos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad (CDPD) en su ar­tícu­lo 27. Sin em­bar­go, una de las prin­ci­pa­les ba­rre­ras pa­ra el fo­men­to de la par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral y so­cial de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, si­gue sien­do la pro­pia so­cie­dad, ya que es la que nie­ga las opor­tu­ni­da­des pa­ra es­ta po­bla­ción por es­te­reo­ti­pos y pre­jui­cios. Den­tro del ca­tá­lo­go de derechos fun­da­men­ta­les con­tem­pla­dos en la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos, el derecho al ac­ce­so a la jus­ti­cia es un prin­ci­pio bá­si­co del Es­ta­do De­mo­crá­ti­co de Derecho. Con la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de 2011 se in­cre­men­tó el compromiso del país pa­ra ela­bo­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas, pro­to­co­los y le­gis­la­ción pa­ra pro­mo­ver el res­pe­to y pro­te­ger los derechos hu­ma­nos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, al ha­ber ra­ti­fi­ca­do la CDPD, pues se obli­gó a adop­tar to­das las me­di­das le­gis­la­ti­vas y ad­mi­nis­tra­ti­vas pa­ra ha­cer efec­ti­vos sus derechos.

Es aquí don­de es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer que em­pre­sa, so­cie­dad y go­bierno jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal pa­ra es­ta­ble­cer con­di­cio­nes ge­nui­nas ha­cia el em­po­de­ra­mien­to eco­nó­mi­co y la in­clu­sión la­bo­ral, pues no so­lo son con­di­cio­nes que exi­gen el desa­rro­llo, sino prin­ci­pios de­mo­cra­ti­za­do­res que per­mi­ten la par­ti­ci­pa­ción en con­di­cio­nes de equi­dad en la vi­da so­cial y eco­nó­mi­ca del país de to­das y to­dos. Re­co­no­cer­lo es fun­da­men­tal pa­ra es­ta­ble­cer una po­lí­ti­ca de in­clu­sión con di­ver­si­dad, que se ob­ser­ve en los pro­gra­mas de go­bierno. Es­to, co­mo me­di­das pa­ra evi­tar y eli­mi­nar los obs­tácu­los del en­torno, pro­cu­ran­do la me­jo­ra de las con­di­cio­nes de par­ti­ci­pa­ción igua­li­ta­ria, a fin de ga­ran­ti­zar que sea po­si­ble erradicar las ba­rre­ras que afec­tan la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas, in­clu­yen­do a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

Con­si­de­rar el em­po­de­ra­mien­to eco­nó­mi­co de las mu­je­res, ¡de to­das!, no so­lo se tra­ta de una con­di­ción de res­pe­to a sus derechos, sino de una con­di­ción obli­ga­to­ria de desa­rro­llo y pro­gre­so pa­ra ase­gu­rar el cre­ci­mien­to, la ex­pan­sión y el in­cre­men­to de la ca­li­dad de vi­da de nues­tro país.

Los hom­bres y las mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad tie­nen derecho al sus­ten­to me­dian­te un tra­ba­jo li­bre­men­te ele­gi­do o acep­ta­do y un en­torno la­bo­ral que sea abier­to, in­clu­si­vo y ac­ce­si­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.