GABRIELA VILLAFUERTE COELLO

Pre­si­den­ta de la Sa­la Re­gio­nal del Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción

Milenio - Todas - - Contents - GABRIELA VILLAFUERTE COELLO Gabriela Villafuerte Coello, Pre­si­den­ta de la Sa­la Re­gio­nal Es­pe­cia­li­za­da del Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción (TEPJF).

Mé­xi­co ha avan­za­do en la crea­ción de un mar­co jurídico a fa­vor de la igual­dad de gé­ne­ro, pe­ro si no exis­te un cam­bio cul­tu­ral y so­cial, un cam­bio com­ple­to de men­ta­li­dad, no ha­brá ley ni san­ción que fun­cio­ne. Ha­ce dos años, en la pre­sen­ta­ción de su ini­cia­ti­va

“Let Girls Learn” (De­jen que las ni­ñas apren­dan), Mi­che­lle Oba­ma pi­dió que ini­cia­ra un gran cam­bio cul­tu­ral que trans­for­ma­ra las “dis­tin­tas va­ras de me­dir que se apli­can a mu­je­res y hom­bres, ya que la ver­da­de­ra igual­dad no so­lo se con­si­gue con le­yes, sino tam­bién cam­bian­do las men­tes y los co­ra­zo­nes” 1.

La igual­dad por de­re­cho es­tá re­co­no­ci­da en nues­tras le­yes, pe­ro la igual­dad real, la del dis­fru­te de esos de­re­chos, es­tá li­mi­ta­da por la cul­tu­ra, no por las nor­mas. De po­co sir­ve si, por ejem­plo, hay una con­vo­ca­to­ria pa­ra ser jue­ces y jue­zas que es­ti­pu­le la par­ti­ci­pa­ción pa­ri­ta­ria, pe­ro es­tá lle­na de obs­tácu­los por cues­tio­nes de gé­ne­ro, co­mo ha­ber te­ni­do una ca­rre­ra ju­di­cial con­ti­nua o di­ver­sos pues­tos de man­do su­pe­rior, o con­tar con maes­trías o doc­to­ra­dos. Es­tos re­qui­si­tos son di­fí­ci­les de cum­plir pa­ra una mu­jer que es ma­dre o que cui­da una fa­mi­lia, pues las mu­je­res so­mos, en ge­ne­ral, cui­da­do­ras y na­die se pre­gun­ta si es por na­tu­ra­le­za o por im­po­si­ción. O bien, esas jun­tas de tra­ba­jo a las que asis­ten el mis­mo nú­me­ro de hom­bres y mu­je­res, pe­ro a ellas (a no­so­tras) no nos es­cu­chan o nues­tras pro­pues­tas no se po­nen en mar­cha.

Es­tas son igual­da­des apa­ren­tes por­que les fal­ta equi­dad. Por un la­do, pa­ra lle­gar a una ver­da­de­ra igual­dad hay que ser equi­ta­ti­vo y re­co­no­cer las di­fe­ren­cias, por­que no na­ci­mos igua­les, ni cre­ce­mos en con­di­cio­nes si­mi­la­res, des­de el prin­ci­pio las des­ven­ta­jas y los obs­tácu­los se po­nen en el ca­mino de las mu­je­res.

Por otro la­do, ten­go una du­da fun­da­da: ¿ya lle­ga­mos al pun­to más al­to de la cur­va de vio­len­cia con­tra las mu­je­res? No lo creo. Pa­re­ce que aún no nos he­mos sor­pren­di­do lo su­fi­cien­te pa­ra unir­nos y mo­ti­var­nos a ac­tuar pa­ra de­te­ner la dis­cri­mi­na­ción, la es­tig­ma­ti­za­ción, la in­ti­mi­da­ción y la agre­sión ha­cia es­te gé­ne­ro.

¿Dón­de que­da el com­pro­mi­so de po­ner las pa­la­bras en ac­ción? In­clu­so me pa­re­ce que quie­nes cri­ti­can abier­ta­men­te el fe­mi­nis­mo son ri­va­les más con­gruen­tes y que se pue­den con­ven­cer de lo con­tra­rio con más fa­ci­li­dad, que quie­nes ase­gu­ran apo­yar a las mu­je­res, pe­ro en pri­va­do ejer­cen múl­ti­ples for­mas de vio­len­cia con­tra ellas y li­mi­tan su desa­rro­llo.

Por mu­chas ra­zo­nes, las mu­je­res es­ta­mos obli­ga­das a com­ba­tir pa­ra­dig­mas, so­bre to­do, por­que es­tos se co­nec­tan con otras de­sigual­da­des que tam­bién aque­jan a la so­cie­dad.

El ba­lan­ce es tan des­alen­ta­dor en to­dos los sen­ti­dos que, sin pe­si­mis­mo, con­si­de­ro que no hay con­di­cio­nes pa­ra cum­plir con la Agen­da de Gé­ne­ro 2030. La evi­den­cia que sal­ta a la vis­ta es que en­tre más par­ti­ci­pan las mu­je­res en la vi­da po­lí­ti­ca, las mues­tras de vio­len­cia en su con­tra au­men­tan a la par. Te­ne­mos 12 años pa­ra co­rre­gir des­de los ci­mien­tos y, a es­te pa­so, el tiem­po no se­rá su­fi­cien­te.

El te­ma es lla­ma­ti­vo. La ma­yo­ría de los ac­to­res po­lí­ti­cos ha­blan de él, es­tá en to­das las agen­das, en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y en los fo­ros; se atien­den ex­hor­tos in­ter­na­cio­na­les, te­ne­mos nor­mas de van­guar­dia crea­das con bue­na fe, pe­ro si no hay cam­bios de es­truc­tu­ra ra­di­ca­les en la so­cie­dad y la cul­tu­ra, las le­yes na­cen y se­gui­rán na­cien­do muer­tas. RE­FE­REN­CIA: 1 https://rpp.pe/mun­do/ac­tua­li­dad/co­mo-com­ba­tir-la-de­sigual­dad­de-ge­ne­ro-mi­che­lle-oba­ma-te-lo-ex­pli­ca-no­ti­cia-976512

Las mu­je­res es­ta­mos obli­ga­das a com­ba­tir pa­ra­dig­mas, so­bre to­do por­que es­tos se co­nec­tan con otras de­sigual­da­des que tam­bién aque­jan a la so­cie­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.