BEATRIZ PAREDES RANGEL

Pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Cien­cia y Tec­no­lo­gía del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca

Milenio - Todas - - Contents - Sen. Beatriz Paredes Rangel, Pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Cien­cia y Tec­no­lo­gía del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca.

Ha­ce tiem­po que quie­ro es­cri­bir un poe­ma.

Un tex­to pa­ra ho­me­na­jear a las mu­je­res de Amé­ri­ca La­ti­na. Que me per­mi­ta, al mis­mo tiem­po, con­gra­tu­lar­me de la for­tu­na de ha­ber na­ci­do en es­ta re­gión pro­mi­so­ria de nues­tro pla­ne­ta, que siem­pre fue pro­vee­do­ra de es­pe­ran­zas. Así fue. Amé­ri­ca, el con­ti­nen­te de la es­pe­ran­za, cu­ya ri­que­za sus­ten­tó a las me­tró­po­lis del vie­jo mun­do, y fi­nan­ció la ex­pan­sión y gran­de­za de los im­pe­rios eu­ro­peos, es­pe­cial­men­te el es­pa­ñol; cu­yos flu­jos de re­cur­sos – aque­llos, tras­la­da­dos a tra­vés de Ve­ra­cruz, o de La Ha­ba­na, o de Sal­va­dor de Bahía, o de Li­ma– hi­cie­ron gran­de el co­mer­cio de Eu­ro­pa, fa­vo­re­cie­ron la acu­mu­la­ción, re­vo­lu­cio­na­ron la ali­men­ta­ción, con el ca­cao, el ji­to­ma­te, la pa­pa y tan­tos otros fru­tos.

Amé­ri­ca, el es­pa­cio de re­fu­gio de mi­llo­nes de inmigrantes ita­lia­nos e ir­lan­de­ses, de li­ba­ne­ses, de “tur­cos” co­mo se ca­li­fi­ca­ba al con­glo­me­ra­do ára­be, que bus­ca­ban en el nue­vo mun­do las opor­tu­ni­da­des que las es­truc­tu­ras rí­gi­das y sin mo­vi­li­dad de la vie­ja Eu­ro­pa y del Me­dio Orien­te les ne­ga­ban.

Amé­ri­ca, el es­pa­cio de li­ber­tad y to­le­ran­cia que abrió los bra­zos a ju­díos; que re­ci­bió a chi­nos y orien­ta­les, que res­ca­tó a ale­ma­nes y ja­po­ne­ses des­pués de las gran­des gue­rras... ¡¡Amé­ri­ca, Amé­ri­ca!!

Pe­ro más que re­fe­rir­me a Amé­ri­ca to­da, des­de ha­ce tiem­po lo di­je al prin­ci­pio quie­ro ha­cer un poe­ma a las mu­je­res la­ti­noa­me­ri­ca­nas, y agra­de­cer a la vi­da el ha­ber na­ci­do en es­ta épo­ca y en es­ta re­gión, y, pa­ra ser más pre­ci­sa, na­cer en Mé­xi­co, país que, a ini­cios del Si­glo XX, reali­zó una re­vo­lu­ción so­cial, que tras­to­có el or­den es­ta­ble­ci­do y ge­ne­ró es­pa­cios reales de mo­vi­li­dad so­cial.

Apre­cio ser me­xi­ca­na, mu­jer, y for­mar par­te de mi ge­ne­ra­ción. De ser mu­jer, di­go, por­que ser mu­jer me ha per­mi­ti­do mi­rar la reali­dad con otros ojos –no los de la cul­tu­ra do­mi­nan­te, mas­cu­li­na– con ojos de mu­jer, y lle­gar con na­tu­ra­li­dad a la cos­mo­vi­sión que me in­te­gra: el ma­te­ria­lis­mo his­tó­ri­co y el fe­mi­nis­mo; ser mu­jer be­ne­fi­cia­ria de la sín­te­sis de acon­te­ci­mien­tos que hi­cie­ron po­si­ble el cam­bio cua­li­ta­ti­vo de las mu­je­res en la so­cie­dad, a sa­ber:

La ge­ne­ra­li­za­ción del ac­ce­so a la edu­ca­ción, y con ello, la apro­pia­ción de su con­cien­cia; la in­cor­po­ra­ción ma­si­va al tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do, y con ello, la apro­pia­ción de su au­to­su­fi­cien­cia; la po­si­bi­li­dad del ac­ce­so ge­ne­ra­li­za­do a los an­ti­con­cep­ti­vos, y con ello, la apro­pia­ción de su cuer­po; la exis­ten­cia del di­vor­cio, sin con­no­ta­ción de es­tig­ma so­cial, o sea, la apro­pia­ción de su per­so­na­li­dad ci­vil; la ge­ne­ra­li­za­ción del su­fra­gio pa­ra las mu­je­res, y con ello, la apro­pia­ción de su per­so­na­li­dad ciu­da­da­na; el sur­gi­mien­to del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta, que plan­tea una vi­sión dis­tin­ta del mun­do y reivin­di­ca el de­re­cho a apro­piar­se de la cons­truc­ción de la his­to­ria.

Des­de esa pla­ta­for­ma ex­tra­or­di­na­ria, he vi­vi­do a ple­ni­tud to­dos los mo­men­tos de mi exis­ten­cia. No he di­va­ga­do ni un mi­nu­to; y, des­de la ata­la­ya ex­cep­cio­nal que se de­ri­va de la for­ma­ción de quién ha te­ni­do ac­ce­so a la ilus­tra­ción y el aná­li­sis en Mé­xi­co, pri­vi­le­gio del que he dis­fru­ta­do, he ob­ser­va­do con ad­mi­ra­ción, a ve­ces con do­lor, otras con ra­bia, y mu­chas, mu­chas más, pro­fun­da­men­te con­mo­vi­da, a las mu­je­res de Amé­ri­ca La­ti­na.

A los mi­llo­nes, anó­ni­mas, in­dí­ge­nas an­ces­tral­men­te vio­len­ta­das, en el in­ter­cam­bio du­ro, tin­to en san­gre, de una con­quis­ta que im­pri­mió a nues­tra re­gión más de dos si­glos de co­lo­nia­je. In­dias sa­bias, cu­ran­de­ras, ma­gas, de ma­nos te­je­do­ras de en­sue­ños en sus co­lo­ri­dos ro­pa­jes; in­dias de ojos de car­bón en­cen­di­do, voz aca­lla­da, len­gua de pá­ja­ro gua­ra­ní, o de quet­zal ma­ya. In­dias, de al­gu­na ma­ne­ra no­so­tras. Vie­jas abue­las y ta­ta­ra­bue­las, de co­bre, de ca­fé, de ca­cao. Os­cu­ras lu­nas.

A las cen­te­na­res, pe­nin­su­la­res, es­po­sas de los con­quis­ta­do­res, re­fe­ren­cia del an­cla­je del erran­te, co­lo­ni­za­dor o guerrero; ma­dres de las crio­llas au­da­ces que ama­ron más al te­rri­to­rio nue­vo que a la me­tró­po­li de ori­gen. Crio­llas que fue­ron Jo­se­fa Or­tiz de Do­mín­guez, Ma­nue­li­ta Saénz, Leo­na Vi­ca­rio, y otras com­pa­ñe­ras in­de­pen­den­tis­tas del Si­glo XIX. Crio­llas de con­cha ná­car. De per­las. Blan­cas lu­nas.

Pe­ro ¿dón­de es­tán las com­pa­ñe­ras de los mi­ne­ros, de to­dos aque­llos que irri­ga­ron con san­gre la ex­trac­ción de plata, de pol­vo de oro, de es­me­ral­das y dia­man­tes? San­gre re­co­rre las en­tra­ñas de Amé­ri­ca La­ti­na. Su­dor con san­gre.

Y lue­go, las gue­rras ci­vi­les, las dic­ta­du­ras, las re­vo­lu­cio­nes, las de­mo­cra­cias, las re­vo­lu­cio­nes....

Soy hi­ja de es­ta cul­tu­ra sin­cré­ti­ca sin lí­mi­tes, in­fi­ni­ta. Re­co­rre mi al­ma la dua­li­dad de la Ma­lin­che; la avi­dez de co­no­ci­mien­to de Sor Jua­na; la an­gus­tia de Ro­sa­rio Cas­te­lla­nos; la so­le­dad de Al­fon­si­na; la fuer­za de Tan­ya; me mi­ro en el espejo de lo que pu­de ha­ber si­do y, gra­cias a la edu­ca­ción pú­bli­ca, las opor­tu­ni­da­des que sí exis­tie­ron, la suer­te, la so­li­da­ri­dad y el co­ra­je, no fui: obre­ra de una fac­to­ría de con­fec­ción, con sa­la­rio de­sigual al del va­rón del sindicato que me pi­de cuo­ta fí­si­ca pa­ra pro­mo­ver­me; di­ri­gen­te co­mu­ni­ta­ria de al­gu­na re­gión, ges­tio­nan­do re­cur­sos pa­ra los pue­blos; maes­tra nor­ma­lis­ta, en­se­ñan­do a ni­ños y con an­sia de se­guir apren­dien­do; maes­tra de edu­ca­ción fí­si­ca, so­ñan­do en las olim­pia­das; cón­yu­ge de al­gún ma­rino o al­gún ran­che­ro, con tres hi­jos a los que bien edu­ca­ría, aten­ta a com­ple­men­tar mis co­no­ci­mien­tos pa­ra im­pul­sar su “pro­gre­so”. To­das ellas. Que pu­de ha­ber si­do y no fui, me­re­cen mi va­lo­ra­ción por su re­sis­ten­cia y dig­ni­dad.

En Amé­ri­ca La­ti­na, nues­tros pue­blos son po­bres, y en la po­bre­za, aún son más po­bres las mu­je­res. Al mis­mo tiem­po,

mu­chas te­ne­mos la ri­que­za de for­mar par­te del gran con­tin­gen­te de mu­je­res due­ñas de sí mis­mas, no enaje­na­das por la con­di­ción fe­me­ni­na. Tra­ba­ja­mos de me­re­tri­ces, de afa­na­do­ras, de sir­vien­tas, de em­plea­das, de obre­ras, de co­mer­cian­tes; de ar­te­sa­nas, de cam­pe­si­nas, de pro­fe­so­ras, de doc­to­ras, de abo­ga­das o al­gu­na otra es­pe­cia­li­dad uni­ver­si­ta­ria; de se­cre­ta­rias, de mon­jas, de lo­cu­to­ras, de pe­rio­dis­tas, de po­lí­ti­cas, es­cri­to­ras, ar­tis­tas, de in­te­lec­tua­les, de cul­to­ras de be­lle­za, de mo­de­los. Mi­llo­nes de amas de ca­sa que ha­cen del ho­gar y la fa­mi­lia es­pa­cio to­tal de exis­ten­cia.

Ma­dres, hi­jas, her­ma­nas. In­dí­ge­nas, mes­ti­zas, blan­cas, ne­gras. Mul­ti­rra­cia­les. Mul­ti­co­lo­res. Po­li­fó­ni­cas.

Al­gu­nas –va­lien­tes– se fue­ron ha­ce mu­chos o ha­ce po­cos años, a ha­cer re­vo­lu­cio­nes y su muer­te nos abrió ca­mino; otras ha­ce al­gu­nos años al­za­ron la voz, la mi­ra­da, el cuer­po, y con pa­so de ga­ce­la o de pan­te­ra, de­ja­ron hue­lla en el sen­de­ro.

Nos fal­ta mu­cho por ha­cer. De­cir­le a las co­sas por su nom­bre. No te­ner mie­do. Erra­di­car el opor­tu­nis­mo y las con­ce­sio­nes. Ser to­le­ran­tes, siem­pre to­le­ran­tes. Y reivin­di­car, ca­da vez, en ca­da mo­men­to, ca­da vez más, con un su­su­rro, con una pa­la­bra, con una can­ción, con una con­sig­na, con un poe­ma,

con una ora­ción, con un gri­to, con un ala­ri­do La Li­ber­tad, La Li­ber­tad. De ser. De de­ci­dir. De ac­tuar De lu­char.

De se­guir, en es­ta lu­cha in­fi­ni­ta, re­cu­rren­te, siem­pre in­fi­ni­ta, pa­ra po­der vi­vir. Co­mo mu­je­res, co­mo per­so­nas, co­mo ciu­da­da­nas.

Na­cí en un con­ti­nen­te cu­ya reali­dad me abrió los ojos, co­mo alon­dras. Me cre­ció el mus­go ba­jo las axi­las, y des­pués de tiem­po, me bro­ta­ron alas, las can­to­ras de La­ti­noa­mé­ri­ca, me hi­cie­ron co­no­cer la be­lle­za, sus poe­tas,

el va­lor sus pa­trio­tas,

el or­gu­llo sus in­jus­ti­cias,

la ra­bia sus po­lí­ti­cos,

la frus­tra­ción y su pue­blo, su pue­blo,

sus pue­blos la ale­gría, vuelta ri­sa, car­ca­ja­da o res­plan­dor. La ter­nu­ra y la de­ses­pe­ra­ción.

Aho­ra ca­mino, y a ve­ces me en­fan­go, tro­pie­zo, mis pies se pe­tri­fi­can, en al­gu­nas oca­sio­nes, cuan­do a vo­lar me atre­vo, des­pe­go, y cuan­do vue­lo veo sus vol­ca­nes, los vol­ca­nes de la Amé­ri­ca nues­tra, esas cum­bres don­de anida el cón­dor, en las que las es­tre­llas re­fle­jan su ros­tro pa­ra co­lo­rear­se. Mi­ro sus gran­des, enor­mes ríos,

jas­pean­do de cai­ma­nes, me as­fi­xio en la pe­dre­ría cal­cá­rea de sus de­sier­tos, ca­si me cal­cino, y, cuan­do, al vo­lar más al­to, al ver­da­de­ra­men­te ele­var­me avi­zo­ro sus ma­res sus dos océa­nos, el Atlán­ti­co y el Pa­cí­fi­co, di­vi­so el ori­gi­na­rio tran­ce en el que las si­re­nas se con­vier­ten en mu­je­res.

Quie­ro ha­cer un poe­ma pa­ra las Mu­je­res de La­ti­noa­mé­ri­ca Ten­go que tra­ba­jar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.