ARELY GÓ­MEZ GON­ZÁ­LEZ

Se­cre­ta­ria de la Fun­ción Pú­bli­ca

Milenio - Todas - - Contents - Arely Gó­mez Gon­zá­lez, Se­cre­ta­ria de la Fun­ción Pú­bli­ca.

La co­rre­la­ción en­tre la agen­da de gé­ne­ro y el cam­bio cul­tu­ral es irre­fu­ta­ble. Co­mo nos mues­tra la his­to­ria, di­cha agen­da tie­ne sus ci­mien­tos en los años se­ten­ta, épo­ca de pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes so­cio­cul­tu­ra­les, en la que los mo­vi­mien­tos de mu­je­res —al ha­cer vi­si­ble la dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia que pa­de­cían pre­ci­sa­men­te por el he­cho de ser mu­je­res— po­si­cio­na­ron nue­vos te­mas en el de­ba­te pú­bli­co.

Gra­cias al desa­rro­llo de es­tos mo­vi­mien­tos, tan­to na­cio­na­les co­mo in­ter­na­cio­na­les, se tran­si­tó del de­ba­te pú­bli­co a una agen­da ins­ti­tu­cio­nal. En es­te es­fuer­zo hay que re­co­no­cer la ac­tua­ción del Es­ta­do me­xi­cano, que en 1975 —Año In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer— fue se­de de la pri­me­ra Con­fe­ren­cia Mun­dial de la Mu­jer, y que ha par­ti­ci­pa­do en las tres Con­fe­ren­cias sub­se­cuen­tes, Co­pen­ha­gue (1980), Nai­ro­bi (1985) y Bei­jing (1995); ra­ti­fi­can­do los acuer­dos que de ellas se de­ri­van.

Des­de en­ton­ces, se ha tra­ba­ja­do en una agen­da de gé­ne­ro cu­ya cris­ta­li­za­ción se ob­ser­va en el Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo 2013

2018, el cual, re­co­no­cien­do que es “in­con­ce­bi­ble

El con­tar con una agen­da de gé­ne­ro es la vía pa­ra ha­cer po­si­ble la igual­dad, en la que hoy, no hay pun­to de re­torno.

as­pi­rar a lle­var a Mé­xi­co ha­cia su má­xi­mo po­ten­cial cuan­do más de la mi­tad de su po­bla­ción se en­fren­ta a bre­chas de gé­ne­ro en to­dos los ám­bi­tos” 1, in­cor­po­ra la es­tra­te­gia trans­ver­sal de­no­mi­na­da “Pers­pec­ti­va de Gé­ne­ro en to­das las ac­cio­nes de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca Fe­de­ral”.

La trans­ver­sa­li­za­ción de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro es un ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra el cam­bio so­cial, por­que im­pli­ca, por un la­do, el re­co­no­ci­mien­to de que las ac­cio­nes del Es­ta­do tie­nen un im­pac­to en las re­la­cio­nes de gé­ne­ro. En con­se­cuen­cia, de­be ha­ber un re­plan­tea­mien­to en la ma­ne­ra de di­se­ñar, im­ple­men­tar y eva­luar po­lí­ti­cas pú­bli­cas, en aras de ga­ran­ti­zar el ejer­ci­cio pleno de de­re­chos de to­das y to­dos. Por otro la­do, es­ta he­rra­mien­ta per­mi­te el re­co­no­ci­mien­to de las mu­je­res co­mo su­je­tos po­lí­ti­cos, lo que coad­yu­va al desa­rro­llo de­mo­crá­ti­co.

Han si­do sus­tan­cia­les los avan­ces en ma­te­ria de igual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres, par­ti­cu­lar­men­te en el mar­co jurídico, sin em­bar­go, aún que­dan mu­chos re­tos por aten­der. Uno de los más apre­mian­tes tie­ne que ver con el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de gé­ne­ro, es de­cir, con los va­lo­res, creen­cias y per­cep­cio­nes so­bre có­mo de­ben ser y com­por­tar­se las mu­je­res y los hom­bres.

Es­tas ideas es­tán pre­sen­tes en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da y afec­tan los de­re­chos hu­ma­nos tan­to de hom­bres, co­mo de mu­je­res, sien­do los de­re­chos de es­tas úl­ti­mas los que re­sul­tan más vul­ne­ra­dos.

De ahí sur­ge la im­por­tan­cia de se­guir su­man­do es­fuer­zos e im­ple­men­tan­do ac­cio­nes ten­dien­tes a mo­di­fi­car los pa­tro­nes que han si­do es­te­reo­ti­pa­dos.

Du­ran­te mi ges­tión en la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca, se creó la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Igual­dad de Gé­ne­ro, con el pro­pó­si­to de tra­ba­jar por la igual­dad sus­tan­ti­va en­tre hom­bres y mu­je­res. Una de sus prin­ci­pa­les fa­cul­ta­des es ge­ne­rar es­pa­cios de sen­si­bi­li­za­ción, ca­pa­ci­ta­ción y diá­lo­go pa­ra dar cuen­ta de que es­te cam­bio cul­tu­ral por la igual­dad, no es úni­ca­men­te res­pon­sa­bi­li­dad de las mu­je­res.

To­das las per­so­nas, par­ti­cu­lar­men­te quie­nes nos de­di­ca­mos al ser­vi­cio pú­bli­co, te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de con­tri­buir a la ge­ne­ra­ción de una so­cie­dad en don­de la igual­dad sea una reali­dad no so­lo en las le­yes; una reali­dad en la que mu­je­res y hom­bres pue­dan ejer­cer ple­na­men­te sus de­re­chos. El con­tar con una agen­da de gé­ne­ro es la vía pa­ra ha­cer es­to po­si­ble, en la que hoy, no hay pun­to de re­torno. RE­FE­REN­CIA: [1] Go­bierno de la Re­pú­bli­ca, Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo. Dis­po­ni­ble en lí­nea: http://pnd. gob.mx/ pág. 23.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.