MARTHA LUCÍA MICHER

Pre­si­den­ta de la Co­mi­sión pa­ra la Igual­dad de Gé­ne­ro del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca

Milenio - Todas - - Contents - Sen. Martha Lucía Micher Camarena, Pre­si­den­ta de la Co­mi­sión pa­ra la Igual­dad de Gé­ne­ro del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca

Los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res y las ni­ñas son fun­da­men­ta­les pa­ra el desa­rro­llo del país.

En Mé­xi­co, mi­llo­nes de mu­je­res y ni­ñas no go­zan de sus de­re­chos hu­ma­nos y vi­ven múl­ti­ples for­mas de de­sigual­dad y dis­cri­mi­na­ción in­ter­re­la­cio­na­das, ade­más de las de­ri­va­das de su se­xo, otros ejes de de­sigual­dad son: la edad, la cla­se so­cial, la ra­za o la et­nia; la orien­ta­ción se­xual y la iden­ti­dad de gé­ne­ro; las con­di­cio­nes de sa­lud y discapacidad y el es­ta­tus mi­gra­to­rio. To­das es­tas con­di­cio­nes de de­sigual­dad es­truc­tu­ral de las mu­je­res y ni­ñas en nues­tra cul­tu­ra y nues­tra so­cie­dad son cen­tra­les en la Agen­da 2030 y los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS). La igual­dad es, en sí mis­ma, el Ob­je­ti­vo 5, pe­ro es trans­ver­sal al con­jun­to de los 17 ODS.

Con el ob­je­ti­vo de cum­plir con lo es­ti­pu­la­do en la Agen­da 2030, en Mé­xi­co ne­ce­si­ta­mos im­ple­men­tar una agen­da am­plia que in­clu­ya las tres di­men­sio­nes de la au­to­no­mía de las mu­je­res y las ni­ñas: fí­si­ca, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. La au­to­no­mía es un ele­men­to cen­tral pa­ra al­can­zar la igual­dad, ya que im­pli­ca “la ca­pa­ci­dad de las per­so­nas pa­ra to­mar de­ci­sio­nes li­bres e in­for­ma­das so­bre sus vi­das, de ma­ne­ra que pue­dan ser y ha­cer en fun­ción de sus pro­pias as­pi­ra­cio­nes y de­seos en el con­tex­to his­tó­ri­co que las ha­ce po­si­bles”1. El lo­gro de las au­to­no­mías con­tri­bui­rá a la trans­for­ma­ción de las con­di­cio­nes de vi­da de las mu­je­res y ni­ñas, del con­jun­to de la so­cie­dad y del país.

Pa­ra lo an­te­rior, es no­dal la eli­mi­na­ción de to­dos los ti­pos y mo­da­li­da­des de vio­len­cia con­tra las mu­je­res y las ni­ñas. La vio­len­cia es un aten­ta­do a sus de­re­chos hu­ma­nos y, al mis­mo tiem­po, les im­pi­de el ac­ce­so y go­ce de otros de­re­chos. La vio­len­cia con­tra las mu­je­res tie­ne su ba­se en la de­sigual­dad en­tre los gé­ne­ros y en la su­bor­di­na­ción de las mu­je­res en nues­tra cul­tu­ra y so­cie­dad.

No se­rá po­si­ble al­can­zar los ODS si en Mé­xi­co mi­llo­nes de ni­ñas y mu­je­res son co­ti­dia­na­men­te víc­ti­mas de vio­len­cia. Ne­ce­si­ta­mos cam­bios ra­di­ca­les en to­das las es­fe­ras de la vi­da pa­ra lo­grar la igual­dad y erra­di­car la vio­len­cia: si la vio­len­cia es es­truc­tu­ral al sis­te­ma po­lí­ti­co, a la so­cie­dad y la cul­tu­ra, ne­ce­si­ta­mos im­ple­men­tar po­lí­ti­cas pú­bli­cas, le­gis­la­cio­nes, pro­gra­mas y ac­cio­nes con el ob­je­ti­vo de erra­di­car di­cha vio­len­cia es­truc­tu­ral.

El gran cam­bio cul­tu­ral que Mé­xi­co re­quie­re es la ins­tau­ra­ción de una cul­tu­ra de de­re­chos hu­ma­nos y, es­pe­cí­fi­ca­men­te, de de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res y las ni­ñas. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio que ten­gan ple­na vi­gen­cia: su de­re­cho a la edu­ca­ción; la ga­ran­tía de ac­ce­so uni­ver­sal a la sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va; a la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca en con­di­cio­nes de pa­ri­dad; a la con­ci­lia­ción de la vi­da per­so­nal, fa­mi­liar y la­bo­ral; al re­co­no­ci­mien­to y va­lo­ra­ción de los tra­ba­jos de cui­da­dos y del tra­ba­jo do­més­ti­co no re­mu­ne­ra­do; al agua lim­pia y po­ta­ble; a un me­dio am­bien­te sano; a sa­la­rio igual por tra­ba­jo igual; a la se­gu­ri­dad y la paz; a la erra­di­ca­ción de la po­bre­za y el ham­bre; a vi­vir li­bres de vio­len­cia en la ca­sa, la es­cue­la, los tra­ba­jos, las ca­lles y los trans­por­tes, en­tre otros.

Pa­ra ase­gu­rar el cum­pli­men­to de la Agen­da 2030 y los ODS, el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca tie­ne tra­ba­jos cla­ves por rea­li­zar:

1. Desa­rro­llar le­gis­la­ción que re­fle­je los prin­ci­pios de de­re­chos hu­ma­nos y con­tri­bu­ya a lo­grar el cum­pli­mien­to na­cio­nal de la Agen­da 2030 y los ODS.

2. Ga­ran­ti­zar pre­su­pues­tos que con­tri­bu­yan a ma­xi­mi­zar los re­cur­sos na­cio­na­les dis­po­ni­bles pa­ra lo­grar los me­jo­res re­sul­ta­dos po­si­bles.

3. Mo­ni­to­rear los re­sul­ta­dos al­can­za­dos con el ob­je­ti­vo de coad­yu­var en la iden­ti­fi­ca­ción de obs­tácu­los pa­ra su cum­pli­mien­to o pa­ra eva­luar los pro­gre­sos al­can­za­dos.

Co­mo Se­na­do­ra Pre­si­den­ta de la Co­mi­sión pa­ra la Igual­dad de Gé­ne­ro, ten­go la fir­me con­vic­ción de que el lo­gro de la Agen­da 2030 y los ODS es fun­da­men­tal pa­ra el avan­ce de las ni­ñas y las mu­je­res en nues­tro país. De­be ser com­pro­mi­so de to­das y to­dos im­pul­sar es­te avan­ce des­de ca­da uno de nues­tros es­pa­cios de in­fluen­cia, pa­ra que la igual­dad sus­tan­ti­va en­tre mu­je­res y hom­bres, la no dis­cri­mi­na­ción y el ac­ce­so a una vi­da libre de vio­len­cias se con­vier­tan en una reali­dad ple­na pa­ra to­das las mu­je­res en Mé­xi­co. Mi es­pe­ran­za y mi tra­ba­jo es­tán orien­ta­dos pa­ra que lo lo­gre­mos an­tes del año 2030.

¡Por nues­tro de­re­cho a te­ner de­re­chos!

Es no­dal la eli­mi­na­ción de to­dos los ti­pos y mo­da­li­da­des de vio­len­cia con­tra las mu­je­res y las ni­ñas

REFERENCIAS: [ 1] Véa­se: https://oig.ce­pal.org/es/au­to­no­mias / in­ter­re­la­cion- au­to­no­mias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.