NO MÁS VIO­LEN­CIA

PA­BLO NAVARRETE GUTIÉRREZ

Milenio - Todas - - Poder Legislativo - Pa­blo Navarrete Gutiérrez, Coor­di­na­dor de Asun­tos Ju­rí­di­cos del INMUJERES.

Es ne­ce­sa­rio un pro­fun­do cam­bio so­cial y cul­tu­ral pa­ra po­ner fin a la dis­cri­mi­na­ción con­tra las mu­je­res.

Pa­ra po­ner fin a la dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia con­tra las mu­je­res, ne­ce­si­ta­mos con ur­gen­cia con­cre­tar un pro­fun­do cam­bio cul­tu­ral e ins­ti­tu­cio­nal, pa­ra lo cual la so­cie­dad y las au­to­ri­da­des de to­dos los ni­ve­les de go­bierno y los po­de­res del Es­ta­do, de­ben re­do­blar es­fuer­zos y asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra pro­te­ger por to­dos los me­dios a su alcance, la vi­da y se­gu­ri­dad de las mu­je­res, de ma­ne­ra par­ti­cu­lar de la más cruel y bru­tal de sus ma­ni­fes­ta­cio­nes: el fe­mi­ni­ci­dio.

A lo que as­pi­ra­mos, es a trans­for­mar las cau­sas es­truc­tu­ra­les e his­tó­ri­cas que han man­te­ni­do per­ma­nen­te­men­te a las mu­je­res en con­di­cio­nes de des­ven­ta­ja y ex­clu­sión.

En es­te sen­ti­do hay mu­cho por ha­cer, pe­ro po­de­mos em­pe­zar por pre­gun­tar­nos cuál es la con­di­ción y po­si­ción que tie­nen las mu­je­res en nues­tra so­cie­dad. ¿To­dos sus de­re­chos son res­pe­ta­dos? ¿Vi­ven se­gu­ras en sus ca­sas? ¿Tran­si­tan sin te­mor por las ca­lles, las pla­zas o el trans­por­te pú­bli­co? Son tan so­lo al­gu­nas pre­gun­tas, cu­yas res­pues­tas son alar­man­tes por los ni­ve­les de dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia que a dia­rio en­fren­tan en el es­pa­cio pú­bli­co y pri­va­do por su so­la con­di­ción de ser mu­je­res.

Por eso, re­que­ri­mos con ur­gen­cia des­na­tu­ra­li­zar los ro­les y estereotipos de gé­ne­ro que his­tó­ri­ca­men­te las han con­de­na­do a las la­bo­res do­més­ti­cas, a la pro­crea­ción o a las ta­reas del cui­da­do. Quien quie­ra de­di­car­se a ellas, que sea por de­ci­sión, no por im­po­si­ción.

Es ne­ce­sa­rio que com­ba­ta­mos el aco­so y hos­ti­ga­mien­to se­xual, que se ha con­so­li­da­do co­mo la for­ma más ex­ten­di­da y na­tu­ra­li­za­da de la vio­len­cia ma­chis­ta y mi­só­gi­na con­tra las mu­je­res en los es­pa­cios pú­bli­cos, la­bo­ra­les y aca­dé­mi­cos en nues­tro país. En cual­quie­ra de las ex­pre­sio­nes y l0s lu­ga­res don­de ocu­rra, la vio­len­cia con­tra las mu­je­res es una ma­ni­fes­ta­ción del abu­so del po­der y un de­li­to que de­be ser san­cio­na­do ejem­plar­men­te.

Tam­bién, nos ur­ge una cru­za­da na­cio­nal pa­ra des­mi­ti­fi­car el “amor ro­mán­ti­co” y el “ma­tri­mo­nio”, pues el pri­me­ro se ha uti­li­za­do co­mo ins­tru­men­to de do­mi­na­ción, con­trol y so­me­ti­mien­to, y el se­gun­do, co­mo úni­co des­tino po­si­ble de las mu­je­res pa­ra au­to­rrea­li­zar­se. El amor to­do lo pue­de, el amor lo va a cam­biar, el amor es su­fri­mien­to y ab­ne­ga­ción, son tan so­lo al­gu­nas de las fal­sas pre­mi­sas que se usan pa­ra so­me­ter a las mu­je­res a la vo­lun­tad de los hom­bres en nom­bre del “amor”. Co­mo bien di­ce Ka­te Mi­llet, el amor ha si­do el opio de las mu­je­res, co­mo la re­li­gión el de las ma­sas.

La fal­sa teo­ría de la “com­ple­men­ta­rie­dad” con los hom­bres o de la me­dia na­ran­ja, ha pe­ne­tra­do a tal gra­do en la con­cien­cia de las mu­je­res, que mu­chas han ol­vi­da­do que por sí mis­mas va­len, que son ple­nas y no ne­ce­si­tan a otra per­so­na pa­ra es­tar com­ple­tas, mu­cho me­nos pa­ra ser fe­li­ces. Por eso, de­be­mos in­sis­tir en la ne­ce­si­dad de que en Mé­xi­co se prohí­ba el ma­tri­mo­nio de ni­ñas. Si las mu­je­res adul­tas en­fren­tan ries­go y si­tua­cio­nes de vio­len­cia den­tro del ma­tri­mo­nio, con ma­yor ra­zón las ni­ñas, son inex­per­tas e in­de­fen­sas fren­te al fa­vo­ri­to de los cau­ti­ve­rios del pa­triar­ca­do: el ma­tri­mo­nio.

Tam­bién, ne­ce­si­ta­mos con­so­li­dar las ins­ti­tu­cio­nes y las le­yes crea­das pa­ra de­fen­der los de­re­chos de las mu­je­res. Por ejem­plo, la Ley del INMUJERES, que en­tró en vi­gor ha­ce más de 17 años, pe­ro so­lo ha si­do mo­di­fi­ca­da en tres oca­sio­nes: en 2012, 2015 y 2018, de me­ra for­ma, no de fon­do. Es­ta si­tua­ción la ha de­ja­do “re­za­ga­da” res­pec­to de nue­vas le­yes que se han crea­do, al­gu­nas de ellas de ma­yor je­rar­quía nor­ma­ti­va, co­mo las le­yes ge­ne­ra­les pa­ra la igual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres (2006) y de ac­ce­so de las mu­je­res a una vi­da libre de vio­len­cia (2007). Las tres le­yes re­quie­ren una re­vi­sión y ac­tua­li­za­ción ur­gen­te.

De ma­ne­ra par­ti­cu­lar, ne­ce­si­ta­mos re­vi­sar y con­so­li­dar el me­ca­nis­mo de aler­ta de vio­len­cia de gé­ne­ro con­tra las mu­je­res, co­mo una he­rra­mien­ta de in­ter­ven­ción ur­gen­te en ca­sos de vio­len­cia fe­mi­ni­ci­da o por agra­vio com­pa­ra­do, pues por sí mis­mo no ha si­do ca­paz de de­te­ner la es­pi­ral de vio­len­cia, en­tre otras co­sas, por­que las me­di­das que se im­ple­men­tan, no “ur­gen­tes”, son me­di­das or­di­na­rias a las que ya es­ta­ba obli­ga­da la au­to­ri­dad a la que se le de­cla­ra la aler­ta.

Pa­ra con­cre­tar es­te cam­bio, se re­quie­re de la par­ti­ci­pa­ción de­ci­di­da de la so­cie­dad, pe­ro so­bre to­do del go­bierno, pa­ra ga­ran­ti­zar a las mu­je­res la ple­na vi­gen­cia de sus de­re­chos; en­tre ellos, a vi­vir li­bres de dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia.

Re­que­ri­mos con ur­gen­cia des­na­tu­ra­li­zar los ro­les y estereotipos de gé­ne­ro que his­tó­ri­ca­men­te las han con­de­na­do a la­bo­res do­més­ti­cas, la pro­crea­ción o a las ta­reas del cui­da­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.