DE­BA­TE FE­MI­NIS­TA

HORTENSIA MORENO

Milenio - Todas - - Academia - Hortensia Moreno, Directora de la re­vis­ta De­ba­te Fe­mi­nis­ta del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes y Es­tu­dios de Gé­ne­ro de la UNAM.

A lo lar­go de 28 años, la re­vis­ta ha si­do un puente en­tre el mo­vi­mien­to y el pen­sa­mien­to fe­mi­nis­ta.

Nun­ca he­mos po­di­do ha­cer una eva­lua­ción ob­je­ti­va del alcance; so­lo te­ne­mos apro­xi­ma­cio­nes in­di­vi­dua­les, lo­ca­les y sub­je­ti­vas que nos dan la sen­sa­ción de un pro­yec­to de tras­cen­den­cia

Acom­pa­ñé a Mar­ta La­mas en la fun­da­ción de es­ta re­vis­ta en 1990. Des­de su pri­me­ra apa­ri­ción, tu­vo el ob­je­ti­vo de fun­cio­nar co­mo un puente en­tre el mo­vi­mien­to y el pen­sa­mien­to fe­mi­nis­tas. A lo lar­go de 25 años y 50 vo­lú­me­nes de su pri­me­ra épo­ca (1990-2015), pu­bli­có en­sa­yos, tex­tos crí­ti­cos, re­la­tos, re­se­ñas, pa­ro­dias, can­cio­nes, poe­mas y es­cri­tos in­cla­si­fi­ca­bles, así co­mo fo­to­gra­fías y obras plás­ti­cas, crea­dos pa­ra la re­vis­ta por in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas de Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca, ade­más de tra­duc­cio­nes de tra­ba­jos pro­ce­den­tes de otras la­ti­tu­des.

Nun­ca he­mos po­di­do ha­cer una eva­lua­ción ob­je­ti­va de su alcance; so­lo te­ne­mos apro­xi­ma­cio­nes muy in­di­vi­dua­les, lo­ca­les y sub­je­ti­vas que nos dan la sen­sa­ción de un pro­yec­to de tras­cen­den­cia en el tiem­po y el es­pa­cio. La dis­cu­sión pú­bli­ca de los te­mas abor­da­dos ge­ne­ra, sin du­da, por lo me­nos in­quie­tu­des acer­ca de pro­ble­mas co­mo el tiem­po y el tra­ba­jo, el lu­gar so­cial y la sig­ni­fi­ca­ción de los cuer­pos, la flui­dez de las iden­ti­da­des, la par­ti­ci­pa­ción en la vi­da pú­bli­ca, la re­pro­duc­ción de la es­pe­cie, la fun­ción del ar­te y la li­te­ra­tu­ra, el com­pro­mi­so de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción o la vio­len­cia. Las pos­tu­ras fue­ron siem­pre com­ple­jas, di­ver­sas y atre­vi­das.

Que­ría­mos es­tar al día en el pa­no­ra­ma glo­bal y par­ti­ci­par con sen­ti­do en el día a día de nues­tra co­mu­ni­dad. El es­fuer­zo co­lec­ti­vo re­fle­ja­ba nues­tra di­ver­si­dad y tam­bién nues­tra per­ple­ji­dad an­te el mun­do. Nun­ca di­mos res­pues­tas li­nea­les ni soluciones de­fi­ni­ti­vas, so­lo tien­tos y apro­xi­ma­cio­nes. Pe­ro aún me sor­pren­de la ri­gu­ro­sa opor­tu­ni­dad de al­gu­nas in­ter­ven­cio­nes y la vi­gen­cia ac­tual de mu­chí­si­mas ideas. Fue un atre­vi­mien­to, una se­rie de atre­vi­mien­tos su­ce­si­vos.

El cam­bio cul­tu­ral es in­apren­si­ble: ¿ se pue­de ver có­mo cre­ce la yer­ba? Pe­ro la in­ten­ción era esa: ge­ne­rar una con­cien­cia, un ma­les­tar, una dis­con­for­mi­dad que con­du­je­ra a una mo­di­fi­ca­ción sus­tan­ti­va en las cos­tum­bres, las re­la­cio­nes, las ma­ne­ras de ac­tuar, las ac­ti­tu­des, las imá­ge­nes, las pa­la­bras.

A par­tir de 2016, la re­vis­ta pa­só a for­mar par­te del patrimonio de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co y si­gue apa­re­cien­do se­mes­tral­men­te, aun­que aho­ra con el for­ma­to de una pu­bli­ca­ción aca­dé­mi­ca eva­lua­da por pa­res. En los seis vo­lú­me­nes que lle­va­mos, el te­ma si­gue sien­do el mis­mo, pe­ro la for­ma ha cam­bia­do. Por­que el país y el mun­do tam­bién han cam­bia­do.

Qui­zá pa­ra me­jor, so­bre to­do, en lo que se re­fie­re al es­ta­tus de las mu­je­res en el mun­do. La arro­gan­cia que im­pli­ca creer que De­ba­te Fe­mi

nis­ta con­tri­bu­yó a ese cam­bio es una ten­ta­ción irre­sis­ti­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.