TRA­ZOS DEL PA­TRIAR­CA­DO

MARTHA BARRAGÁN

Milenio - Todas - - Opinión - Martha Barragán, Ca­ri­ca­tu­ris­ta.

Es in­dis­pen­sa­ble que las y los ca­ri­ca­tu­ris­tas del mun­do ten­gan ‘ len­tes vio­le­ta’, mi­ra­da in­clu­yen­te de las mu­je­res pa­ra que el dis­cur­so grá­fi­co de ellas sea cons­truc­ti­vo so­cial­men­te

Lle­vo más de 20 años di­bu­jan­do ca­ri­ca­tu­ras e ilus­tra­cio­nes, 10 años di­ri­gien­do un con­cur­so in­ter­na­cio­nal de ca­ri­ca­tu­ras, he par­ti­ci­pa­do co­mo jurado en más de 15 con­cur­sos in­ter­na­cio­na­les en paí­ses muy di­ver­sos en ideo­lo­gía. Sin em­bar­go, me he en­con­tra­do con al­gu­nos fac­to­res cons­tan­tes.

De 100 di­bu­jos que se re­ci­ben, pocas son las mu­je­res di­bu­ja­das en los te­mas de po­lí­ti­ca, por ejem­plo, se di­bu­jan hom­bres le­yen­do, opi­nan­do, con­ver­san­do so­bre po­lí­ti­ca o co­mo po­lí­ti­cos, y en es­te con­tex­to so­lo se dibuja a las mu­je­res en po­lí­ti­ca que han caí­do en al­gún es­cán­da­lo in­ter­na­cio­nal, o a hom­bres ca­rac­te­ri­za­dos de mu­je­res co­mo for­ma de me­nos­pre­cio a la prác­ti­ca del po­lí­ti­co que se es­té di­bu­jan­do.

Tam­bién se dibuja mu­cho a la jus­ti­cia co­mo pro­ta­go­nis­ta en los te­mas de po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal, qui­zá sea uno de los sím­bo­los más uni­ver­sa­les en tér­mi­nos de ca­ri­ca­tu­ras e ilus­tra­ción. No obs­tan­te, la jus­ti­cia es la mu­jer que más se ha di­bu­ja­do vio­la­da al­re­de­dor del mun­do, es un cli­ché de los di­bu­jan­tes. Tam­bién es fá­cil en­con­trar­la bur­la­da, las­ti­ma­da, se­cues­tra­da; es de­cir, vio­len­ta­da en mu­chas for­mas.

Lo cu­rio­so es que en el ima­gi­na­rio de los di­bu­jan­tes les es fá­cil con­ce­bir a una mu­jer vio­len­ta­da, an­tes que di­bu­jar o ri­di­cu­li­zar a las y los vio­len­ta­do­res. Tan es así que no se han con­for­ma­do otros sím­bo­los, por ejem­plo del au­to­ri­ta­ris­mo, los dic­ta­do­res, los vio­len­ta­do­res, los va­ro­nes co­mo per­so­na­jes vio­len­tos.

En el ca­so de los hom­bres, aún pa­ra ha­cer crí­ti­cas se di­bu­jan agra­cia­dos, ga­na­do­res, po­de­ro­sos, ri­cos, gor­dos (co­mo se­ñal de abun­dan­cia y po­der), con mu­chas mu­je­res, sa­lién­do­se con la su­ya. No se di­bu­jan vio­len­ta­dos, las­ti­ma­dos o en ma­los es­ce­na­rios. La peor ca­ri­ca­tu­ra que se les ha­ce a ellos es co­mo ra­tas con pa­tas, lo cual se ha­ce tam­bién con las mu­je­res, y más aún, ves­ti­dos de pros­ti­tu­tas co­mo sím­bo­lo de co­rrup­ción o ci­nis­mo po­lí­ti­co.

Co­mo se pue­de ob­ser­var, to­da la ideo­lo­gía pa­triar­cal co­rre por la tin­ta y plu­mi­llas de la ma­yo­ría de las y los ca­ri­ca­tu­ris­tas del mun­do que re­pli­can mu­chos estereotipos de las mu­je­res co­mo lo ma­lo, lo peor, lo dé­bil.

Aun­que tam­bién ca­be acla­rar que, en las plu­mi­llas de las mu­je­res ca­ri­ca­tu­ris­tas per­mean es­tos len­tes pa­triar­ca­les, aun­que ellas no di­bu­jan mu­je­res vio­la­das, pe­ro sí las­ti­ma­das, tris­tes, víc­ti­mas. Son muy me­su­ra­das en la crí­ti­ca con­tra ellos. Mues­tra de es­to es que, en una exposición in­ter­na­cio­nal so­bre el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, ellas pre­fi­rie­ron di­bu­jar sím­bo­los de la mu­jer, mu­je­res pro­tes­tan­do, in­clu­so em­po­de­ra­das, pe­ro no lo di­bu­ja­ron a él co­mo mons­truo. Mien­tras que los hom­bres lo di­bu­ja­ron co­mo un mons­truo, lo ri­di­cu­li­za­ron sin pie­dad y, en mu­chos ca­sos, lo di­bu­ja­ron con al­gu­na ca­rac­te­rís­ti­ca fe­me­ni­na co­mo for­ma de ri­di­cu­li­zar­lo. Tam­bién se hi­zo mu­cho én­fa­sis en hu­mi­llar­lo por te­ner un pe­ne pe­que­ño co­mo sím­bo­lo de per­de­dor, eso y su ca­be­llo ru­bio fue­ron dos ma­ne­ras de “agre­dir­lo” en un di­bu­jo por as­pec­tos fí­si­cos.

De to­das es­tas des­crip­cio­nes po­de­mos ob­ser­var cuán­tos estereotipos son sos­te­ni­dos en las ca­ri­ca­tu­ras que cri­ti­can al po­der, pe­ro al ha­cer­lo den­tro de un mar­co de pen­sa­mien­to en el que lo fe­me­nino es me­nor o es lo ma­lo, se re­pli­can estereotipos que sos­tie­nen lo mis­mo que pre­ten­den cri­ti­car. El pue­blo re­gu­lar­men­te es di­bu­ja­do co­mo la ma­dre po­bre con hi­jos o co­mo un po­bre pa­dre de fa­mi­lia.

Es in­dis­pen­sa­ble que las y los ca­ri­ca­tu­ris­tas del mun­do ten­gan “len­tes vio­le­ta”, mi­ra­da in­clu­yen­te pa­ra que el dis­cur­so grá­fi­co de ellas sea cons­truc­ti­vo so­cial­men­te y tam­bién pa­ra que el po­der sea se­ve­ra­men­te y pro­fun­da­men­te cues­tio­na­do. Por­que si lo ma­lo no fue­ra lo fe­me­nino, ¿cuá­les ca­rac­te­rís­ti­cas de Do­nald Trump ha­brían di­bu­ja­do con más fre­cuen­cia?

To­da es­ta re­fle­xión so­bre la for­ma en que es­ta­mos di­bu­jan­do a las y los po­lí­ti­cos y una pers­pec­ti­va de gé­ne­ro se re­fie­re a una ten­den­cia, es de­cir, no es una ge­ne­ra­li­za­ción, pe­ro sí es una ten­den­cia muy fuer­te.

Co­mo ca­ri­ca­tu­ris­tas nos en­fren­ta­mos a los te­mas del pa­triar­ca­do y de la vio­len­cia en to­das sus for­mas, tam­bién a las fi­gu­ras es­te­reo­ti­pa­das de las ni­ñas y mu­je­res en los di­bu­jos. Otro re­to es que los te­mas de las mu­je­res sean del in­te­rés de los di­bu­jan­tes mas­cu­li­nos, que se so­li­da­ri­cen con las cau­sas. En el con­cur­so in­ter­na­cio­nal “Don Qui­chiot­te” de Tur­quía, don­de fui jurado, se abor­dó un te­ma atí­pi­co en los con­cur­sos in­ter­na­cio­na­les “Ni­ñas No Es­po­sas”, con­tra los ma­tri­mo­nios for­za­dos de ni­ñas de 8 años obli­ga­das a ca­sar­se. Es una prác­ti­ca muy fre­cuen­te en Tur­quía, por es­ta ra­zón se hi­zo es­te con­cur­so co­mo cam­pa­ña so­cial a ni­vel mun­dial.

Pe­se a que hu­bo mu­cha par­ti­ci­pa­ción, de la mues­tra fi­nal de 100 di­bu­jos so­lo en cin­co de ellos fue­ron tra­za­das las ni­ñas en ac­cio­nes he­roi­cas, enoja­das o em­po­de­ra­das; en los 95 res­tan­tes fue­ron di­bu­ja­das vio­len­ta­das. Era do­lo­ro­so ver es­tos di­bu­jos, al­gu­nos muy crí­ti­cos; o fue­ron di­bu­ja­das en con­di­cio­nes de inocen­cia y de­bi­li­dad, ju­gan­do. Otra sor­pre­sa fue­ron las ri­sas que oca­sio­na­ron y que se ex­pre­sa­ron en los co­men­ta­rios de Fa­ce­book en di­bu­jos que de­be­rían cau­sar do­lor.

Las ca­ri­ca­tu­ras tie­nen la ca­rac­te­rís­ti­ca no so­lo de re­que­rir di­bu­jos, las ideas de los di­bu­jos pa­ra un car­tón de­ben ser crí­ti­cas, re­quie­ren desa­rro­llo de pen­sa­mien­to crí­ti­co y una pers­pec­ti­va de gé­ne­ro.

Se re­quie­re que los hom­bres de la ca­ri­ca­tu­ra ten­gan esa mi­ra­da pa­ra par­ti­ci­par en el cam­bio cul­tu­ral del pa­triar­ca­do co­mo fun­da­men­to de to­do dis­cur­so grá­fi­co. Ne­ce­si­ta­mos más mu­je­res ca­ri­ca­tu­ris­tas, fal­tan sus vo­ces, sus mi­ra­das, que cues­tio­nen el sis­te­ma con mi­ra­da de mu­jer, aún me­jor fe­mi­nis­tas, ur­ge un pen­sa­mien­to crí­ti­co pa­ra des­mon­tar el pa­triar­ca­do a pun­ta de lá­piz y que co­rra la tin­ta. Ne­ce­si­ta­mos el hu­mor de las mu­je­res, reír­nos de otras co­sas y de otras for­mas. Y es in­dis­pen­sa­ble re­pen­sar la ma­ne­ra en que es­ta­mos di­bu­jan­do a las ni­ñas y mu­je­res y en qué es­ce­na­rios lo es­ta­mos ha­cien­do.

An­he­lo más mu­je­res pro­ta­go­ni­zan­do di­bu­jos y más mu­je­res di­bu­jan­do reali­da­des. Que si­ga la cons­truc­ción de li­de­raz­gos con tin­ta y pa­pel.

Con hu­mor... Mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.