CAM­BIOS UR­GEN­TES

KE­NIA LÓ­PEZ RABADÁN

Milenio - Todas - - Poder Legislativo - Sen. Ke­nia Ló­pez Rabadán, Pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos e in­te­gran­te de la Co­mi­sión pa­ra la Igual­dad de Gé­ne­ro del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca.

La igual­dad sus­tan­ti­va en­tre mu­je­res y hom­bres ha si­do una pug­na his­tó­ri­ca. La con­cep­ción an­ti­gua de las mu­je­res dis­ta mu­cho de la que aho­ra co­no­ce­mos, pues se te­nía la idea de que su vo­lun­tad de­bía es­tar su­bor­di­na­da al se­xo opues­to. Aris­tó­te­les de­cía que “el es­cla­vo es­tá ab­so­lu­ta­men­te pri­va­do de vo­lun­tad; la mu­jer la tie­ne, pe­ro su­bor­di­na­da; el ni­ño so­lo la tie­ne in­com­ple­ta”; erró­nea­men­te se con­si­de­ra­ba que la di­fe­ren­cia en­tre mu­je­res y hom­bres no so­lo era bio­ló­gi­ca, sino tam­bién in­te­lec­tual.

Lo an­te­rior ha cam­bia­do gra­cias a la su­ma de es­fuer­zos pa­ra erra­di­car la vio­len­cia y de­sigual­dad de gé­ne­ro. Por ejem­plo, el 25 de sep­tiem­bre de 2015, los lí­de­res mun­dia­les, en la Cum­bre de las Na­cio­nes Uni­das so­bre el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble, apro­ba­ron una Agen­da en es­ta ma­te­ria; di­cho do­cu­men­to fue lla­ma­do “Trans­for­mar Nues­tro Mun­do: la Agen­da 2030 pa­ra el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble”.

Es­ta Agen­da con­tie­ne 17 ob­je­ti­vos pa­ra po­ner fin a la po­bre­za y, por su­pues­to, a la de­sigual­dad en to­das sus for­mas; en­tre los ob­je­ti­vos se en­cuen­tran el ac­ce­so al agua lim­pia y al sa­nea­mien­to, ham­bre ce­ro, sa­lud y bie­nes­tar, edu­ca­ción de ca­li­dad, en­tre otros.

La de­sigual­dad es un mal que ha afec­ta­do por mu­cho tiem­po a las mu­je­res y com­ba­tir­la es fun­da­men­tal pa­ra ellas.

Mé­xi­co ha si­do uno de los paí­ses más com­pro­me­ti­dos con el desa­rro­llo de es­ta Agen­da, por ejem­plo, en el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca se ins­ta­ló un gru­po de tra­ba­jo so­bre es­te te­ma, el cual ve­la­rá por el cum­pli­mien­to de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS).

Lo­grar la igual­dad de gé­ne­ro re­pre­sen­ta un im­por­tan­te desafío, aun­que sin du­da el res­pal­do de acuer­dos in­ter­na­cio­na­les per­mea una ma­yor pro- tec­ción, es im­por­tan­te se­ña­lar que nues­tra nor­ma­ti­va na­cio­nal tam­bién pre­vé as­pec­tos de igual­dad y com­ba­te a la dis­cri­mi­na­ción.

Nues­tra Car­ta Mag­na, en su ar­tícu­lo cuar­to es­ta­ble­ce que “el va­rón y la mu­jer son igua­les an­te la ley”. Aun­que es una bre­ve fra­se, su con­te­ni­do es am­plio, pues de­be­mos in­ter­pre­tar pri­mor­dial­men­te que el Es­ta­do me­xi­cano de­be ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra ga­ran­ti­zar que mu­je­res y hom­bres se en­cuen­tren en igual­dad y go­cen de las mis­mas opor­tu­ni­da­des. Abo­nan­do a lo an­te­rior, la Ciu­dad de Mé­xi­co ten­drá pa­ri­dad de gé­ne­ro en el Po­der Le­gis­la­ti­vo, Eje­cu­ti­vo y Ju­di­cial, así co­mo en los Or­ga­nis­mos Pú­bli­cos Au­tó­no­mos. Tu­ve el honor de pro­po­ner­lo co­mo Dipu­tada Cons­ti­tu­yen­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co; aho­ra la Cons­ti­tu­ción ca­pi­ta­li­na, con­tie­ne es­te fun­da­men­tal prin­ci­pio.

Los re­tos con­ti­núan, es por eso que, el pa­sa­do 6 de sep­tiem­bre, aho­ra co­mo Se­na­do­ra de la Re­pú­bli­ca, pre­sen­té una ini­cia­ti­va de pro­yec­to de de­cre­to pa­ra re­for­mar y adi­cio­nar los ar­tícu­los re­la­ti­vos a los Po­de­res de la Unión y a los Or­ga­nis­mos Cons­ti­tu­cio­na­les Au­tó­no­mos, pues las mu­je­res le­gis­la­do­ras bus­ca­mos lo­grar que la pa­ri­dad de gé­ne­ro no de­pen­da de vai­ve­nes po­lí­ti­cos o de cual­quier otro ti­po de in­tere­ses.

Se­rá otro pa­so pa­ra eli­mi­nar la dis­cri­mi­na­ción, ex­clu­sión, el mal­tra­to, abu­so, la vio­len­cia y los cons­tan­tes ries­gos de vul­ne­ra­ción a los de­re­chos y li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les en que se en­cuen­tra la mu­jer a lo lar­go y an­cho del país ¡la re­for­ma es ne­ce­sa­ria! Ca­da avan­ce es im­por­tan­te pa­ra que to­da mu­jer, ni­ña o jo­ven, vi­va en un país con igual­dad de opor­tu­ni­da­des, don­de no ha­ya dis­tin­cio­nes. Mu­je­res y hom­bres de­be­mos te­ner los mis­mos de­re­chos, de­be­res y obli­ga­cio­nes; los cam­bios son ur­gen­tes.

La igual­dad de gé­ne­ro es un im­por­tan­te desafío; aun­que el res­pal­do de acuer­dos in­ter­na­cio­na­les per­mea una ma­yor pro­tec­ción, hay que se­ña­lar que nues­tra nor­ma­ti­va na­cio­nal tam­bién pre­vé as­pec­tos de com­ba­te a la dis­cri­mi­na­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.