ASE­GU­RAR SUFICIENCIA DE RE­CUR­SOS PA­RA LO­GRAR LA IGUAL­DAD DE GÉ­NE­RO

GUILLAUME MICHEL

Milenio - Todas - - Sre - Guillaume Michel, Di­rec­tor Ge­ne­ral de De­re­chos Hu­ma­nos y De­mo­cra­cia de la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res.

Co­mo par­te de la po­lí­ti­ca de aper­tu­ra al es­cru­ti­nio in­ter­na­cio­nal que Mé­xi­co man­tie­ne pa­ra el avan­ce na­cio­nal, pro­gre­si­vo y sos­te­ni­do, en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos, y aten­dien­do a sus obli­ga­cio­nes de­ri­va­das de la Con­ven­ción so­bre la Eli­mi­na­ción de To­das las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mu­jer (CEDAW, por sus si­glas en in­glés), el Es­ta­do me­xi­cano sus­ten­tó el 6 de julio su IX In­for­me an­te el Co­mi­té crea­do por ese tra­ta­do in­ter­na­cio­nal.

La sus­ten­ta­ción an­te el Co­mi­té CEDAW fue el re­sul­ta­do de un pro­ce­so in­te­gral pa­ra pre­sen­tar an­te es­te ór­gano de de­re­chos hu­ma­nos la in­for­ma­ción más re­le­van­te so­bre las ac­cio­nes que rea­li­zan las ins­ti­tu­cio­nes de los tres Po­de­res de la Unión, de los tres ór­de­nes de go­bierno, de los ór­ga­nos des­con­cen­tra­dos y au­tó­no­mos pa­ra com­ba­tir la dis­cri­mi­na­ción y la de­sigual­dad en con­tra de las mu­je­res. El hi­lo con­duc­tor fue la es­tra­te­gia jurídico-nor­ma­ti­va que exis­te en Mé­xi­co en fa­vor de la igual­dad y en ple­na con­so­nan­cia con nues­tras con­vic­cio­nes y obli­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

El go­bierno de nues­tro país fue au­to­crí­ti­co acer­ca de los múl­ti­ples re­tos a los que se en­fren­ta y, ade­más de la par­ti­ci­pa­ción com­pro­me­ti­da de las di­ver­sas ins­tan­cias que lo com­po­nen, pro­pi­ció la re­tro­ali­men­ta­ción de la so­cie­dad ci­vil y la aca­de­mia en las dis­tin­tas fa­ses del pro­ce­so.

El Co­mi­té reali­zó ob­ser­va­cio­nes que re­co­no­cen los avan­ces de nues­tro país pa­ra for­ta­le­cer el an­da­mia­je jurídico y pro­gra­má­ti­co en fa­vor de la igual­dad y la no dis­cri­mi­na­ción. En las elec­cio­nes de 2018, lue­go de las re­for­mas le­gis­la­ti­vas co­rres­pon­dien­tes, un nú­me­ro sin pre­ce­den­tes de mu­je­res fue­ron elec­tas a car­gos de elec­ción po­pu­lar y se lo­gró la pa­ri­dad en el Con­gre­so. Es­to no fue so­lo re­sul­ta­do de la re­for­ma nor­ma­ti­va, sino tam­bién del cam­bio cul­tu­ral y de una po­lí­ti­ca na­cio­nal de igual­dad.

No obs­tan­te, el Co­mi­té hi­zo én­fa­sis en cues­tio­nes muy se­rias y do­lo­ro­sas que en­fren­ta nues­tro país, pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les co­mo la dis­cri­mi­na­ción, el ma­chis­mo y su ex­pre­sión más per­ver­sa: la vio­len­cia de gé­ne­ro.

La dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia de gé­ne­ro la­ce­ran nues­tras so­cie­da­des e im­pi­den su má­xi­mo po­ten­cial de desa­rro­llo. La más re­cien­te En­cues­ta Na­cio­nal so­bre la Di­ná­mi­ca de las Re­la­cio­nes en el Ho­gar (ENDIREH 2016) mues­tra estereotipos per­sis­ten­tes que su­pe­di­tan a las mu­je­res al mar­co de lo do­més­ti­co, que se re­fle­jan en la ba­ja par­ti­ci­pa­ción eco­nó­mi­ca de las mu­je­res me­xi­ca­nas, a pe­sar de las dis­po­si­cio­nes legales en fa­vor de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Son gra­ves tam­bién los obs­tácu­los que las mu­je­res víc­ti­mas de vio­len­cia y sus fa­mi­lia­res tie­nen que ven­cer pa­ra ac­ce­der a la jus­ti­cia, a pe­sar de los me­ca­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les que exis­ten pa­ra aten­der es­te pro­ble­ma.

El Co­mi­té CEDAW re­co­no­ció pro­gre­sos en las áreas de sa­lud, edu­ca­ción y em­pleo, pe­ro hi­zo un én­fa­sis es­pe­cí­fi­co en la po­bre­za y los sec­to­res en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, co­mo mu­je­res in­dí­ge­nas, afro­des­cen­dien­tes y ru­ra­les, des­ta­can­do la im­por­tan­cia de com­ba­tir la dis­cri­mi­na­ción cuan­do es­tá acen­tua­da por más de un mo­ti­vo: ét­ni­co, eco­nó­mi­co, de orien­ta­ción se­xual o iden­ti­dad de gé­ne­ro.

En 2015, la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal se plan­teó co­mo ma­pa de ru­ta la Agen­da 2030, con li­nea­mien­tos pa­ra ase­gu­rar que el desa­rro­llo sea sos­te­ni­ble, in­clu­yen­te y trans­for­ma­dor. Pa­ra mu­chos paí­ses, in­clui­do Mé­xi­co, es­to im­pli­ca­rá eli­mi­nar las ba­rre­ras per­sis­ten­tes de dis­cri­mi­na­ción que pro­vo­can, en­tre otros, la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca y so­cial, así co­mo la vio­len­cia de gé­ne­ro.

Las recomendaciones de es­te Co­mi­té sub­ra­yan que de­be ase­gu­rar­se la suficiencia de re­cur­sos fi­nan­cie­ros, hu­ma­nos y téc­ni­cos pa­ra lo­grar la igual­dad de gé­ne­ro.

A pe­sar de ha­ber avan­ces, son aún in­su­fi­cien­tes y se re­quie­re que las ac­cio­nes, de­pen­den­cias y pro­gra­mas en fa­vor de la igual­dad cuen­ten con per­so­nal, re­cur­sos fi­nan­cie­ros y téc­ni­cos pa­ra cum­plir los ob­je­ti­vos pa­ra los que fue­ron crea­dos. Una lec­ción apren­di­da por Mé­xi­co es que la aten­ción a los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les de de­re­chos hu­ma­nos re­quie­re más que nun­ca de in­ver­sio­nes fo­ca­li­za­das, así co­mo de la ar­ti­cu­la­ción en­tre el go­bierno y la so­cie­dad ci­vil. Otra lec­ción no me­nos im­por­tan­te es la ne­ce­si­dad de in­cor­po­rar la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro de ma­ne­ra trans­ver­sal en to­das las áreas de ac­ción pú­bli­ca, pa­ra aten­der el im­pac­to di­fe­ren­cia­do que pro­du­cen las po­lí­ti­cas en hom­bres y mu­je­res.

El Co­mi­té hi­zo én­fa­sis en cues­tio­nes muy se­rias y do­lo­ro­sas que en­fren­ta nues­tro país, pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les co­mo la dis­cri­mi­na­ción, el ma­chis­mo y la vio­len­cia de gé­ne­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.