Las de­ci­sio­nes lle­van a los se­res hu­ma­nos a lu­ga­res ex­tra­ños: Flor Agui­le­ra

Su li­bro es una re­fle­xión so­bre la me­mo­ria y el pa­sa­do que es­tá muy car­ga­da de hu­mor

Milenio - - CULTURA - Jesús Ale­jo San­tia­go/ Mé­xi­co

En el in­te­rior de Flor Agui­le­ra (Ciu­dad de Mé­xi­co, 1971) ha­bi­ta una poe­ta que pre­fie­re la in­ti­mi­dad, aun cuan­do ya ha­ya pu­bli­ca­do sen­dos poe­ma­rios, y una na­rra­do­ra que pri­me­ro en­con­tró en la li­te­ra­tu­ra ju­ve­nil el ca­mino más ade­cua­do pa­ra co­men­zar a cons­truir su his­to­ria li­te­ra­ria, a tra­vés de tí­tu­los co­mo Dia­rio­deu­nos­tión y Mi­vi­da de­ru­bia.

Ese re­co­rri­do lle­ga a otras es­fe­ras con su pri­me­ra no­ve­la pa­ra “adul­tos”: El­pa­sa­doe­sun ex­tra­ño­país (Su­ma de Le­tras, 2012), a la que, más allá de ser un rom­pi­mien­to con su pa­sa­do li­te­ra­rio, sim­ple­men­te asu­me co­mo una con­ti­nua­ción de sus in­tere­ses y ob­se­sio­nes. “Siem­pre bromeo con mis ami­gas con la idea de que ya me gra­dué, pe­ro en reali­dad lo úni­co que cam­bió fue la voz, por­que los te­mas siem­pre son los mis­mos: en mis no­ve­las y en mis cuen­tos siem­pre son el ha­blar del pa­sa­do, del ol­vi­do, del per­dón y de la cons­tan­te bús­que­da del amor. “Creo que no han va­ria­do tan­to los te­mas fun­da­men­ta­les en mi tra­ba­jo, co­mo lo es tam­bién el hu­mor, que pa­ra mí es fun­da­men­tal. No me gus­ta el me­lo­dra­ma, y en­ton­ces pon­go a mis po­bres per­so­na­jes en si­tua­cio­nes ex­tre­mas, pe­ro les doy una he­rra­mien­ta que es el hu­mor”, di­ce la es­cri­to­ra a MI­LE­NIO.

En la no­ve­la se cuen­ta la his­to­ria de una mu­jer que pre­sen­ta hi­per­ti­me­sia, una con­di­ción que le im­pi­de ol­vi­dar has­ta los mí­ni­mos de­ta­lles de lo que ha vi­vi­do, por lo que su te­ra­peu­ta le su­gie­re es­cri­bir su vi­da, en la que se mez­cla des­de una fra­ca­sa­da re­la­ción amo­ro­sa con un hom­bre que bus­ca ro­bar su va­lio­sa co­lec­ción de ar­te, has­ta un fal­so vi­den­te que se ha­ce lla­mar Nos­tra­da­mus y un es­pía cu­bano que tie­ne ne­xos con la ma­fia ru­sa. “La no­ve­la es un via­je, en par­ti­cu­lar una re­fle­xión acer­ca de las de­ci­sio­nes; pa­ra mí ese es el eje: las de­ci­sio­nes de los se­res hu­ma­nos los lle­van a lu­ga­res muy ex­tra­ños, in­sos­pe­cha­dos. Creo que todo eso es un via­je y apa­re­cen los sue­ños; en­ton­ces mu­chas ve­ces no sa­bes cuán­do se mez­clan los sue­ños de la mu­jer con la reali­dad, so­bre todo des­pués de ha­ber vi­vi­do tan ais­la­da del mun­do.”

La pro­ta­go­nis­ta no ha­ce las co­sas de ma­ne­ra con­ven­cio­nal, lo que re­sul­ta­ba fun­da­men­tal pa­ra Agui­le­ra, en es­pe­cial por la idea de acom­pa­ñar a una mu­jer que tie­ne una con­di­ción que la ha he­cho tan dis­tin­ta, “que quién sa­be has­ta dón­de va­ya a lle­gar, aun­que al fi­nal creo que se vuel­ve mu­cho más hu­ma­na por­que se da cuen­ta que to­dos te­ne­mos epi­so­dios en la vi­da que son ca­si im­po­si­bles de ol­vi­dar”. “Hay en la li­te­ra­tu­ra una vi­sión es­te­reo­ti­pa­da de có­mo pien­sa la mu­jer, có­mo ac­túa, cuá­les son las co­sas fun­da­men­ta­les pa­ra la mu­jer. Me gus­ta rom­per con eso, sin que sean mu­je­res ni he­roi­cas o que se va­yan al ex­tre­mo de de­jar todo. Me pa­re­ce que pue­des en­con­trar en mis li­bros un per­so­na­je fe­me­nino con un pun­to de vis­ta sim­pá­ti­co y sin­gu­lar. Y eso me gus­ta.”

De acuer­do con Agui­le­ra, quien de al­gu­na ma­ne­ra re­fle­ja en la no­ve­la par­te de su vi­da, “los lí­mi­tes son ca­da vez más del­ga­dos en­tre la li­te­ra­tu­ra y mi vi­da”; de ahí la im­por­tan­cia que tie­ne El pa­sa­does un ex­tra ño país, por­que de al­gu­na for­ma se con­vier­te en un via­je de acom­pa­ña­mien­to a una mu­jer que tie­ne una con­di­ción que la ha he­cho tan dis­tin­ta, pe­ro que des­pués de esa re­fle­xión acer­ca de la me­mo­ria, se con­vier­te en una cha­va mu­cho más co­mún y co­rrien­te: “Ella mis­ma se re­co­no­ce co­mo una mu­jer cual­quie­ra”, en pa­la­bras de la es­cri­to­ra.

NELLY SA­LAS

“Los lí­mi­tes son ca­da vez más del­ga­dos en­tre la li­te­ra­tu­ra y mi vi­da.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.