La elec­ción de la elec­ción

LOS TRES PAR­TI­DOS do­mi­nan­tes es­tán obli­ga­dos a ha­cer una re­vi­sión pro­fun­da de su re­la­ción con los ciu­da­da­nos. Uno de sus objetivos de­be ser abrir la puer­ta a la de­mo­cra­cia in­ter­na pa­ra así ali­viar el pe­so de las oli­gar­quías par­ti­da­rias

Milenio - - AL FRENTE - LIÉ­BANO SÁENZ http://twit­ter.com/lie­bano

LOS PAR­TI­DOS de­ben en­ten­der la gra­ve­dad del men­sa­je que es­tá en­vian­do la so­cie­dad. No so­lo es la cri­sis del PRD, sino del con­jun­to y es un pro­ce­so que ape­nas em­pie­za

Los co­mi­cios del pa­sa­do domingo tra­za­ron un cua­dro de­ta­lla­do so­bre los cam­bios en la so­cie­dad me­xi­ca­na y la re­la­ción de los ciu­da­da­nos con el po­der po­lí­ti­co y con los par­ti­dos. Es una trans­for­ma­ción pro­fun­da y de fon­do, no co­yun­tu­ral. El sis­te­ma de par­ti­dos que he­mos co­no­ci­do in­gre­sa a una eta­pa ini­cial de cri­sis ma­yor. Afor­tu­na­da­men­te es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes se es­tán pro­ce­san­do con vo­tos y en las ur­nas. La de­mo­cra­cia me­xi­ca­na re­sul­tó ser un vehícu­lo pa­ra pre­ci­sar el equi­li­brio de los ór­ga­nos de re­pre­sen­ta­ción y de­fi nir quién de­be go­ber­nar.

Más allá de los re­sul­ta­dos, tam­bién fue re­le­van­te que las elec­cio­nes ocu­rrie­ran con nor­ma­li­dad y que los ciu­da­da­nos pu­die­ron su­fra­gar li­bre­men­te. La ame­na­za es­bo­za­da por la in­se­gu­ri­dad o por los gru­pos ra­di­ca­les pu­do ser con­ju­ra­da. La abru­ma­do­ra ma­yo­ría de las ca­si­llas se ins­ta­ló en tiem­po y for­ma. Los re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res se pre­sen­ta­ron opor­tu­na­men­te, sin ma­yor cues­tio­na­mien­to. A unas ho­ras de con­clui­da la jor­na­da elec­to­ral ha­bía cla­ros ga­na­do­res en ca­si to­dos los es­ta­dos, dis­tri­tos y mu­ni­ci­pios.

Es un triun­fo de to­dos el que los co­mi­cios ha­yan trans­cu­rri­do en or­den y de acuer­do con la nor­ma. En par­ti­cu­lar, es mé­ri­to del INE, de las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les, de los ór­ga­nos elec­to­ra­les lo­ca­les y, tam­bién, de los ciu­da­da­nos. La par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral fue li­ge­ra­men­te in­fe­rior a la mi­tad, acep­ta­ble si to­ma­mos como re­fe­ren­cia lo acon­te­ci­do en elec­cio­nes in­ter­me­dias an­te­rio­res. Fue ma­yor la par­ti­ci­pa­ción en en­ti­da­des con elec­cio­nes lo­ca­les con­cu­rren­tes que en aque­llas en las que so­lo fue­ron ele­gi­dos dipu­tados fe­de­ra­les.

Las bue­nas nue­vas no ha­cen no­ti­cia, como sí su­ce­de con los cam­bios y re­sul­ta­dos que se apar­tan de lo es­pe­ra­do o de lo nor­mal. Des­ta­can los triun­fos de can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes, sin­gu­lar­men­te Jai­me Ro­drí­guez, en Nue­vo León y Ma­nuel Clout­hier, quien se­rá el primer dipu­tado fe­de­ral in­de­pen­dien­te. En el or­den de los par­ti­dos, el he­cho re­le­van­te es que la coa­li­ción PRI, PVEM y Nue­va Alian­za al­can­za­rían la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de la Cá­ma­ra. Otro as­pec­to no­to­rio es el re­sul­ta­do fa­vo­ra­ble de Mo­re­na en el DF, un desen­la­ce que su­gie­re el des­pla­za­mien­to del PRD en el es­pec­tro de la iz­quier­da a pe­sar del triun­fo en la elec­ción de go­ber­na­dor en Mi­choa­cán.

La elec­ción tie­ne dos pla­nos cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­dos: el de las 17 en­ti­da­des con co­mi­cios con­cu­rren­tes y el de los 15 es­ta­dos en los que so­lo se de­fi nie­ron dipu­tados fe­de­ra­les. El per­fi l de la elec­ción es­tá de­ter­mi­na­do por el ni­vel de par­ti­ci­pa­ción; con­for­me ma­yor es la asis­ten­cia a las ur­nas, los co­mi­cios se ven más “ciu­da­da­ni­za­dos”. En con­tras­te, la baja par­ti­ci­pa­ción re­suel­ve la con­tien­da con el vo­to du­ro o iner­cial de los par­ti­dos, aun­que Ma­nuel Clout­hier fue una ex­cep­ción al con­se­guir el triun­fo con una par­ti­ci­pa­ción in­fe­rior a 33 por cien­to en su dis­tri­to. En los es­ta­dos con elec­cio­nes con­cu­rren­tes, los vo­tan­tes su­ma­ron 53% de la lis­ta no­mi­nal, con la ex­cep­ción del Dis­tri­to Fe­de­ral, don­de la asis­ten­cia fue me­nor a 44%. La más ele­va­da fue Yu­ca­tán con cer­ca de 70%.

En los es­ta­dos con elec­cio­nes de go­ber­na­dor la par­ti­ci­pa­ción pro­me­dio fue ma­yor a 55%; en Cam­pe­che, Co­li­ma y Nue­vo León es­tu­vo pró­xi­ma a 60%. En las en­ti­da­des sin elec­cio­nes lo­ca­les con­cu­rren­tes, el re­sul­ta­do fa­vo­re­ció al par­ti­do go­ber­nan­te. Así, en Baja Ca­li­for­nia, el PAN ga­na los ocho dis­tri­tos y la coa­li­ción PRI/PVEM pre­va­le­ce abru­ma­do­ra­men­te en Chihuahua, Coahuila, Ta­mau­li­pas, Chia­pas, Ve­ra­cruz, Hi­dal­go y Tlax­ca­la. Es­to in­di­ca que a ma­yor par­ti­ci­pa­ción, ma­yor plu­ra­lis­mo.

La elec­ción de la elec­ción es el de­te­rio­ro de los tres par­ti­dos do­mi­nan­tes. En el com­pa­ra­ti­vo de las tres pa­sa­das elec­cio­nes in­ter­me­dias, el PAN ha­bía pro­me­dia­do 30%, ob­tu­vo 22%. El PRI, 38% y al­can­zó 31%. El PRD de 19% pa­só a 11%. Los be­ne­fi­cia­rios de es­ta baja se aso­cian al in­cre­men­to del PVEM, la im­por­tan­te vo­ta­ción por Mo­re­na y Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano. To­dos en su con­jun­to su­ma 23%.

El prin­ci­pal men­sa­je de es­ta elec­ción es la sig­ni­fi­ca­ti­va pre­va­len­cia de una cir­cuns­tan­cia que po­dría­mos lla­mar an­ti­sis­té­mi­ca, y que se pre­sen­ta, par­ti­cu­lar­men­te, en elec­cio­nes con­cu­rren­tes. De las ocho elec­cio­nes pa­ra go­ber­na­dor con de­fi ni­ción cla­ra, en cin­co hay al­ter­nan­cia y es re­ve­la­dor que el por­cen­ta­je de vo­ta­ción a fa­vor del can­di­da­to más ele­va­do se ha­ya pre­sen­ta­do en Nue­vo León, con un can­di­da­to in­de­pen­dien­te. Tam­bién es des­ta­ca­ble que el par­ti­do con ma­yor cre­ci­mien­to ha­ya si­do Mo­re­na. Es­tos da­tos se aso­cian a otros re­sul­ta­dos que re­ve­lan fran­cas ma­yo­rías de can­di­da­tos sin par­ti­do o muy por en­ci­ma del par­ti­do que lo postuló. Son los ca­sos Ma­nuel Clout­hier, de En­ri­que Al­fa­ro en Gua­da­la­ja­ra, del fut­bo­lis­ta Cuauh­té­moc Blan­co en Cuer­na­va­ca, de Al­fon­so Martínez en Mo­re­lia y de otros con me­nor vi­si­bi­li­dad.

Es un error in­ter­pre­tar que lo acon­te­ci­do so­lo es re­sul­ta­do del des­gas­te de un par­ti­do o de un go­bierno en par­ti­cu­lar. Lo que se ad­vier­te es un gra­ve de­te­rio­ro del sis­te­ma en su con­jun­to, in­clui­dos los sis­te­mas de par­ti­dos, de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca y de go­bierno, que pro­pi­cia que op­cio­nes nue­vas y ra­di­ca­les, aun­que en al­gu­nos con­no­ta­dos ca­sos sea so­lo en en­vol­tu­ra, ca­len en el elec­to­ra­do con to­do y las li­mi­ta­cio­nes que im­po­nen las re­glas vi­gen­tes.

Los tres par­ti­dos do­mi­nan­tes es­tán obli­ga­dos a ha­cer una re­vi­sión pro­fun­da de su re­la­ción con la so­cie­dad. Uno de sus objetivos de­be ser abrir la puer­ta a la de­mo­cra­cia in­ter­na pa­ra así ali­viar el pe­so de las oli­gar­quías par­ti­da­rias. Lo que aquí ha­bía­mos se­ña­la­do se co­rro­bo­ra: el vo­to an­ti­sis­té­mi­co, aun­que apa­ren­te­men­te mi­no­ri­ta­rio por aho­ra, acre­di­tó te­ner el po­ten­cial fu­tu­ro de al­te­rar el equi­li­brio so­bre el que ha des­can­sa­do el ré­gi­men de par­ti­dos y el de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca. Los par­ti­dos de­ben en­ten­der la gra­ve­dad del men­sa­je que es­tá en­vian­do la so­cie­dad. No so­lo es la cri­sis del PRD, sino del con­jun­to y es un pro­ce­so que ape­nas em­pie­za. Lo desea­ble es que ten­ga ex­pre­sión me­dian­te la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­mo­crá­ti­ca, pe­ro sí es un re­qui­si­to fun­da­men­tal que los li­de­raz­gos de las tres fuer­zas po­lí­ti­cas en­tien­dan lo que ocu­rrió y mi­ren de una ma­ne­ra dis­tin­ta el mun­do que los ro­dea, por­que ya ha­bía cam­bia­do an­tes de la elec­ción y no lo ad­vir­tie­ron. Es bueno que aho­ra su cau­ce sean los vo­tos y las ur­nas, ya no tan­to los par­ti­dos. m

En Nue­vo León, go­ber­na­rá por pri­me­ra vez un can­di­da­to in­de­pen­dien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.