Trein­ta ra­zo­nes pa­ra creer (aún) en la de­mo­cra­cia

TE PER­MI­TE ENTERARTE que el pri­mo de la ami­ga del ve­cino es un fas­cis­ta in­fec­to que me­re­ce la muer­te, y a par­tir de ese ins­tan­te re­ti­rar­le el sa­lu­do pa­ra to­da la vida

Milenio - - AL FRENTE - XA­VIER VELASCO NUN­CA LEE los editoriales, cuan­ti­me­nos se sien­ta a co­rre­gir­los

1 Su pre­sen­cia no arre­gla los pro­ble­mas, pe­ro su au­sen­cia bas­ta pa­ra mul­ti­pli­car­los.

2. Per­mi­te equi­vo­car­se al ele­gir, y aun en­ton­ces nos de­ja vi­gi­lar.

3. Es blan­co re­cu­rren­te de bea­tos, man­do­nes y en­vi­dio­sos: gen­te que la mal­di­ce o la cor­te­ja con la mis­ma es­pe­ran­za de as­fi xiar­la.

4. Nos in­vi­ta a ex­pre­sar nues­tra opi­nión pro­fun­da so­bre un te­ma co­mún en el se­cre­to más ri­gu­ro­so. Ya na­da más por esa pre­rro­ga­ti­va, los vo­tan­tes ten­dría­mos que ser la pe­sa­di­lla de los en­cues­ta­do­res.

5. Obli­ga a los bu­ró­cra­tas a com­pe­tir al me­nos una vez en la vida, aun­que sea en tor­neos de ca­lum­nias.

6. En­fren­ta a los ca­na­llas en­tre sí, de mo­do que se ex­hi­ban mu­tua­men­te y ali­men­ten el sano es­cep­ti­cis­mo de la po­bla­ción.

7. Cas­ti­ga a los inep­tos que no sa­ben ga­nar y es­car­mien­ta a los ne­cios que no sa­ben per­der.

8. Sus ver­sio­nes pi­ra­ta son iden­ti­fi­ca­bles a sim­ple vis­ta, sal­vo ca­sos ex­tre­mos de as­tig­ma­tis­mo a ul­tran­za y pía mio­pía.

9. Sus enemi­gos sue­len es­gri­mir bal­bu­ceos gro­tes­cos en su con­tra, am­pa­ra­dos en esas ga­ran­tías que nos ha­cen par­tí­ci­pes de sus in­su­fi­cien­cias.

10. Ca­re­ce de opi­nio­nes, has­ta don­de sa­be­mos, y tam­po­co cree en dog­mas, ni dia­blos, ni mi­la­gros.

11. Es hi­ja na­tu­ral de la arit­mé­ti­ca. Re­suel­ve sus pro­ble­mas de con­sen­so con na­da más que su­mas y res­tas.

12. Per­mi­te es­ta­ble­cer un pun­to de equi­li­brio en­tre la li­ber­tad y la jus­ti­cia: ca­ní­ba­les go­lo­sos y con­tra­pues­tos.

13. So­bre­vi­ve con un ba­jo per­fil. A na­die pro­me­tió ga­nar­se el cie­lo.

14. Da y qui­ta los po­de­res se­gún sus cuen­tas, a la vis­ta de to­dos los par­ti­ci­pan­tes y a pe­sar del me­jor jui­cio al res­pec­to que ca­da uno ju­re te­ner.

15. Por dé­bil o ne­fas­ta que pa­rez­ca, ya su me­ra exis­ten­cia ga­ran­ti­za un es­pa­cio de neu­tra­li­dad y un desafío al si­len­cio pu­si­lá­ni­me.

16. Re­cuer­da a los de­vo­tos del pen­sa­mien­to úni­co nues­tro sa­cro de­re­cho a di­sen­tir.

17. No im­po­ne re­qui­si­tos mo­ra­les, re­li­gio­sos o ideo­ló­gi­cos, más allá de las re­glas ele­men­ta­les que ha­cen po­si­ble su fun­cio­na­mien­to.

18. ¿Des­de cuán­do los árbitros son hin­chas? La de­mo­cra­cia nun­ca lee los editoriales, cuan­ti­me­nos se sien­ta a co­rre­gir­los.

19. No dis­tin­gue el acier­to del desa­cier­to, ni bon­dad de mal­dad. Acer­tar, en su ca­so, es fun­cio­nar, aun­que sea al ser­vi­cio de nues­tros desa­cier­tos.

20. Nos re­cuer­da que las mul­ti­tu­des co- rren el mis­mo ries­go que los in­di­vi­duos de to­mar de­ci­sio­nes idio­tas.

21. Así como mi­ma a la ma­yo­ría, es tam­bién el re­fu­gio de aque­llas mi­no­rías que son sus sa­lu­da­bles con­tra­pe­sos.

22. No es po­si­ble, has­ta hoy, su­pri­mir­la del to­do sin su­pri­mir la dig­ni­dad de to­dos, ni res­trin­gir­la un po­co sin ca­gar­la en gran­de.

23. Es un pro­duc­to im­pu­ro de men­tes im­per­fec­tas. Ga­ran­ti­za la ru­ta, no el des­tino.

24. Cuan­do las co­sas fa­llan por com­ple­to, siem­pre es­tá la pa­lan­ca de re­ver­sa. Y con suer­te un cu­bícu­lo uni­ver­si­ta­rio.

25. Nos ali­via de la sos­pe­cha in­fa­me de es­tar sien­do tra­ta­dos como ni­ños por los pro­fe­sio­na­les del cuen­to de ha­das.

26. Nos aho­rra los cos­tos de la ma­la ima­gen. ¿O es que al­guien más aca­ba­ría pa­gán­do­los?

27. Nos ha­ce pa­re­cer una co­mu­ni­dad ci­vi­li­za­da, y por tan­to con­fia­ble, aun­que tam­po­co es que lo cer­ti­fi­que.

28. Por su na­tu­ra­le­za ex­pe­ri­men­tal, es­par­ce igual fra­gan­cias que pes­ti­len­cias. El chis­te es­tá en que no hay que di­si­mu­lar.

29. Otor­ga al per­de­dor la me­da­lla triun­fal de “to­le­ran­te”, si es que aún no ha in­ten­ta­do un gol­pe mi­li­tar.

30. Te per­mi­te enterarte que el pri­mo de la ami­ga del ve­cino es un fas­cis­ta in­fec­to que me­re­ce la muer­te, y a par­tir de ese ins­tan­te re­ti­rar­le el sa­lu­do pa­ra to­da la vida. m

El domingo pa­sa­do, me­nos de la mi­tad del elec­to­ra­do acu­dió a las ur­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.