¿Quién ga­nó el 7 de ju­nio?

Milenio - - AL FRENTE - HU­GO GAR­CÍA MI­CHEL

Hay una famosa, tram­po­sa y su­pues­ta­men­te in­ge­nio­sa fra­se de Eduar­do Ga­leano (no sé qué tan sa­ca­da de con­tex­to) que an­du­vo cir­cu­lan­do mu­cho en los días pre­vios a las elec­cio­nes del pa­sa­do 7 de ju­nio y que a la le­tra di­ce: “Si vo­tar sir­vie­ra pa­ra cam­biar al­go, ya es­ta­ría prohi­bi­do”. Pa­la­bras muy efec­tis­tas y muy apan­ta­lla­bo­bos, so­bre to­do si ana­li­za­mos bien lo que fue es­te pro­ce­so elec­to­ral in­ter­me­dio y ve­mos que, con­tra­rio de to­do lo que de­cía el gu­rú Ga­leano en su apo­teg­ma, vo­tar sí sir­ve pa­ra cam­biar no so­lo al­go, sino bas­tan­te.

Por­que con­tra lo que al­gu­nos es­pe­rá­ba­mos, la re­cien­te jor­na­da elec­to­ral tra­jo va­rias sor­pre­sas y va­rias en­se­ñan­zas, mu­cha dis­cu­sión y mu­cha po­lé­mi­ca y de eso se tra­ta pre­ci­sa­men­te la de­mo­cra­cia. ¿Que en su abru­ma­do­ra ma­yo­ría los can­di­da­tos eran gri­ses? Cier­to. ¿Que sus cam­pa­ñas fue­ron pa­té­ti­cas? ¿Có­mo ne­gar­lo? ¿Que hu­bo co­sas su­cias y la­men­ta­bles. Por des­gra­cia así fue. Pe­ro al fi­nal y a pe­sar de ello, va­lió la pe­na y el país sa­lió ga­nan­do. Po­qui­to, pe­ro sa­lió ga­nan­do.

Al­gu­nos afir­man que el gran ven­ce­dor del domingo fue Jai­me Ro­drí­guez Cal­de­rón, el cé­le­bre Bron­co, y su sui gé­ne­ris can­di­da­tu­ra. Otros que fue Mo­re­na (que es de­cir An­drés Ma­nuel López Obra­dor). In­clu­so hay quie­nes ase­gu­ran que si hay que bus­car a un triun­fa­dor ese es Pe­dro Kumamoto, el can­di­da­to in­de­pen­dien­te za­po­pano. To­dos ellos, de una u otra ma­ne­ra, tie­nen sus mé­ri­tos, por su­pues­to. Sin em­bar­go, pa­ra mí, la ver­da­de­ra ga­na­do­ra en los co­mi­cios del 7 de ju­nio fue nues­tra im­per­fec­ta, ti­tu­bean­te, gol­pea­da, cues­tio­na­da, des­pre­cia­da y aún in­ci­pien­te de­mo­cra­cia. Con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos apo­ca­líp­ti­cos y to­das las ame­na­zas per- ver­sas, ella, la de­mo­cra­cia que nos he­mos da­do los me­xi­ca­nos, fue la que ob­tu­vo el gran triun­fo, al de­mos­trar que es el más efec­ti­vo me­dio pa­ra ir cam­bian­do las co­sas y cas­ti­gar a quie­nes ac­túan de ma­la ma­ne­ra. Por eso los ciu­da­da­nos sa­li­mos a de­fen­der­la al acu­dir a las ca­si­llas y le di­ji­mos no a los vio­len­tos. Sin du­da, fue la me­jor no­ti­cia y la me­jor en­se­ñan­za de es­tas elec­cio­nes in­ter­me­dias tan ines­pe­ra­da y sor­pren­den­te­men­te ejem­pla­res. m

En la ca­pi­tal, Mo­re­na res­tó po­der al PRD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.