¿Elec­cio­nes mi­li­ta­ri­za­das?

Milenio - - AL FRENTE - JUAN IBARROLA

Las de­cla­ra­cio­nes de Lorenzo Cór­do­va, pre­si­den­te del INE, pre­vias a las elec­cio­nes del domingo pa­sa­do, so­bre el he­cho de no mi­li­ta­ri­zar las elec­cio­nes fue­ron, ade­más de inú­ti­les, ig­no­ran­tes. El pa­pel que han ju­ga­do las fuer­zas ar­ma­das en los pro­ce­sos elec­to­ra­les de los úl­ti­mos 20 años no so­la­men­te se ha li­mi­ta­do a la vi­gi­lan­cia del ma­te­rial elec­to­ral o de la pro­tec­ción de las ca­si­llas y ur­nas.

El pre­si­den­te con­se­je­ro del INE de­be ana­li­zar a pro­fun­di­dad las for­ta­le­zas que le im­pri­men los mi­li­ta­res al sano, na­tu­ral y ló­gi­co desa­rro­llo de los tiem­pos elec­to­ra­les. Aun y a pe­sar de la vio­len­cia fí­si­ca ge­ne­ra­da con­tra can­di­da­tos y de la vio­len­cia grá­fi­ca y co­mu­ni­ca­cio­nal que pro­du­je­ron en­tre ellos, no exis­tió uno so­lo que en sus es­pa­cios de di­fu­sión pro­mo­vie­ra pro­pues­tas se­rias de ges­tión pú­bli­ca, es­tas fue­ron unas elec­cio­nes que re­ba­sa­ron por mu­cho los ni­ve­les de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, en con­tra del abs­ten­cio­nis­mo.

Ejér­ci­to, Ma­ri­na Ar­ma­da y Fuer­za Aé­rea no sa­len a las ca­lles a pro­mo­ver el vo­to de un par­ti­do o de una per­so­na, aun y cuan­do ese par­ti­do y esa per­so­na se en­cuen­tren en la ci­ma del po­der.

Los sol­da­dos rea­li­zan dia­ria­men­te ta­reas, en be­ne­fi­cio de la gen­te, que per­mi­ten una es­ta­bi­li­dad so­cial su­fi­cien­te pa­ra que los me­xi­ca­nos pue­dan vo­tar y ser vo­ta­dos. Si no se re­co­no­ce que las ac­cio­nes mi­li­ta­res em­pren­di­das con­tra la de­lin­cuen­cia, por ejem­plo, im­pac­tan fa­vo­ra­ble­men­te pa­ra que los elec­to­res se sien­tan se­gu­ros, en­ton­ces ha­brá que pe­dir­les a los sol­da­dos que re­gre­sen a sus cuár­te­les.

Si no se les re­co­no­ce a los mi­li­ta­res que con su leal­tad ins­ti­tu­cio­nal ge­ne­ran for­ta­le­zas su­fi­cien­tes pa­ra que na­die in­ten­te sus­ti­tuir a la de­mo­cra­cia por una per­pe­tui­dad de po­der, en­ton­ces ha­brá que de­cir­lo más cla­ro y fuer­te, ya que en 2000 uno de los ma­yo­res mie­dos de los pa­nis­tas re­cién lle­ga­dos al po­der era si las fuer­zas ar­ma­das iban a ja­lar pa­re­jo. Lo mis­mo su­ce­dió en 2012 con el re­gre­so del PRI a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, y si­guen lea­les al país.

Qui­zá al­gu­nos ig­no­ran que los paí­ses don­de ver­da­de­ra­men­te se ejer­ce la de­mo­cra­cia son aque­llos que tie­nen fuer­zas ar­ma­das lea­les a su país y a su pue­blo. Los mi­li­ta­res ga­ran­ti­zan que se cum­pla con la vo­lun­tad po­pu­lar, al otor­gar ga­ran­tías de se­gu­ri­dad y, por su­pues­to, que no se ma­ni­pu­le el pro­pio vo­to.

CA­BO DE GUAR­DIA

Quie­nes au­to­ri­zan los as­cen­sos mi­li­ta­res post mór­tem son los se­na­do­res de la Re­pú­bli­ca.

Es­ta se­ma­na fil­tra­ron a al­gu­nos me­dios los nom­bres de los caí­dos el 1 de ma­yo en Jalisco. No en­tien­den lo gra­ve que pue­de ser. ¿Quié­nes son las ver­da­de­ras víc­ti­mas? m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.