La in­fan­ta co­rri­ge al rey; ella pi­dió re­ti­ro del tí­tu­lo

El abo­ga­do de Cris­ti­na ase­gu­ra que en­via­ron una car­ta ofi­cial de re­nun­cia; la Zar­zue­la se­ña­la que el “fax” lle­gó lue­go del anun­cio he­cho por Fe­li­pe VI

Milenio - - FRONTERAS - Jo­sé An­to­nio López/ Ma­drid

Fe­li­pe VI y su her­ma­na Cris­ti­na se en­zar­za­ron en una dis­cu­sión pú­bli­ca so­bre có­mo y cuán­do se de­ci­dió re­vo­car el tí­tu­lo de los du­ques de Pal­ma al ma­tri­mo­nio Ur­dan­ga­rin.

El jue­ves el pa­la­cio de la Zar­zue­la ade­lan­tó que el Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do (BOE) anu­la­ría al día si­guien­te el tí­tu­lo no­bi­lia­rio por de­ci­sión ex­pre­sa del mo­nar­ca es­pa­ñol. Ho­ras des­pués el abo­ga­do de Cris­ti­na, Miquel Ro­ca, ex­pli­có que la idea de la re­nun­cia fue de la pro­pia in­fan­ta y que, in­clu­so, le es­cri­bió a Fe­li­pe VI una car­ta de “su pu­ño y le­tra” el pa­sa­do 1 de ju­nio, en la que so­li­ci­ta­ba la re­vo­ca­ción del du­ca­do.

An­te es­tas de­cla­ra­cio­nes, que res­ta­ban con­tun­den­cia a la de­ci­sión de Fe­li­pe VI an­te su her­ma­na, quien de­be­rá sen­tar­se en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos por es­tar impu­tada por dos de­li­tos fis­ca­les en el Ca­so Nóos, fuen­tes de la Zar­zue­la des­min­tie­ron a Ro­ca y ase­gu­ra­ron que esa mi­si­va lle­gó por fax des­pués de que el rey co­mu­ni­có a Cris­ti­na que el BOE pu­bli­ca­ría la re­vo­ca­ción de la dis­tin­ción no­bi­lia­ria.

El abo­ga­do de­cla­ró que la in­fan­ta ha­bía “ma­ni­fes­ta­do es­ta vo­lun­tad de re­nun­cia des­de ha­ce días” y que así lo ha­bía ex­pre­sa­do en la car­ta que es­cri­bió de “su pu­ño y le­tra”.

Ro­ca in­di­có que su clien­ta mos­tró su de­seo de des­po­jar­se del tí­tu­lo “en el mo­men­to en que ha creí­do que no te­nía nin­gún ti­po de sen­ti­do man­te­ner­lo, y que es­to po­día ge­ne­rar un ti­po de po­lé­mi­ca so­cial de la que ella quie­re es­tar ale­ja­da”.

Tam­bién re­co­no­ció que Cris­ti­na es­tá “dis­gus­ta­da” por es­ta re­nun­cia, por­que el tí­tu­lo es al­go que “te­nía un va­lor afec­ti­vo” pa­ra ella, to­man­do en cuen­ta que le fue otor­ga­do por su pa­dre, el rey Juan Carlos de Bor­bón.

El le­tra­do ase­gu­ró que la re­nun­cia de nin­gu­na ma­ne­ra afec­ta al ca­so, ya que “la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia no ope­ra en fun­ción de tí­tu­los”. Ase­ve­ró que la in­fan­ta le con­sul­tó si di­cha re­nun­cia po­día per­ju­di­car­la en la ins­truc­ción ju­di­cial, pe­ro Ro­ca le in­di­có que “no tie­ne tras­cen­den­cia” ni con­se­cuen­cias pro­ce­sa­les.

La de­ci­sión de Fe­li­pe VI de des­po­jar del du­ca­do a su her­ma­na lle­ga a una se­ma­na de que su rei­na­do cum­pla su primer aniver­sa­rio. En su dis­cur­so de pro­cla­ma­ción, se com­pro­me­tió a ha­cer más ejem­plar a la ins­ti­tu­ción por­que así, ar­gu­men­tó, lo de­man­dan “con ra­zón” los ciu­da­da­nos.

El juez Jo­sé Cas­tro man­tu­vo la impu­tación de la her­ma­na del rey por dos de­li­tos fis­ca­les al con­si­de­rar­la coope­ra­do­ra ne­ce­sa­ria en la de­frau­da­ción de 330 mil eu­ros en las de­cla­ra­cio­nes de ren­ta de 2007 y 2008 de su ma­ri­do Iña­ki Ur­dan­ga­rin.

El ma­tri­mo­nio se sir­vió de la em­pre­sa Ai­zoon, que los du­ques com­par­ten al 50%, y re­ci­bió fon­dos des­via­dos des­de el Ins­ti­tu­to Nóos por ne­go­cios ilí­ci­tos de más de 6 mi­llo­nes de eu­ros con las ad­mi­nis­tra­cio­nes de las Is­las Ba­lea­res, Valencia y, en me­nor me­di­da, Ma­drid. La fis­ca­lía pi­de 19 años de cár­cel pa­ra Ur­dan­ga­rin y la acu­sa­ción par­ti­cu­lar ocho pa­ra la in­fan­ta.

EL DE­TE­RIO­RO

En los úl­ti­mos tres años en los que el Ca­so Nóos ha su­pues­to un “mar­ti­rio” pa­ra la “ins­ti­tu­ción” — como lo de­fi­nió en su día el an­te­rior je­fe de la Ca­sa del Rey, Ra­fael Spot­torno— la Zar­zue­la se fue apar­tan­do pro­gre­si­va­men­te de la in­fan­ta.

En no­viem­bre de 2011, lue­go de que se die­ra a co­no­cer el es­cán­da­lo en torno a los ne­go­cios pre­sun­ta­men­te irre­gu­la­res de Ur­dan­ga­rin, los du­ques de Pal­ma de­ja­ron de asis­tir a los ac­tos ofi­cia­les de la fa­mi­lia real.

Ofi­cial­men­te so­lo se anun­ció que Ur­dan­ga­rin que­da­ba apar­ta­do de la agen­da por su com­por­ta­mien­to “no ejem­plar”, pe­ro des­de ese mis­mo mo­men­to, la in­fan­ta Cris­ti­na tam­bién que­dó apar­ta­da de fac­to de los ac­tos ofi­cia­les, si bien se de­jó ver con su fa­mi­lia ca­da vez que su pa­dre in­gre­sa­ba en el hos­pi­tal pa­ra sus di­ver­sas ope­ra­cio­nes.

Mien­tras Juan Carlos se man­tu­vo al fren­te de la Co­ro­na, a lo lar­go de to­da la investigación del Ca­so Nóos, la Zar­zue­la mar­có di­fe­ren­cias cla­ras en­tre Ur­dan­ga­rin y la in­fan­ta, en torno a la cual ce­rró fi­las. El rey se im­pli­có en la de­fen­sa de su hi­ja, con la que con­sen­suó la elec­ción de sus abo­ga­dos: el ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Con­ver­gen­cia De­mo­crá­ti­ca de Ca­ta­lu­ña Mi­guel Ro­ca, ami­go del mo­nar­ca des­de los tiem­pos de la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca.

La lle­ga­da al trono de Fe­li­pe VI su­pu­so, ade­más de la sa­li­da de la in­fan­ta Cris­ti­na —al igual que la in­fan­ta Ele­na— de la fa­mi­lia real, un cam­bio en la reac­ción de la ins­ti­tu­ción res­pec­to del Ca­so Nóos.

Des­de ha­ce tres años Cris­ti­na y Fe­li­pe no man­tie­nen nin­gu­na re­la­ción y el rey en to­do mo­men­to ha evi­ta­do en­con­trar­se con ella. m

La re­nun­cia no afec­ta el pro­ce­so le­gal; la jus­ti­cia no ope­ra en fun­ción de tí­tu­los, di­ce la de­fen­sa Des­de ha­ce tres años la in­fan­ta Cris­ti­na y Fe­li­pe VI no man­tie­nen nin­gu­na re­la­ción

La Zar­zue­la ase­gu­ra que el pro­pio mo­nar­ca co­mu­ni­có a Cris­ti­na su de­ter­mi­na­ción el 1 de ju­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.