Des­de Uru­guay, Jo­sé Mu­ji­ca y la revolución tran­qui­la

Milenio - - FRONTERAS - El li­bro de la se­ma­na IRENE SELSER

Co­no­ci­do por sus pla­yas em­ble­má­ti­cas como Pun­ta del Es­te, su ob­se­sión por el ma­te y su no me­nos obs­ti­na­da reivin­di­ca­ción como pro­pio del ar­gen­ti­ní­si­mo Carlos Gar­del, Uru­guay sal­tó de pron­to a la pa­les­tra in­ter­na­cio­nal de la mano del ex gue­rri­lle­ro y hoy ex pre­si­den­te Jo­sé Mu­ji­ca, cu­ya cul­to a la ho­nes­ti­dad po­lí­ti­ca y la vida sen­ci­lla lo con­vir­tie­ron en tan so­lo cua­tro años en uno de los lí­de­res más respetados del pla­ne­ta.

Quién es Mu­ji­ca, có­mo se for­jó y por qué des­pier­ta pa­sio­nes lue­go de ha­ber tran­si­ta­do un lar­go ca­mino de las ar­mas gue­rri­lle­ras y la cár­cel a la paz, son las pre­gun­tas que bus­ca res­pon­der el pe­rio­dis­ta uru­gua­yo Mauricio Ra­buf­fet­ti (1975), ac­tual edi­tor de la sec­ción eco­nó­mi­ca de la Agen­cia Fran­ce Pres­se (AFP), co­la­bo­ra­dor del New York Ti­mes y co­lum­nis­ta del pe­rió­di­co El País de Uru­guay.

En su in­tro­duc­ción “Más allá de las fron­te­ras”, Ra­buf­fet­ti nos acer­ca de gol­pe a es­te “per­so­na­je de pe­lí­cu­la”, como él lla­ma al oc­to­ge­na­rio Mu­ji­ca (1935), pre­si­den­te nú­me­ro 40 de la pe­que­ña pe­ro pu­jan­te Re­pú­bli­ca Orien­tal del Uru­guay, con 3.4 mi­llo­nes de tran­qui­los –y no tan­to– ha­bi­tan­tes, que os­ten­tan se­gún la ONU el ni­vel de al­fa­be­ti­za­ción más al­to de Amé­ri­ca La­ti­na, sien­do ade­más se­gún Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, el se­gun­do país del área, des­pués de Chile, con me­nor Ín­di­ce de Per­cep­ción de Co­rrup­ción. Tam­bién es el ter­cer país (des­pués de Ar­gen­ti­na y de Chile) con ma­yor Ín­di­ce de Desa­rro­llo Hu­mano.

Es­te es el Uru­guay que Mu­ji­ca go­ber­nó de 2010 a 2015 to­man­do la es­ta­fe­ta del tam­bién iz­quier­dis­ta Ta­ba­ré Váz­quez –quien aca­ba de vol­ver a im­po­ner­se en las ur­nas pa­ra un se­gun­do man­da­to a nom­bre del Fren­te Am­plio. Mu­ji­ca, di­ce Ra­buf­fet­ti, “tie­ne to­das las di­men­sio­nes de un per­so­na­je de pe­lí­cu­la, en el sen­ti­do ci­ne­ma­to­grá­fi­co más pu­ro. En los ochen­ta años que lle­va vi­vi­dos con in­ten­si­dad, pa­só por to­das las eta­pas y es­ta­dios que cual­quier no­ve­lis­ta ima­gi­na­ría pa­ra el hé­roe de su his­to­ria. Es un hom­bre ca­ris­má­ti­co y pa­sio­nal, de hu­mor cam­bian­te, re­fle­xi­vo y por mo­men­tos anár­qui­co. Un po­lí­ti­co tra­ba­ja­dor y pí­ca­ro, ca­paz de asu­mir de­rro­tas y se­guir ade­lan­te”.

De he­cho, Mu­ji­ca pa­só en to­tal 15 años de su vida pre­so des­de que en la dé­ca­da de 1960 se in­te­gró al Mo­vi­mien­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal-Tu­pa­ma­ros, con el que par­ti­ci­pó en ope­ra­ti­vos gue­rri­lle­ros y de­bió re­fu­giar­se en la clan­des­ti­ni­dad. Una his­to­ria, co­mún a la de mi­les de uru­gua­yos, que die­ron pie a un sin­nú­me­ro de li­bros, do­cu­men­ta­les y re­por­ta­jes aun­que, di­ce Ra­buf­fet­ti, “el Mu­ji­ca que co­no­cí cuan­do asu­mió la pre­si­den­cia del país, fue al­go di­fe­ren­te al po­lí­ti­co que co­no­cía como un ex gue­rri­lle­ro re­con­ver­ti­do a de­mó­cra­ta, mez­cla de cam­pe­sino cul­to, po­lí­ti­co ur­bano y cau­di­llo crio­llo a la vie­ja usan­za”.

Con­ce­bi­do como un ejer­ci­cio de re­cons­truc­ción y aná­li­sis de la vida y la tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca de Mu­ji­ca, in­se­pa­ra­ble a su vez de la iden­ti­dad de Uru­guay, el li­bro Jo­sé Mu­ji­ca. La revolución tran­qui­la (Ed. Agui­lar, Mé­xi­co 2015, pp.287) es un ameno pe­ro muy pro­fe­sio­nal re­la­to so­bre lo que su pro­lo­guis­ta, el es­pa­ñol Mi­guel Án­gel Bas­te­nier, de­no­mi­na sin más el “mis­te­rio Mu­ji­ca”; muy po­si­ble­men­te más cri­ti­ca­do en su pro­pio país que en el ex­te­rior, don­de por otro la­do tam­bién asom­bró –y re­mo­vió pos­tu­ras y pre­tex­tos– al pro­po­ner me­di­das como la le­ga­li­za­ción com­ple­ta de la can­na­bis y que el Es­ta­do se con­vier­ta en su pro­duc­tor y dis­tri­bui­dor; ade­más de apo­yar sin cor­ta­pi­sas ni re­me­dos mo­ra­les la le­ga­li­za­ción del abor­to y de los ma­tri­mo­nios gays.

Di­ce Ra­buf­fet­ti: “Mu­ji­ca es un hom­bre po­lí­ti­co que cons­tru­yó su for­ma de ver el mun­do a par­tir de la ac­ción pri­me­ro y de la re­fle­xión des­pués. Es­tas dos lí­neas con­flu­yen en el di­ri­gen­te que co­no­ce­mos hoy, que se ex­pli­ca tan­to por su pa­sa­do como por el con­tex­to his­tó­ri­co que le to­có go­ber­nar”. m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.