An­to­nio Tu­rok res­pi­ra el pai­sa­je de Mi­ne­ral de Po­zos

El fo­tó­gra­fo reali­zó re­cien­te­men­te un fo­to­rre­por­ta­je so­bre es­te lu­gar, “en el que no sa­bes si es­tás vi­vo o muer­to”

Milenio - - CULTURA - Emi­li­ano Ba­le­ri­ni Ca­sal/ Mé­xi­co

El pue­blo má­gi­co que sir­vió pa­ra que el di­rec­tor de ci­ne Carlos Ve­lo fil­ma­ra Pe­dro Pá­ra­mo en 1967, fue el es­ce­na­rio ideal del fo­to­rre­por­ta­je que An­to­nio Tu­rok reali­zó re­cien­te­men­te como par­te de un pro­yec­to cul­tu­ral que bus­ca pro­mo­ver el lu­gar, con el li­bro Po­zos­vis­to­po­rAn­to­nioTu­rok.

Mi­ne­ral de Po­zos, Gua­na­jua­to, es un si­tio que, por su con­for­ma­ción y po­ca po­bla­ción, pa­re­cie­ra aban­do­na­do a su suer­te: “Me re­cuer­da al San Cris­tó­bal de las Ca­sas de prin­ci­pios de los se­ten­ta, a Juan Rul­fo, a Co­ma­la: es un lu­gar en el que no sa­bes si es­tás vi­vo o muer­to, en el que hay per­so­nas, pe­ro no más de mil”, di­ce Tu­rok.

Es un si­tio don­de se pue­den re­co­rrer las ca­lles, los ce­rros y las rui­nas sin que en­cuen­tres a na­die. Hay una sen­sa­ción ma­ra­vi­llo­sa por­que allí exis­te una gran his­to­ria, pe­ro es un pue­bli­to muy pe­que­ño, ex­pli­ca el fo­tó­gra­fo en en­tre­vis­ta con MI­LE­NIO. “Cuan­do lle­gué al lu­gar don­de se en­cuen­tran las tres chimeneas en las rui­nas de San­ta Brí­gi­da, que apa­re­cen en una de las es­ce­nas de la pe­lí­cu­la Pe­droPá­ra­mo, en­ten­dí por qué de­ci­die­ron fil­mar en ese si­tio la cin­ta”, co­men­ta el ga­na­dor del Pre­mio del Fon­do In­ter­na­cio­nal Mot­her Jo­nes de Fo­to­gra­fía Do­cu­men­tal en 1994.

El pro­yec­to de do­cu­men­tar Mi­ne­ral de Po­zos —lu­gar que se en­cuen­tra a 45 mi­nu­tos de San Mi­guel de Allen­de— sur­gió a par­tir de que el pro­mo­tor cul­tu­ral Pablo J. Ri­co de­ci­dió que una de las me­jo­res for­mas de di­fun­dir el pue­blo —ca­rac­te­ri­za­do tam­bién por su va­rie­dad de ma­ria­chis— era por me­dio de un li­bro de fo­to­gra­fías. Le pro­pu­so el tra­ba­jo a An­to­nio, quien no du­dó un ins­tan­te.

En la pu­bli­ca­ción hay imá­ge­nes de los pai­sa­jes de Mi­ne­ral de Po­zos, sus ca­lles em­pe­dra­das, sus ca­lle­jo­nes, sus rin­co­nes y pla­zas; asi­mis­mo, Tu­rok fo­to­gra­fió a per­so­nas que prac­ti­can la dan­za prehis­pá­ni­ca de los chi­chi­me­cas, pues el lu­gar se ca­rac­te­ri­za por pre­ser­var esa tra­di­ción, e in­clu­so hay un gru­po en la Ca­sa del Ve­na­do Azul que se de­di­ca a la di­fu­sión de es­ta cul­tu­ra.

Tu­rok re­co­rrió tres ve­ces el si­tio pa­ra co­no­cer bien el lu­gar y me­dir la luz, pues, cuen­ta, eso es lo más im­por­tan­te en la fo­to­gra­fía. Se hi­zo acom­pa­ñar de un jo­ven guía a quien le so­lía pe­dir que lo lle­va­ra a sus lu­ga­res fa­vo­ri­tos pa­ra po­der co­no­cer me­jor el si­tio. “El pue­blo es pe­que­ño: des­de las rui­nas de San­ta Brí­gi­da, que es don­de es­tán las chimeneas, has­ta el lu­gar co­no­ci­do como El se­cre­to­má­xi­mo, te tardas una ho­ra en re­co­rrer­lo. No le pu­se mu­cha aten­ción a la can­ti­dad de lu­ga­res que re­co­rrí, sino a lo que lla­ma­ba mi aten­ción”, ex­pli­ca el ar­tis­ta, quien ha si­do be­ca­rio del Fon­ca y de la Fun­da­ción Gug­gen­heim.

Pa­ra rea­li­zar el tra­ba­jo, “lo pri­me­ro que hi­ce fue abrir mi co­ra­zón. La flo­ra y la fau­na de Mi­ne­ral de Po­zos me en­can­ta­ron. El lu­gar es pre­cio­so. Es un pai­sa­je que no pue­des de­jar de res­pi­rar. Me ma­ra­vi­lló la idea de que, aun­que veas rui­nas, el pai­sa­je te lle­na de emo­ción. No de­jas de pal­par­lo”, co­men­ta el fo­tó­gra­fo. “Cuan­do ves las rui­nas sue­les pre­gun­tar­te quié­nes vi­vie­ron ahí, có­mo se dio la crea­ción de es­te pue­blo, a qué se de­di­ca la gen­te que ac­tual­men­te ha­bi­ta ahí y có­mo le ha­ce pa­ra vi­vir, pues es un lu­gar en el que se te an­to­ja sen­tar­te a leer en cual­quie­ra de sus pla­zas, sin ha­cer na­da más”, des­ta­ca, y re­sal­ta que lo ex­tra­or­di­na­rio fue la can­ti­dad de nu­bes que tu­vo opor­tu­ni­dad de fo­to­gra­fiar.

Le agra­dó el tra­to: “Me atra­jo el sen­ti­do ca­lu­ro­so de las per­so­nas. Te re­ci­ben como si fue­ras ex­tra­te­rres­tre que han es­ta­do es­pe­ran­do des­de ha­ce mil años. Son abier­tos y ca­ri­ño­sos”. m

“La flo­ra y la fau­na me en­can­ta­ron”.

“Me atra­jo el sen­ti­do ca­lu­ro­so de las per­so­nas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.