In­de­pen­dien­tes

Milenio - - CULTURA - ARIEL GONZÁLEZ JI­MÉ­NEZ

PA­RA BIEN Y pa­ra mal, mu­chos po­lí­ti­cos son in­dis­pen­sa­bles; y los “po­lí­ti­cos nuevos”, los sim­ples ciu­da­da­nos, tar­de o tem­prano re­cu­rren a ellos; ade­más, no es ra­ro que los vie­jos reapa­rez­can dis­fra­za­dos de nuevos va­lo­res

Por lo que pue­de ver­se, la lec­tu­ra de las pa­sa­das elec­cio­nes es­tá lle­na de exa­ge­ra­cio­nes, de­ma­sia­dos ses­gos y cuen­tas ale­gres. La pro­pa­gan­da po­se­lec­to­ral sue­le ser más efec­ti­va que la de las cam­pa­ñas, por­que tie­ne como pun­to de par­ti­da los re­sul­ta­dos de la vo­ta­ción, pe­ro con un in­gre­dien­te adi­cio­nal: una in­ter­pre­ta­ción muy op­ti­mis­ta o (pa­ra ha­blar de los re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos del ad­ver­sa­rio) muy pe­si­mis­ta.

Son los ex­tre­mos de la pro­pa­gan­da. La vic­to­ria de los in­de­pen­dien­tes es aca­so el te­ma so­bre el cual se en­tre­te­jen más men­ti­ras, ilu­sio­nes y ex­pec­ta­ti­vas des­me­di­das. Es na­tu­ral, su­pon­go, por­que ha­ce pen­sar que por fin los ciu­da­da­nos co­mien­zan a ocu­par po­si­cio­nes que mo­no­po­li­za­ban los par­ti­dos.

Como ejem­plo más so­bre­sa­lien­te te­ne­mos al go­ber­na­dor elec­to de Nue­vo León, El Bron­co (di­fí­cil­men­te me apren­de­ré su nom­bre real al­gu­na vez), quien dio, ya como ro­tun­do ven­ce­dor, una en­tre­vis­ta al dia­rio El País (del que a ve­ces di­go que hay que vi­vir en Ma­drid pa­ra leer sus no­ti­cias so­bre Mé­xi­co con al­gu­na cre­du­li­dad), en la que se lle­nó la bo­ca de fol­cló­ri­cas, con­tra­dic­to­rias y desopi­lan­tes de­cla­ra­cio­nes.

Ade­más de mi­ni­mi­zar su pa­tri­mo­nio a “60 ye­guas, 200 bo­rre­gos, 200 ga­lli­nas y 80 hec­tá­reas don­de cul­ti­va al­fal­fa”, el primer go­ber­nan­te in­de­pen­dien­te (una in­de­pen­den­cia cul­ti­va­da en años de mi­li­tan­cia priis­ta) nos re­ga­ló una de­fi­ni­ción de in­de­pen­den­cia que ha­brá que ano­tar pa­ra com­pren­der lo que pue­de ser su go­bierno: “Ser in­de­pen­dien­te sig­ni­fi­ca que pue­des ha­blar con to­dos, no traes el pe­so del par­ti­do arri­ba de ti. Pue­do re­ci­bir las opi­nio­nes de to­dos y po­de­mos ha­cer un co­lla­ge de pro­pues­tas y res­pues­tas”. O sea, an­dar li­bre de cual­quier ata­du­ra par­ti­dis­ta y, su­pon­go, ins­ti­tu­cio­nal; y pre­pa­rar, cla­ro, gran­dio­sos ba­tu­rri­llos como pro­pues­tas de go­bierno.

“Es la pri­ma­ve­ra me­xi­ca­na que, ben­di­to Dios, yo ini­cié”, di­ce. Y cuan­do le pre­gun­tan si se pa­re­ce en al­go a Vi­cen­te Fox, sa­ca la in­con­fun­di­ble cas­ta que jus­ti­fi­ca su so­bre­nom­bre: “Hay con­di­cio­nes igua­les de enojo, pe­ro no me pa­rez­co na­da a Fox. Nos ves­ti­mos igual, pe­ro él se apen­de­jó en el Go­bierno. Yo no me voy a apen­de­jar”.

Y pa­ra do­cu­men­tar más su in­de­pen­den­cia, al ha­blar de có­mo fue que se “for­jó a la som­bra de Al­fon­so Martínez Do­mín­guez” (al que re­cor­da­mos como Hal­con­so, por el 10 de ju­nio, que sí se ol­vi­da por lo vis­to), El Bron­co re­co­no­ce que le que­da al­go de esos bue­nos tiem­pos: “Qui­zá los bue­nos ras­tros de aque­llos años don­de el ser­vi­cio pú­bli­co era pri­vi­le­gia­do. Don­de se da­ba la sa­tis­fac­ción de ser­vir­le a la gen­te”.

Si siem­pre he te­ni­do re­ti­cen­cia an­te la pa­la­bra in­de­pen­dien­te en po­lí­ti­ca, aho­ra ten­go más que nun­ca du­das y sospechas. ¿In­de­pen­dien­tes de qué? El ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca es inima­gi­na­ble sin com­pro­mi­sos, sin le­gí­ti­mos víncu­los con pro­gra­mas y es­truc­tu­ras. La in­de­pen­den­cia en po­lí­ti­ca —y con ma­yor ra­zón en la po­lí­ti­ca se­ria— es una idea ri­dí­cu­la; no se pue­de con­ce­bir sal­vo en la ima­gi­ne­ría de­ma­gó­gi­ca de los as­pi­ran­tes más pe­des­tres al po­der.

La idea de lo ciu­da­dano (por opo­si­ción al po­lí­ti­co) ha ido ga­nan­do te­rreno por el des­pres­ti­gio de los par­ti­dos, pe­ro in­cor­po­ra mu­chas tram­pas y no po­cas es­pe­ran­zas ab­sur­das. Ni en la na­tu­ra­le­za ni en la po­lí­ti­ca exis­te la ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea, mu­cho me­nos la pu­re­za ciu­da­da­na. Tan la­drón pue­de ser el ve­cino de la es­qui­na, un “sim­ple ciu­da­dano”, como el más co­rrom­pi­do de los mi­li­tan­tes de cual­quier par­ti­do. Y tam­bién, des­de lue­go, “un sim­ple ciu­da­dano” pue­de de­mos­trar que la po­lí­ti­ca es de­ma­sia­do im­por­tan­te como pa­ra de­jar­la ex­clu­si­va­men­te en ma­nos de los po­lí­ti­cos. Pe­ro lo evi­den­te es que ne­ce­si­ta­mos ciu­da­da­nos que par­ti­ci­pen per­ma­nen­te­men­te de la vida po­lí­ti­ca (no so­lo en tiem­pos elec­to­ra­les) y po­lí­ti­cos pro­fe­sio­na­les.

He di­cho en es­te mis­mo es­pa­cio que cuan­do las co­sas en un país se po­nen muy feas, nun­ca fal­ta ese arre­ba­to tan na­tu­ral, pe­ro tan ton­to, que es: “¡Que se va­yan to­dos!”. Pe­ro lo que en­se­ña la his­to­ria re­cien­te es que no to­dos se van. Pa­ra bien y pa­ra mal, mu­chos po­lí­ti­cos son in­dis­pen­sa­bles; y los “po­lí­ti­cos nuevos”, los sim­ples ciu­da­da­nos, los in­de­pen­dien­tes tar­de o tem­prano re­cu­rren a ellos. O bien, si la co­me­dia de­mo­crá­ti­ca es más ele­men­tal (como sue­le su­ce­der), no es ra­ro que los vie­jos reapa­rez­can dis­fra­za­dos de to­do eso que es­tá en bo­ga: nuevos va­lo­res, in­de­pen­dien­tes…

To­do es­to ya se ha vis­to y es un he­cho que lo ve­re­mos aún más en los pró­xi­mos años, so­bre to­do por­que los par­ti­dos han apren­di­do muy len­ta­men­te y por­que la le­gí­ti­ma im­pa­cien­cia ciu­da­da­na es­tá fa­vo­re­cien­do a los aban­de­ra­dos de un cam­bio que se­gu­ra­men­te es­ta­rá lleno de frus­tra­cio­nes y de­sen­can­tos, pe­ro que hoy por hoy se pre­sen­ta como el úni­co po­si­ble y a la mano. m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.