Ju­ras­sic World: el hí­bri­do

Milenio - - CULTURA - AL­FRE­DO C. VI­LLE­DA

Di­cen en se­rio quie­nes cul­ti­van y pro­fe­san la creen­cia de vida in­te­li­gen­te ex­tra­te­rres­tre que no hay in­te­rés cien­tí­fi­co ma­yor que la investigación del fe­nó­meno ov­ni con la re­com­pen­sa, al­gún día, de de­mos­trar su exis­ten­cia de for­ma tal que to­do es­cép­ti­co que­de con­ven­ci­do, y no so­lo con vi­deos de du­do­sos ori­gen y ve­ra­ci­dad o tes­ti­mo­nios a me­nu­do si­mi­la­res, le­tra por le­tra, a epi­so­dios de al­gún fil­me clá­si­co de fic­ción.

Hay otros, como el fu­si­le­ro, que ins­ta­la­dos hoy en el es­cep­ti­cis­mo so­bre esa y otras his­to­rias in­ve­ro­sí­mi­les, dis­fru­tan ta­les de­ba­tes y dan se­gui­mien­to a las no­ve­da­des del te­ma, ya sean li­bros de investigación o no­ve­las, do­cu­men­ta­les se­rios o re­crea­cio­nes fíl­mi­cas sin ob­je­ti­vo al­guno dis­tin­to al en­tre­te­ni­mien­to.

Con ese áni­mo le­yó el fu­si­le­ro, en su mo­men­to, la no­ve­la Ju­ras­sic Park (Ba­llan­ti­ne Books, 1990), de Mi­chael Crich­ton, y tam­bién vio la pe­lí­cu­la ho­mó­ni­ma di­ri­gi­da por Ste­ven Spiel­berg (1993). Da­da la investigación cien­tí­fi­ca que da sus­ten­to a la his­to­ria, no es exa­ge­ra­do pen­sar que otro in­te­rés ma­yor pue­da ser, a par­tir de la clo­na­ción y otras téc­ni­cas de ma­ni­pu­la­ción de ADN, la ha­za­ña de traer al­gún día a los di­no­sau­rios de vuel­ta a la vida.

Sin tras­to­car el he­cho in­dis­cu­ti­ble de que se tra­ta de una no­ve­la, de una na­rra­ti­va de fic­ción, Crich­ton se ase­so­ró con cua­tro lu­mi­na­rias de la pa­leon­to­lo­gía es­ta­du­ni­den­se: Robert Bak­ker, John Hor­ner, John Os­trom y Gre­gory Paul. Tam­bién re­to­mó ideas so­bre ma­te­rial ge­né­ti­co de es­pe­cies ex­tin­tas, pa­leo-ADN, ar­ti­cu­la­das en pri­me­ra ins­tan­cia por Char­les Pe­lle­grino, con ba­se en una investigación de Geor­ge Poi­nar Jr. y Ro­ber­ta Hess, miem­bros del Ex­tinct DNA Study Group de Ber­ke­ley.

Así fue como es­cri­bió el ca­pí­tu­lo so­bre la ex­trac­ción de ADN de di­no­sau­rio a par­tir de un mos­qui­to atra­pa­do en ám­bar por 65 mi­llo­nes de años, lo que per­mi­tió su ma­ni­pu­la­ción con ma­te­rial de an­fi­bios con­tem­po­rá­neos. Como us­ted sa­be, si vio la sa­ga de pe­lí­cu­las, un em­pre­sa­rio se aso­cia con otros mi­llo­na­rios pa­ra crear el Par­que Ju­rá­si­co, una es­pe­cie de Dis­ney­lan­dia o Afri­cam Sa­fa­ri en el que los vi­si­tan­tes re­co­rren en un au­to dis­tin­tas áreas en las que pue­den ver a las bes­tias an­te­di­lu­via­nas de vuel­ta a la vida. Has­ta que el ex­pe­ri­men­to se sa­le de con­trol.

El ti­ra­no­sau­rio rex y los rap­to­res, que no ve­lo­ci­rrap­to­res, son la sen­sa­ción de la pri­me­ra en­tre­ga, en la que tam­bién apa­re­cen gi­gan­tes sau­ró­po­dos (her­bí­vo­ros en cua­tro pa­tas) y el cé­le­bre tri­ce­ra­tops. Pa­ra la se­gun­da par­te, El mun­do per­di­do (Spiel­berg 1997), ya fi­gu­ran el es­te­go­sau­rio y en su fi­nal eco­lo­gis­ta los pte­ro­sau­rios, rep­ti­les vo­la­do­res cu­ya ma­yor es­pe­cie es el Quet­zal­coatlus, con 12 me­tros de en­ver­ga­du­ra de una ala a la otra.

Joe Johns­ton to­ma la di­rec­ción pa­ra la ter­ce­ra par­te en 2001 con la in­clu­sión de un nue­vo in­vi­ta­do, el es­pi­no­sau­rio, un de­pre­da­dor que, en fe­chas re­cien­tes, se ha com­pro­ba­do que es el úni­co has­ta aho­ra ha­lla­do, su fó­sil, por su­pues­to, que se mo­vía con la mis­ma sol­tu­ra en tie­rra como en el agua. Hay que re­cor­dar que las es­pe­cies que vi­vían en el mar, con­tem­po­rá­neas de los di­no­sau­rios, son rep­ti­les ma­ri­nos, como el ple­sio­sau­rio (del que sur­ge el mi­to de Nes­sie en Escocia) y el mo­sa­sau­rio, que de­bu­ta en la sa­ga con la cuar­ta en­tre­ga es­tre­na­da es­ta se­ma­na, Ju­ras­sic World (Co­lin Tre­vo­rrow 20015), con suer­tes ti­po or­ca y del­fín de acuario.

Sin em­bar­go, la fi­gu­ra prin­ci­pal se­rá una nue­va es­pe­cie, In­do­mi­nus rex, hí­bri­do crea­do a par­tir de la com­bi­na­ción de ADN de cua­tro di­fe­ren­tes te­ró­po­dos (car­ní­vo­ros en dos pa­tas), idea­do to­do por el aho­ra pro­duc­tor Spiel­berg, como lo re­co­no­ció el rea­li­za­dor en la en­tre­vis­ta a Su­sa­na Mos­ca­tel pu­bli­ca­da ayer en MI­LE­NIO Dia­rio. Como si no fue­ra su­fi­cien­te el so­lo he­cho de sa­car de la ex­tin­ción a la fau­na an­te­di­lu­via­na, ya de por sí lo­gro cien­tí­fi­co ma­yor en es­pe­ra de su­pe­rar al­gún día la ba­rre­ra de la fic­ción. m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.