Dos des­tri­pa­do­res son mul­ti­tud

Milenio - - TENDENCIAS - JO­SÉ LUIS DU­RÁN KING

Yorks­hi­re es un con­da­do al nor­te de In­gla­te­rra. Su sím­bo­lo es una rosa blan­ca. Con apro­xi­ma­da­men­te 5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, de su sue­lo ha sur­gi­do una gran can­ti­dad de agru­pa­cio­nes y so­lis­tas del rock y pop bri­tá­ni­cos como Joe Coc­ker, Sa­xon, Billy Cu­rrie, The Cult, The Sis­ters of Mercy, Ca­ba­ret Vol­tai­re, The Hu­man Lea­gue, Def Lep­pard, Kai­ser Chiefs y Ar­ctic Mon­keys.

A me­dia­dos de los años 70, dos per­so­na­jes no tan fa­mo­sos hi­cie­ron su­yas las no­ches en los ca­lle­jo­nes de esa re­gión: Pe­ter Sut­clif­fe y Mark An­drew Rown­tree, am­bos des­tri­pa­do­res, que en to­tal, ca­da uno por su la­do, ase­si­na­ron a 17 per­so­nas.

De ofi­cio en­te­rra­dor, Sut­clif­fe de­cla­ró que es­cu­cha­ba vo­ces mien­tras cum­plía sus ho­ras de tra­ba­jo. La re­so­nan­cia en su ca­be­za se tor­nó en­sor­de­ce­do­ra y el hom­bre de­ci­dió ha­cer ca­so al co­ro ima­gi­na­rio ma­tan­do a 13 mu­je­res en­tre el 30 de oc­tu­bre de 1975 y el 17 de no­viem­bre de 1980.

Sut­clif­fe so­lo ase­si­nó a mu­je­res, la ma­yo­ría pros­ti­tu­tas. La cer­ti­fi­ca­ción de ori­gen del ho­mi­ci­da fue la mu­ti­la­ción de ab­do­men y ge­ni­ta­les, así como la ex­trac­ción de ór­ga­nos.

Pe­se a que un prin­ci­pio El Des­tri­pa­dor de Yoks­hi­re fue sen­ten­cia­do a pri­sión de por vida, la opi­nión psi­quiá­tri­ca mo­di­fi­có la de­ci­sión del ju­ra­do y el ase­sino fue re­clui­do fi­nal­men­te en el Hos­pi­tal Broad­moor, un com­ple­jo ar­qui­tec­tó­ni­co cer­cano a Lon­dres que hos­pe­da a la cre­ma y na­ta de los hom­bres lobo bri­tá­ni­cos.

Por su par­te, Mark An­drew Rown­tree co­men­zó su ca­rre­ra ho­mi­ci­da des­pués de que fue re­cha­za­do por una mu­jer. El fra­ca­so sen­ti­men­tal se tra­du­jo en mi­so­gi­nia y és­ta en ase­si­na­to.

El 31 de di­ciem­bre, Rown­tree, de 19 años, se dis­fra­zó de po­li­cía y to­có en la puer­ta del do­mi­ci­lio de la se­ño­ra Gra­ce Adam­son, de 85 años. An­tes de que la mu­jer se re­pu­sie­ra de la sor­pre­sa, el jo­ven ases­tó la pri­me­ra de va­rias pu­ña­la­das en el pe­cho de su víc­ti­ma.

El ho­mi­ci­dio dio cier­ta cal­ma a Rown­tree, quien sa­lió de la ca­sa de Adam­son y ca­mi­nó ha­cia un pub de la lo­ca­li­dad, don­de ce­le­bró su ha­za­ña be­bien­do al­go de cer­ve­za.

Tres días des­pués, Rown­tree com­pró una na­va­ja y fue en bus­ca de una pre­sa pa­ra es­tre­nar su ar­ma. En una pa­ra­da de au­to­bús vio a Step­hen Wil­son, de 16 años, quien ja­más ima­gi­nó que se­ría ata­ca­do. El ado­les­cen­te tu­vo va­rias he­ri­das, lle­gó vi­vo al hos­pi­tal, apor­tó una des­crip­ción de­ta­lla­da del ros­tro del de­lin­cuen­te y mu­rió días des­pués. Tras la agre­sión al jo­ven, Rown­tree ca­mi­nó unas cua­dras y abor­dó un ta­xi que lo lle­vó a su do­mi­ci­lio. Cuan­do la te­le­vi­sión dio a co­no­cer el re­tra­to ela­bo­ra­do por la po­li­cía, el ta­xis­ta re­co­no­ció el ros­tro del sos­pe­cho­so, acu­dió con las au­to­ri­da­des y con­du­jo a és­tas al do­mi­ci­lio del agre­sor.

Al no en­con­trar a Rown­tree, los uni­for­ma­dos se dis­tri­bu­ye­ron dis­cre­ta­men­te en pun­tos es­tra­té­gi­cos des­de los que se po­día ob­ser­var cual­quier mo­vi­mien­to en el in­mue­ble se­ña­la­do.

El 7 de enero de 1976, an­tes de ser de­te­ni­do, el cri­mi­nal tu­vo tiem­po de vi­si­tar a la pros­ti­tu­ta Bar­ba­ra Booth, de 24 años, quien desea­ba ser mo­de­lo. Rown­tree frus­tró ese sue­ño de fa­ma, ase­si­nan­do a la mu­jer a pu­ña­la­das. Cuan­do iba de sa­li­da del do­mi­ci­lio de Booth, el hi­jo de és­ta, de tres años, des­per­tó. El de­lin­cuen­te no desea­ba tes­ti­gos, por lo que aca­bó con la vida del me­nor.

El ase­sino no mos­tró sor­pre­sa cuan­do la po­li­cía lo de­tu­vo. Du­ran­te el in­te­rro­ga­to­rio, el in­frac­tor di­jo no sen­tir re­mor­di­mien­tos por lo que ha­bía he­cho, aun­que la­men­tó no ha­ber con­ta­do con el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra ma­tar a más mu­je­res, pues desea­ba su­pe­rar en nú­me­ro de ho­mi­ci­dios a su hé­roe, Do­nald Neil­son, La Pan­te­raNe­gra.

En­tre 1974 y 1975, Neil­sen, tam­bién na­ti­vo de Yorks­hi­re, per­pe­tró una se­rie de ata­ques noc­tur­nos que de­ri­vó en la muer­te de cua­tro mu­je­res. m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.