Osos po­la­res ata­can y de­vo­ran del­fi­nes en el Ár­ti­co

Milenio - - TENDENCIAS - AFP/ Os­lo

Por pri­me­ra vez se ha vis­to a osos po­la­res ali­men­tán­do­se de del­fi­nes en el Ár­ti­co, lo cual po­dría ser con­se­cuen­cia di­rec­ta del cam­bio cli­má­ti­co que acer­ca a es­pe­cies que an­tes no in­ter­ac­tua­ban en­tre ellas, se­gún los cien­tí­fi­cos.

La his­to­ria de es­te en­cuen­tro fa­tal en­tre dos ani­ma­les muy apre­cia­dos por gran par­te de los se­res hu­ma­nos de­ja ver una cru­da luz so­bre el im­pac­to del ca­len­ta­mien­to so­bre el eco­sis­te­ma, más allá de los ries­gos de ex­tin­ción que tie­nen in­nu­me­ra­bles es­pe­cies, ello mien­tras se acer­ca la Con­fe­ren­cia de París so­bre el cli­ma (COP 21), la cual se lle­va­rá a ca­bo en di­ciem­bre.

Du­ran­te in­ves­ti­ga­cio­nes en el ar­chi­pié­la­go no­rue­go de Sval­bard, Spitz­berg, cu­yos re­sul­ta­dos aca­ban de pu­bli­car­se en la re­vis­ta Po­lar Re­search, Jon Aars, ex­per­to en osos po­la­res del Ins­ti­tu­to Po­lar No­rue­go, ob­ser­vó y fo­to­gra­fió en abril de 2014 un oso co­mien­do del­fi­nes de ho­ci­co blan­co.

Es­tos ce­tá­ceos nor­mal­men­te no for­man par­te de la alimentación de los osos po­la­res, que se sue­len nu­trir prin­ci­pal­men­te de fo­cas, pe­ro en tan­to pre­da­dor opor­tu­nis­ta, pue­de in­clu­si­ve de­vo­rar pe­que­ñas ba­lle­nas, como la blan­ca o el nar­val, si la oca­sión se pre­sen­ta. “Es po­si­ble que apa­rez­can nue­vas es­pe­cies en la alimentación de los osos como con­se­cuen­cia del cam­bio cli­má­ti­co, ya que nue­vas es­pe­cies co­mien­zan a des­pla­zar­se ha­cia el nor­te”, de­cla­ró Aars.

Si es­ta es­pe­cie de del­fín fre­cuen­ta es­tas aguas sep­ten­trio­na­les du­ran­te el ve­rano, cuan­do la ban­qui­sa (hie­lo ma­rino) se fun­de, es más ra­ro que sea vis­ta en in­vierno o pri­ma­ve­ra, es­ta­cio­nes en que el mar es­tá cu­bier­to de hie­lo. Pe­ro, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res no­rue­gos, el pro­gre­si­vo des­hie­lo du­ran­te el in­vierno en la re­gión en los úl­ti­mos años ha po­di­do atraer a los del­fi­nes.

Se­gún los cien­tí­fi­cos, no se tra­ta de un ejem­plo ais­la­do, ya que des­pués de es­tas pri­me­ras ob­ser­va­cio­nes se han vis­to otros cin­co ca­sos de del­fi­nes va­ra­dos o cap­tu­ra­dos y co­mi­dos por osos po­la­res. m

El ma­mí­fe­ro de­solla un ce­tá­ceo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.