En­tre­ga y dis­ci­pli­na, el éxi­to de Dan­ce Moms

Abby Lee, la co­reó­gra­fa de Mad­die Zie­gler, la bai­la­ri­na clá­si­ca más po­pu­lar de es­tos tiem­pos, es­tre­na es­tu­dio en Los Án­ge­les, mien­tras rea­li­za la quin­ta tem­po­ra­da de su reality show

Milenio - - ¡HEY! - So­fía Re­yes/ Los Án­ge­les, en­via­da

No ha im­por­ta­do que Vo­gue Ja­pón en su nú­me­ro de ju­nio la ha­ya nom­bra­do como es­tre­lla na­cien­te ni que un vi­deo­clip don­de apa­re­ce, al­can­ce los 761 mi­llo­nes de vi­si­tas; pa­ra la jo­ven bai­la­ri­na Mad­die Zie­gler una in­di­ca­ción de Abby Lee, su pro­fe­so­ra y co­reó­gra­fa, es más im­por­tan­te en su ca­rre­ra.

Por ello Mad­die se en­tre­ga en cuer­po y al­ma a las cla­ses y a los en­sa­yos pa­ra man­te­ner­se den­tro de la com­pa­ñía de Dan­za Abby Lee Eli­te Team Com­pe­ti­tion.

“A to­das se les exi­ge que sean las me­jo­res, no hay di­fe­ren­cias en­tre las alum­nas. Ca­da una tie­ne un po­ten­cial y hay que mos­trar­les có­mo desa­rro­llar­lo. Aquí, en es­ta aca­de­mia, el éxi­to es­tá en la en­tre­ga y en la dis­ci­pli­na”, se­ña­ló Abby Lee en su nue­vo es­tu­dio en una de las prin­ci­pa­les ave­ni­das de Los Án­ge­les, mien­tras des­em­pa­ca las ca­jas de ro­pa con su lo­go­ti­po, tro­feos y otros ob­je­tos de­co­ra­ti­vos pa­ra la sa­la rosa que, an­te lo co­mún del pai­sa­je de las ca­lles an­ge­li­nas, se ve como una en­tra­da al en­sue­ño.

Con cua­tro tem­po­ra­das trans­mi­ti­das en La­ti­noa­mé­ri­ca y una más a pun­to de con­cluir en Es­ta­dos Uni­dos, Dan­ce Moms si­gue sien­do un reality don­de se mues­tra el ri­gor en la en­se­ñan­za y su con­se­cuen­cia, ba­jo la tu­to­ría de la rí­gi­da Lee, en don­de ni­ñas ta­len­to­sas se van con­vir­tien­do en es­tre­llas.

A Abby no le im­por­ta que en es­tas tem­po­ra­das se ha­ya en­fren­ta­do con mo­men­tos ten­sos, ma­más pro­ble­má­ti­cas, jó­ve­nes cu­yo ta­len­to se ha opa­ca­do por el ego o un cam­bio de ciu­dad, ra­di­cal, de Pit­ts­burgh a Los An­ge­les como aho­ra; pues pa­ra Lee su mé­to­do sir­ve y la prue­ba es­tá en que sus alum­nos se en­cuen­tran es­par­ci­dos en Broad­way, ca­na­les in­fan­ti­les e in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to, como el ca­so de Mad­die Zie­gler.

“He­mos im­pul­sa­do en es­ta aca­de­mia a mu­chos alum­nos que aho­ra es­tán en los gran­des tea­tros, en el en­tre­te­ni­mien­to. Aún des­de que es­ta­ba en Pit­ts­burgh por­que el con­cep­to na­ció en esa ciu­dad. Allá ha­bía ni­ños que en­con­tra­ban un re­fu­gio en la com­pa­ñía; aquí ve­mos alum­nos que han es­ta­do en otras aca­de­mias y es­tán más fa­mi­lia­ri­za­dos con la fa­ma, pe­ro aquí lo más im­por­tan­te si­gue sien­do su com­pro­mi­so con­si­go mis­mos

“Aquí (En Es­ta­dos Uni­dos) la gen­te es­tá acos­tum­bra­da a no dis­ci­pli­nar a los ni­ños, lo que des­pués se con­vier­te en un pro­ble­ma. Las ma­más y los pa­pás es­tán ate­rro­ri­za­dos pa­ra mos­trar­les lo que es­tá bien y lo que es­tá mal. Lue­go quie­ren co­rre­gir­los cuan­do ya lle­ga­ron al co­che, cuan­do ya hi­cie­ron otras mi­les de co­sas in­co­rrec­ta­men­te. Yo no ten­go mie­do de ser fi rme con mis alum­nos”, des­ta­có Abby.

Mad­die Zie­gler, de 13 años, ha si­do una de las par­ti­ci­pan­tes que ade­más de sus pro­yec­tos in­de­pen­dien­tes, como el que tu­vo con la can­tan­te Sia, me­dian­te los vi­deos “Chan­de­lier”, “Elas­tic Heart” y “Big Girls Cry”; se man­tie­ne como una de las his­to­rias cen­tra­les con más fuer­za en Dan­ce Moms, don­de tam­bién se in­vo­lu­cran su her­ma­na, Mac­ken­zie; y su ma­má, Me­lis­sa Gi­son.

He­mos im­pul­sa­do en es­ta aca­de­mia a mu­chos alum­nos que aho­ra es­tán en los gran­des tea­tros, en el en­tre­te­ni­mien­to”.

Abby Lee CO­REÓ­GRA­FA

La maes­tra tie­ne una cons­tan­te con­vi­ven­cia con las pe­que­ñas. Mad­die y Mac­ken­zie con su ma­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.